VENEZUELA. Maduro denunció la existencia de planes de magnicidio contra él por parte del imperialismo yanqui

Ayer, miércoles, el presidente de la República, Nicolás Maduro, denunció un plan de magnicidio en su contra orquestado por el Gobierno de Estados Unidos, siempre respaldado, éste, con la anuencia de la derecha nacional.

Maduro esponsabilizó al dirigente opositor Julio Borges, ante cualquier atentado contra su vida o contra la estabilidad de la República. Lo hizo expresándose de esta manera durante una reunión con gobernadores y candidatos revolucionarios en el Palacio de Miraflores:

«Te hago responsable —Julio Borges— de cualquier hecho de violencia que atente contra la República, o cualquier atentado contra mi persona. Han dado la orden de asesinar al presidente de la República Bolivariana de Venezuela desde el despacho Oval —de la Casa Blanca de Estados Unidos—».

Como se sabe, Borges es uno de los más acérrimos defensores de una intervención militar yanqui en Venezuela. Recientemente, este individuo ha mantenido varios encuentros con voceros del Gobierno de los Estados Unidos con la idea de procura materializar su destructivo deseo. Por otra parte, Borges ha sido promotor de una feroz campaña de descrédito contra la patria de Bolívar en el exterior.

No es casual que, tras los citados encuentros, el gobierno de Donald Trump arreciara los ataques contra la nación suramericana, con la imposición de un abierto bloqueo financiero contra la estatal petrolera PDVSA —principal industria del pueblo venezolano— acompañado por una amenaza de invasión militar al país caribeño.

Cuando se iniciaron las guarimbas, allá por 2014, y las acciones violentas por parte de la oposición venezolana, el Ministerio para Relaciones Interior, Justicia y Paz capturó a dos ciudadanos colombianos integrantes de la Operación Carpeta Amarilla.

Durante este operativo, a los ciudadanos se le incautaron dos fusiles dotados de miras láser y una foto del presidente Maduro, junto a dirigente socialista Diosdado Cabello.

En 2015 se volvió a repetir , cuando se frustró un intento de golpe de Estado, que sería ejecutado por miembros de la Aviación Militar. Las autoridades denunciaron que este acto, que involucraba a dirigentes de la oposición con respaldo de EEUU, pretendía bombardear el Palacio de Miraflores.

No cabe duda, mientras exista el imperialismo, todo líder revolucionario estará en su punto de mira. En Cuba, donde al compañero Fidel intentaron asesinarle más de 600 veces, saben mucho de eso.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: