YURIS NÓRIDO. El héroe y el hombre

En la primera parada del P-6, junto a la Universidad de La Habana, una señora esperaba la guagua con dos niños pequeños (seis o siete años), hembra y varón.

—¿Qué vas a ser cuándo seas grande? —le preguntó a la niña.

—Enfermera o artista de circo.

A la abuela no le preocupó la disparidad práctica y conceptual de las dos profesiones:

—¡Tienes talento en eso! Y tú, ¿qué vas a ser? —se dirigió al niño, un poco más pequeño.

—¡Yo voy a ser un héroe!

La niña se adelantó:

—Mijo, para ser un héroe te hace falta un machete y ser alto y fuerte y no tenerle miedo a nada…
La abuela sonrió:

—Para ser un héroe no hace falta ser muy fuerte; lo que hace falta es tener la valentía de seguir el camino que los demás no se atreven a seguir, aunque se tenga miedo…

«Yo no sé si quiero que seas un héroe, porque los héroes muchas veces sufren demasiado. Yo me conformaría con que fueras un hombre bueno. Los hombres buenos también hacen mucha falta».
Frente a ellos, detrás de los cristales, testigos mudos de la conversación… las fotos de Julio Antonio Mella.*

 

* Julio Antonio Mella (La Habana, 25 de marzo de 1903 – México DF, 10 de enero de 1929, asesinado por un sicario enviado a ésta ciudad por dictador Gerardo Machado). Revolucionario cubano, cofundador del primer Partido Comunista de Cuba (1925) y de la Federación Estudiantil Universitaria, entre numerosas organizaciones. Desarrolló en su corta existencia una febril actividad política y revolucionaria que lo convirtió en un líder de talla internacional. Su inolvidable frase «Muero por la Revolución» llevaba en si misma toda la fe y el ímpetu de su acción luchadora.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email