Unión Europea: ayudas, sí, pero yo primero

Desde hace semanas nos vienen deshojando la margarita con respecto a las exigencias que desde la Unión Europea se harían para aprobar los fondos a fin de reconstruir los  países del sur (Italia, España, etc.) especialmente afectados por la gravísima degradación económica en curso. Escuchamos que determinados países ricos del norte (entre ellos, Holanda y Suecia) exigen reformas (más recortes para que nos entendamos) para dar vía libre a las “ayudas”, mientras los del sur piden generosidad y que esos fondos se libren sin contrapartidas.

En todo este debate hay mucho de hipocresía y solo se ponen de acuerdo en que no se traslade a los pueblos que la economía libre de mercado está en “caída libre” desde hace mucho tiempo y que ciertamente hay  una utilización del Estado para salvar de la quema a los negocios propios e intentar que los otros no hagan lo mismo. También en la U.E. hay una lucha por conquistar mercados, no pueden salvarse todos, y se utilizan los fondos y los créditos como arma de conquista de unos Estados sobre otros. Pasó ya en la crisis de 2008 y volverá a pasar en esta.

Un ejemplo de la hipocresía en lo que se refiere al criterio para solicitar y conceder ayudas europeas es el que nos brinda la noticia aparecida ayer en el periódico Expansión acerca de la aprobación que la Comisión Europea ha dado a un paquete de ayudas de 3.400 millones de euros por parte del Gobierno holandés a la aerolínea KLM, el segundo mayor empleador privado del país amenazado por la quiebra. La empresa cuenta con más de 36.600 empleados y se considera que es clave para la economía de su país. Bruselas sostiene que la ayuda propuesta por el Ejecutivo holandés «contribuirá a gestionar el impacto económico del coronavirus en Holanda» y que es «necesaria, apropiada y proporcionada para evitar una perturbación seria» en la economía de este país, tras constatarse que KLM no disponía de liquidez para reiniciar sus operaciones.

Según se recoge en el citado periódico, la Comisión Europea ha explicado este lunes en un comunicado que el “apoyo del Estado holandés es esencial para obtener liquidez vital para enfrentar este difícil periodo”. Y que “Holanda ha demostrado que todas las demás medidas potenciales para obtener liquidez en los mercados se habían explorado e intentado».

La utilización del Estado por Holanda  para defender su “economía libre de mercado” no es diferente de la que critica a los países del sur. Así, el “apoyo aprobado llegará a KLM en forma de una garantía estatal para préstamos de un consorcio de bancos y un préstamo subordinado a la empresa por parte del Estado”.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar