Un año más, insurgente.org celebra el natalicio de Lenin

Más conocido por Lenin, Vladimir Ilich Ulianov nació el 22 de abril de de 1870, hace 149. Bastantes años después, este tuvo dos grandes maestros en Carlos Marx y en Federico Engels, cuyos textos comenzó a estudiar durante el invierno de 1895. Nadie como él fue capaz de interpretar toda la esencia de la teoría marxista, llevándola a la práctica sin vacilaciones, porque, según sus propias palabras, no hay más que una sola filosofía para el proletariado: el marxismo. Lenin, además, fue capaz de desarrollarla y de enriquecerla.

Él comprendió que la creación del sistema colonial era parte del desarrollo del imperialismo moderno y que el problema nacional era una de sus consecuencias.

Teórico de la política y hombre de acción, Lenin libró infinidad de batallas en el campo ideológico. Insistió en la necesidad de que la lucha de los trabajadores fuera más allá de las reivindicaciones meramente económicas, de modo que pasara a adentrarse en la lucha política como paso imprescindible para transformar la realidad capitalista —algo tan elemental que, tantos años después, un sector demasiado amplio de la clase trabajadora todavía no ha entendido o no ha querido entender, según los casos—. Consciente de que los círculos marxistas debían unirse y actuar como partido, pronto se puso a la tarea unificadora, y no descansó un solo momento por la consecución de un partido fuerte, disciplinado y bien organizado, con el propósito, siempre, de que éste conquistara el poder para transformar la sociedad burguesa en sociedad socialista. La lucha fue dura. Por una parte estaba la obvia represión zarista aplicada a todos los revolucionarios, y por otra la disputa por la dirección del Partido Socialdemócrata Ruso entre mencheviques y bolcheviques.

Pero finalmente, como decía el lema del Iskra, el primer periódico dirigido por Lenin, de la chispa surgió la llama, y, tras las heroicas jornadas de Octubre, el 7 de noviembre de 1917, los bolcheviques —el sector mayoritario, más radical y consecuente de la socialdemocracia rusa—, con Lenin a la cabeza, tomaron el cielo por asalto otorgando todo el poder a los soviets.

Atrás había quedado el fallido intento de 1905. En 1917 se había conjugado lo más alto de la intelectualidad política de Europa con el espíritu revolucionario de las masas oprimidas,  los obreros y  los campesinos de Rusia

Si Lenin hubiera vivido físicamente unos años más —éste murió el 21 de enero de 1924, a la temprana edad de 53 años—, los errores cometidos más adelante por los conductores de la extinta URSS no se hubieran producido; o al menos, en buena parte, se hubieran corregido evitando, quizá, su conocida debacle.

En cualquier caso, a pesar del desenlace dramático del sistema soviético, nunca se deben olvidar las hazañas de 1917 y los años en que Lenin tuvo en sus manos la dirección del proceso revolucionario ruso, ya que constituyeron hitos de valor ejemplar en la lucha de los pueblos por la conquista de la libertad.

Durante muchos años los comunistas rusos libraron importantes batallas, alcanzando grandes avances en los campos económicos, social, político, cultural y militar; lo que supuso pasar de un país empobrecido y explotado a una potencia mundial de primer orden, todo ello en un tiempo histórico relativamente corto.

Tampoco se puede olvidar que el primer Estado socialista jugó un papel fundamental en la derrota del fascismo; y que ese logro costó la vida de entre 28 y 30 millones de soviéticos.

Los enemigos del socialismo tienden a atribuir a las ideas de la Revolución de Octubre todos los males surgidos tras la muerte de Lenin. Tamaña injusticia y tamaña mentira; porque, como dijera Armando Hart Dávalos, eso sería igual que atribuirles a las nobles ideas de Jesús de Nazareth, las desviaciones ocurridas más tarde y las cuales alcanzaron puntos extremos en la inquisición.

Al igual que Marx y Engels, Lenin dedicó su existencia, con no poco éxito, al propósito de la liberación humana. Guste o no a sus eternos enemigos, su nombre permanecerá, sin duda, entre las personalidades que mayor trascendencia hayan tenido en la historia de la humanidad.

 

http://baragua.wordpress.com

 

A LENIN

 

                                              Para los campesinos de mi patria

                                              quiero la voz de Lenin.

                                              Para los proletarios de mi patria

                                              quiero la luz de Lenin.

                                              Para los perseguidos de mi patria

                                              quiero la paz de Lenin.

                                              Para la juventud de mi patria

                                              quiero la esperanza de Lenin.

                                              Para los asesinos de mi patria,

                                              para los carceleros de mi patria,

                                              quiero el odio de Lenin,

                                              quiero el puño de Lenin,

                                              quiero la pólvora de Lenin.

 

(Roque Dalton)

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

3 comentarios

  1. Feliz cumpleaños, Vladimir.

    Happy birthday, Vladimir.

  2. Si levantara la cabeza no sería feliz, menos en estas Españas.
    Y combatiría con RABIA, que no odio, a tanto vendido, tanto reformista SIN principios que utiliza el odio salvaje de Clase de los oprimidos junto a su incultura política o su despiste para sus propios intereses personales, sus casoplones, sus blackcard y tantos privilegios obtenidos estafando a sus ilusos seguidores a cambio de liquidar la lucha, como auténticos traidores quintacolumnistas.
    Me importan un bledo los grupillos que se reclaman anticapitalistas, llámense corrientes, redes o zurullos unidos.
    Les Gillets Jaunes han sabido arrancar concesiones a la Oligarquía francesa… y siguen, y siguen, con sus grupillos, cuadrillas y todo tipo de dinámica de grupos, pero ninguno saludó la toma de posesión de Trump como sí lo hicieron esos nuevos reformistas sin principios de RHBildu.
    Allá vosotros los «marxistas» de salón que seguís a quienes venden y venderían a su madre por un silloncito oficial.

  3. Por cierto, parece que el coletas se hizo eco de mi denuncia por la NADA que consiguen desde las Instituciones, toda una PROSPECTIVA de lo que se nos viene. Se lo huele el muy canalla.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*