Verónica: «En cinco minutos me tengo que ir» (una entrevista-viaje a la precariedad)

Verónica tiene 32 años. En teoría vive en un país con libertad y democracia. ¿La prueba? Que puede denunciar su situación de rigurosa precriedad y miseria en una web como esta sin ser detenida, algo que agradece a la providencia pero poniendo el entrecomillado digital en el aire al decir «agradezco». En la charla, sugerida por un amigo común que sabe de su situación, surge la idea loca de la posibilidad de que en esta época del 2.0 y 5G, de cámaras en las calles, en las tiendas, en los trabajos, del individualismo y la competitividad insultante y jamás vivido con tanta dureza, la tal dictadura sea esto, o lo que es lo mismo, que no necesite desfiles militares por las calles sino un buen Netflix en oferta, un micrófono oculto en la thermomix del Lidl, por si las moscas, y la liga BBVA, de fútbol. Pese a que no sabía su intención era de hablar mucho, poco o regular, me plantee casi no intervenir para que no fuera un mero pregunta-respuesta, sino casi un relato personal. Quedó así: 

– No acabé porque no podía estar más tiempo sin ganar dinero, en segundo de geologícas me dije o las piedras o yo.

No sonríe, come un bocata de lechuga, tomate y media lata de atún en pan integral algo mojado por el aceite de girasol de la lata.

-… y además no estaba segura de que me gustara. Surgió latalaya, el bar de copas y ahí empecé de 10.30 a 1.30 de la madrugada. Fue mi primer curro. Una mierda, los fines de semana era una película, un sin parar. 150 euros la semana y papeles, doce horas al mes ponía el muy hijo de la gran puta del Félix, un tio basura. Decía que si quería cobrar más que ya sabía. Mejor ni acordarme.

Arruga el papel albal y camina unos metros a tirarlo a la papelera. Vuelve al banco pero con parada en una casi escondida fuente y sigue buscando donde lo había dejado.

– Antes, después del bocata, me armaba un tabaco pero ya ni eso. En cinco minutos me tengo que ir, en serio, sino la hija de la mujer se mosquea y es capaz de echarme, y son 350, como me falte esto… . Luego estuve buzoneando fotocopias de una empresa que compraba coches usados, revendiendo entradas a conciertos por internet, cuidando cuatro gatos en un casoplón los fines de semana que los señoritos se iban a Marbella, Pero por ahí esa época empezó lo mejor de la historia económica de mi vida (ríe por el hallazgo). Cuando conocí a Luis y nos fuimos a vivir a un piso compartido. Eramos siete en tres dormitorios, pero mira, teníamos nuestra intimidad. él sacaba unos 800 en el taller y yo 350 con esta mujer y bueno, pagábamos 270 por la habitación, 55 de comunidad, luz y agua, y los moviles, en fin que hasta algun concierto y algún chino los sábados a cenar.

Toda una clase media por la ciudad… 

– Exacto, hasta tarjeta me dieron en el banco, tuve cuenta corriente en el Santander, un flipe. Lo máximo eso sí, fueron 500 euros de ahorro, no te lo pierdas, me descontaban dinero por no moverla, pero bueno toda un salto al paraíso. Eh, yapunta ahí que  íbamos al cine una vez al mes!!!!.Nunca más.

Cuando rompí con Luis me di cuenta que para vivir, lo que se dice vivir, esto estaba hecho para dos entradas, con una volvía al pozo. Por eso aguanté varios meses y me di cuenta que no lo quería, fue duro, joder, Tuve un arrebato luego de buscar pareja como sea, sin mirar mucho, porque la habitación me la quedaba yo. Pero nada, volví al barrio. Y ahora aquí me ves.

Dos trabajos.

– Bueno, si quieres llamarlos así, te doy permiso. Cuido a la señora Pilar con sus 91 años y un alzheimer super cruel por 350 y los cafés para llevar, de ahí, al final de esos bloques grises, el Bar Julián de 7 a 10. Soy la pionera, la avanzadilla de los riders. Antes de que se hablara de ellos ya yo repartía cafés en todos esas oficinas (señala con el dedo tres semi torres con aroma a edificios de oficina).

 ¿Por cúanto?

–  Por 300. Antes era casi por la propina, pero le dije a Julian que nanai y bueno salgo a 8 euros la hora llevando cafés, descafeinados con agua, con leche, cortados, solos, largos, cortos. jajajaja. Me pregunto si en otro país habrá tanta tontería. Por lo menos me tiene dada de alta como camarera. Me lo recuerda todos los días.

¿Y echando curriculums, no?

Ya estoy agotada, antes tenía como una obsesión, de mandar 10 por día, un gastadero en fotocopias, carpetas porque muchos no lo aceptaban online, pero fíjate que las tres o cuatro veces que me llamaron para una entrevista fue para nada, se notaba de lejos que perdía el tiempo. Me aburrí. Ahora quiero hacer un curso de inglés y si tuviera dinero, lo que se dice dinero, uno de conductora de drones, eso es el futuro.

¿Y el presente?

Una mierda. Pero lo que de verdad me cabrea es sacar como saco yo 650 euros al mes y el alquiler de una habitación cueste 700. No entiendo, qué pasa, qué nos pasa como generación, soo me doy cuenta yo o qué, me cago en la puta, porqué no salimos a quemarlo todo. Es que tenemos una sangre espesa de cojones. Te dejo, que no llego.

Gracias.

Gracias a ti por no hacer fotos. (camina diez pasos y se vuelve para dar una idea y preguntar), si quieres puedes buscar una en Google de donde estuvimos sentados, seguro que en imágenes hay montones (Lo haré) ¿Cuándo sale en la web me dijiste?

 

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

5 comentarios

  1. Cada dia estoy mas contento de haber emigrado, para siempre a este pais, de verdad que me toco, la loteria, con esa decision, siento mucha mucha pena por la juventud y por la nuevas generaciones, en ese incambiable y corrupto pais, que ni con los años pasados, nada cambia para los jovenes trabajadores, sigo pobre, pero sin necesidades primordiales, no me falta lo necesario, que mas puedo pedir, junto a mis hijos y nieto, cada uno con su hogar. Porque expongo esta opinion ? Desearia que, todo ser humano viviese como minimo como yo , aun siendo pobre. Solidaridad con los que padecen de la brutal injusticia social. Salud y Republica.

  2. Por una vez estoy con todo lo que dice Sr. Martinez…así estamos en España. Nuestros hijos no encuentran trabajo digno, a no ser que seas un superdotado y algunos ni aún así.

  3. Sestoy con la Sr Julia , nuestros hijos no encuentran trabajo los de los ricos si

  4. Por que se me censura?

    Vaya basura de web

  5. pribet el problema se llama CLASE DOMINANTE CAPITALISTA, le española proviene del campo-campestre -rural y aun no ha entrado en la epoca moderna,cuando esta,la modernidad,esta casi muerta a manos de la robotica ,inteligencia artificia…etc