XAN PEREIRA. Una dieta vegetal como acto revolucionario

Para 2050 alcanzaremos la cifra de 10.000 millones de personas. De modo que, cualquier replanteamiento del modelo social, político y económico actual debe incluir modelos alimentarios sostenibles.

Si queremos ser respetuosos con el medio ambiente y poder seguir alimentándonos, hay que, indudablemente, mirar con lupa, la dieta actual del ser humano, es decir, qué comemos y cuáles son sus consecuencias.

Nunca os habéis preguntado: ¿Cuál es la dieta específica de Homo Sapiens?

Al fin y al cabo, sabemos que el león es carnívoro, sabemos que la vaca es herbívora, pero, ¿es el ser humano omnívoro, herbívoro o carnívoro?

La doctora y experta en dieta Pamela Popper afirma que de la misma forma que hay una dieta para cada ser vivo de este planeta, el ser humano no es una excepción, y la evidencia nos muestra que la dieta apropiada para Homo Sapiens es una dieta vegetal o ‘’Plant-Based Diet’’

Una dieta basada en plantas o Plant Based Diet es una dieta que consiste principalmente o completamente de alimentos derivados de plantas, incluyendo vegetales, granos, nueces, semillas, legumbres y frutas, y con pocos o ningún producto animal. Alimentos menos procesados, bajos en grasa y ricos en fibra.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud y al documental Food Choices, a lo largo de la historia aquellos que han podido permitirse el lujo de comer carne siempre han sido faraones, reyes, reinas, sacerdotes, emperadores, princesas, es decir, las clases más pudientes que recorren el orden cronológico de nuestra historia. Estas, en pasado, sufrían de problemas arteriales y de obesidad. Lo que ha cambiado en la actualidad es que el acceso a estos alimentos está, cada vez más, al alcance de la mano de millones de personas. En las últimas décadas, cada vez más gente tiene acceso a mayores cantidades de carne y pescado, pero, ¿es esto un logro positivo?

Para llegar al fondo esta cuestión debemos preguntarnos, ¿Qué es la carne y el pescado? ¿de qué están compuestos?

Según el doctor y experto en dieta John A. McDougall, estos animales están compuestos de músculos que sirven para mover sus extremidades, mover sus alas, o en el caso de un pez, sus aletas. En los tres casos la composición es la misma: alto contenido en grasa, alto contenido de proteína, alto contenido de colesterol, bajo en fibra y lo peor de todo, están altamente contaminados.

¿Qué pasa en nuestro organismo cuando consumimos principalmente productos animales?

El doctor Thomas Colin Campbell, bioquímico estadounidense que se especializa en el efecto de la nutrición en la salud a largo plazo nos explica como el consumo excesivo de proteína animal puede perjudicar a nuestra salud.

‘’La proteína eleva la presión arterial, los niveles de colesterol, los cuales la mayoría no escucha. La proteína animal causa enfermedades de corazón, incrementa la producción de los radicales libres, que son moléculas altamente reactivas que estimulan el envejecimiento, y alientan la formación de cáncer’’.

El doctor Michael Herschel Greger, médico estadounidense, autor y orador profesional en temas de salud pública, mejor conocido por su defensa de una dieta integral basada en plantas y su oposición a los productos alimenticios derivados de animales nos explica:

‘’Los nutrientes que deberemos buscar los encontramos en alimentos vegetales y no los que estamos obteniendo en exceso, de calorías, sodio, colesterol o grasas saturadas que encontramos en alimentos procesados y en alimentos de origen animal’’.

Pongamos el ejemplo del consumo de leche. Durante generaciones hemos estado en la certeza de que el consumo de leche, por ejemplo, ha sido una gran fuente de calcio, esto es lo que dice el doctor Greger al respecto:

‘’La leche es un alimento saludable para los terneros, para los bebes de la vaca, la leche es literalmente, para bebes de vaca. Somos la única especie que toma leche de otras especies y la única especie que bebe leche en la vida adulta. ¿Por qué la leche está asociada con el incremento de riesgo de tener cáncer de próstata? 

¿Qué es la leche?

La leche es un cóctel de hormonas de crecimiento para que un pequeño animal bovino, susceptible a predadores en la Sabana Africana, gane unos 50 kilos en unos pocos meses para no ser devorados por un león. Está pensada para el crecimiento rápido, lo que es excelente si eres un ternero, pero si eres una persona adulta, esas hormonas de crecimiento no son algo bueno’’.

Una de las principales consecuencias de comer carne, pescado y sus derivados es el desarrollo de problemas arteriales y de corazón. En la actualidad el 27% de las muertes son producidas por problemas de corazón. Según la Organización Mundial de la Salud los problemas del corazón causan el mayor número de muertes alrededor del planeta. Es el asesino número uno del ser humano. Además, estimula las moléculas del envejecimiento, y ayuda a la formación de tumores cancerígenos.

El cáncer está geográficamente distribuido, en la siguiente gráfica podréis apreciar que a mayor consumo de productos animales mayores son los casos de cáncer y problemas de corazón.

