Un cuñado sacrificado para salvar a la Institución tampoco es tanto

Hasta la persona que vive en el pueblo más pequeño y aislado de este país,  sabía que Cristina de Borbón iba a ser absuelta. La monarquía y el Ibex no se podían permitir que la hermana del rey fuese a prisión, aunque hubiese disparado contra una manifestación republicana y causado muertos, no hubiera ido entre rejas. Cuanto más por temas de corrupción económica que el sistema hace digerir a la plebe como picata minuta, cosas de la condición humana, garbanzos negros aislados… .

La juez que dictaba la sentencia podía haberse ahorrado sus estudios de Derecho y las oposiciones a judicatura, porque tantos temas memorizados para tener que asumir como argumentos de peso las decenas de veces que Cristina dijo en el banquillo que «no sabía», «no entendía», «no preguntaba por las cuentas de su marido», no valía la pena. La legitimidad de la cosa, el capotazo a la monarquía, era imprescindible.

Otro tema es la respuesta social que se ha dado a la sentencia grotesca. Muchos memes, indignación en facebook, chistes en whatsapp y Telegram…. y nada más. El que pensaba que la tomadura de pelo se iba a traducir en indignación popular delante de las Audiencias Provinciales o los Juzgados, estaba en un error. Felpie VI y su camarilla mediática sonríen -una vez más- y festejan la dormidera general. Al fin y al cabo, la indignación ya fue, cedieron unos cuantos diputados y hasta la próxima. Viva el Rey su hermana.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: