VENEZUELA. Denuncia de nuevos planes desestabilizadores de la oposición, que no descansa ni en tiempos coronavirus

La calidad humana de la ultraderecha venezolana no es que sea bajo, sino que más bien nula. Lo mismo se podía decir de los gobernante de países como Colombia, siempre prestos a echar una mano a dichos fascistas en su más que desesperado e improductivo intento de acabar con la Revolución Bolivariana.

El vicepresidente de Comunicaciones, Turismo y Cultura de Venezuela, Jorge Rodríguez, reveló este miércoles los detalles de un nuevo plan desestabilizador que pretendía ejecutar la oposición de este país e incluía asesinatos selectivos y un intento de magnicidio.

El funcionario venezolano señaló al presidente de Colombia, Iván Duque, de ofrecer su apoyo a la ultraderecha venezolana que en medio de la pandemia de coronavirus buscaba desestabilizar la nación.

El ministro de Comunicación detalló un plan coordinado desde Colombia para atentar este mes de marzo contra el Gobierno de Venezuela, en medio de la pandemia de coronavirus, que incluía un ataque contra el presidente venezolano Nicolás Maduro, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, así como de vicepresidentes y ministros.

Denunció que la reciente reunión del presidente colombiano con su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump, tenía como objetivo informar sobre el plan de asesinatos selectivos de altos funcionarios venezolanos, en el mes de marzo.

El proyecto criminal se conoció después que se incautó el lunes pasado, en territorio colombiano, una camioneta con un gran arsenal de armas que iba ser enviado a tres grupos de sicarios entrenados en Colombia, que se encontraban en Venezuela.

El ministro Rodríguez criticó que el presidente Iván Duque haga caso omiso a las denuncias y pruebas que presenta el Gobierno de Venezuela de esta conspiración que se realiza en territorio colombiano.

En medio de la crisis sanitaria por el coronavirus, el presidente Duque permite con su silencio, el desarrollo de planes violentos contra Venezuela, cuando el país suramericano hace esfuerzos para frenar el Covid-19.

Rodríguez hizo un llamado al secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, para que investigue porqué Colombia permite campos de entrenamiento de asesinos para atentar contra Venezuela.

El presidente Maduro está con la guardia en alto – puntualizó Rodríguez – . «Estamos minuto a minuto desarrollando todos los procesos para vencer la Pandemia por COVID-19, pero hay quienes quieren aprovecharse de la situación para causar desestabilización en Venezuela», añadió.

En su intervención en el Palacio de Miraflores, el ministro apuntó que el arsenal incautado el 23 marzo cuando funcionarios de tránsito de Colombia detuvieron la camioneta que transportaba las armas se encontró 26 fusiles de asalto con miras láser y silenciadores los cuales pretendían ser ingresados en Venezuela por el Zulia para asesinar a altos funcionarios del Gobierno Bolivariano.

Armas por un valor aproximado de 500 mil dólares. Con esos 500 mil dólares el Gobierno del presidente colombiano pudo haber comprado 83.333 kits para diagnósticos; 2.500 tapabocas y tres millones de tabletas de Cloroquina para atender a miles de pacientes con Covid-19, manifestó Rodríguez.

En el detalle de la operación frustrada, el funcionario señaló que Clíver Alcalá Cordones tiene una relación directa con Luisa Ortega Díaz,  Germán Ferrer y Hernán Alemán.

«Sabemos qué hacen, cómo se relacionan, cuáles son sus movimientos. Sabemos que son tres campamentos en Río Hacha y conocemos los nombres de los tres entrenadores norteamericanos», sostuvo.

«Tenemos conocimiento que son muchas más armas y Colombia tiene que responder. ¿Ivan Duque estás dispuesto a permitir el tránsito de armas por tu país para ser ingresadas a Venezuela y generar asesinatos selectivos?», cuestionó Rodríguez.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email