No solo el consumo desmesurado de carne afecta a nuestro organismo, sino también al medio ambiente.

Según ElPluralproducir carne industrial consume diez veces más agua que producir hortalizas; para obtener un solo kilo de carne de vacuno intensivo son necesarios 20.000 litros de agua. 

‘’Lo cierto es que, nos guste o no, nuestra dieta está directamente relacionada con el estado de conservación del planeta.

Tal vez sorprenda a muchas personas preocupadas por el cambio climático y que han decidido contribuir a su mitigación, por ejemplo, pasándose al coche eléctrico. Pero lo cierto es que, con casi un 20% de las emisiones totales de CO2 la ganadería industrial genera más gases de efecto invernadero que el sector del transporte. Por lo que sí: es mucho más valioso hacerse vegetariano que cambiar de coche. La relación entre la ganadería industrial y cambio climático viene determinada por diversos factores, entre los que cabe destacar: la deforestación derivada del cambio de uso de la tierra para los cultivos de forraje, las emisiones de metano procedentes del proceso digestivo de los animales, el almacenamiento y compostaje del estiércol y el transporte de ganado y los productos derivados de la carne.

Otro de los principales problemas derivados de la ganadería es el consumo y la contaminación del agua. Según Philip Lymbery, uno de los críticos más enérgicos de la ganadería industrial y autor del libro publicado recientemente por Alianza Editorial “La carne que comemos. El verdadero coste de la ganadería industrial”, las granjas industriales están vaciando los lagos y los ríos para regar los cultivos que alimentan a los animales. Producir carne industrial consume diez veces más agua que producir hortalizaspara obtener un solo kilo de carne de vacuno intensivo son necesarios 20.000 litros de agua. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) alrededor de tres cuartas partes de la superficie cultivada de la tierra se utiliza para alimentar al ganado, una proporción que en el caso de los cereales puede alcanzar el 85% en algunos países. Sin embargo, según los expertos que estudian la evolución del cambio climático, una de las primeras consecuencias a las que deberemos hacer frente es la reducción de la productividad agrícola como consecuencia de la pérdida progresiva de terreno cultivable. La sequía, el avance de la desertificación o la contaminación de los suelos van a hacer improductivas millones de hectáreas de cultivo en los próximos años. Si a ello añadimos que, según la FAO, el incesante crecimiento demográfico y el aumento de las rentas en los países en desarrollo está disparando la demanda de carne a nivel mundial, pasando de los 230 millones de toneladas que se producían a nivel mundial en el año 2000 a los 465 millones de toneladas previstos para 2050, la sostenibilidad de la actividad ganadera va a resultar imposible.’’

Consumo de tierra y de energía desmesurado. Esa es la primera parte, la segunda hace referencia al proceso de producción y de crecimiento antiético que sufren estos animales.

En la imagen vemos que la vaca tiene un orifico artificial que conecto su aparato digestivo con el exterior para hacer más fácil su digestión, es decir, reducir el menor tipo de contratiempos posible para al final sacar el mayor rédito económico del animal. Las preferencias de este no son, en ningún momento, tomadas en consideración.

Los pollos son hacinados en condiciones lejanas a su estado natural, engordados artificialmente a base de hormonas y antibióticos que producen daños tanto a ellos como a aquellos que lo consumen, esto es, nosotros y nosotras.

Los cerdos sufren la misma suerte que aquellos que son consumidos por el ser humano, hacinamiento, mutilación, canibalismo, sufrimiento, hormonas y antibióticos.

No hay duda, un cambio de sistema está estrechamente ligado a cuestionar el modo en que comemos y las consecuencias que tienen nuestro consumo de alimentos. No nos queda más remedio, si queremos dejar un futuro mejor a las generaciones venideras, que aceptar que el consumo de productos de origen animal afecta dramáticamente a nuestro organismo y a nuestro ecosistema.

Resumiendo, los expertos confirman que la dieta equilibrada de Homo Sapiens debe ser una dieta de base vegetal y no animal, los problemas de corazón y el origen de tumores cancerígenos están directamente relacionados al consumo desmesurado de productos de origen animal. Por último, si continuamos a este ritmo de consumo, nuestros ecosistemas, y nosotras mismas sufriremos las consecuencias en un espacio de tiempo de pocas generaciones. Por no hablar del sufrimiento de estos animales en todo el proceso de ‘’crianza’’.

Si el consumo de animales provoca tantas enfermedades y genera tanto daño al medio ambiente, ¿cuántas vidas se podrían salvar con una dieta vegetal? ¿cuántos casos de cáncer? ¿cuántos de corazón? ¿qué costo podrían ahorrarse los servicios públicos en medicinas, operaciones, habitaciones de hospital, análisis o personal con el cambio a una dieta vegetal? ¿cómo podría mejorar un cambio de dieta a nuestro planeta?

Una dieta vegetal o ‘’Plant Based Diet’’forma parte de la revolución verde o altermundista.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email
A %d blogueros les gusta esto: