TOMÁS F. RUIZ. Carta abierta al Jefe del Estado Mayor de la Defensa

Sr. M. Ángel Villaroya Vilalta, Jefe del Estado Mayor, Ministerio de Defensa:

Me dirijo a usted en su condición de jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), como oficial de las Fuerzas Armadas españolas de más alto rango y como cuarta autoridad militar del país, tras el rey, el presidente del gobierno y el ministro de Defensa.

Según ha revelado la prensa, en pleno estado de alarma sanitaria las Fuerzas Armadas españolas han adquirido 5 fragatas, 348 vehículos blindados y 70 aviones cazas Eurofighter, por una cantidad total de 7.331 millones de euros. En su programa de adquisición de material bélico, parece ser que se encuentra otra partida para la compra de submarinos, helicópteros y dos nuevos satélites militares, para la que hay presupuestados 5.400 millones. En total, si las cifras no mienten, estamos hablando de 12.731 millones de euros destinados a la compra, totalmente improductiva y carente de fines humanitarios, de material bélico. No me venga con la excusa de que es material logístico, destinado a la lucha contra el Covid-19. Ni carros de combate, ni fragatas armadas, ni aviones de ataque, ni submarinos… Ni siquiera los satélites militares que han adquirido sirven para este cometido… ¿No le resulta a usted insultante que viviendo los momentos de angustia que vivimos en este país, se le permita gastar esa astronómica cantidad de dinero en algo sin ninguna rentabilidad ni beneficio?

Esos gastos resultan más vergonzosos y sangrantes aun cuando son ejecutados precisamente en un momento de bancarrota como el que vivimos. Cientos de miles de afectados por el coronavirus ven escaparse sus posibilidades de sobrevivir a la enfermedad ante conductas tan vergonzosas como la suya, que no ha dudado en saquear las paupérrimas arcas del Estado con partidas económicas tan injustificadas como ofensivas.

Como colofón a su vergonzosa conducta, parece ser que la construcción de todos estos «productos bélicos» se ha encargado a una firma norteamericana, la General Dynamics, experta en fomentar las guerras y el terrorismo internacional, tal y como le requieren sus propios intereses económicos.

Le voy a hablar claro y directo, señor Villaroya, como a ustedes los militares les gusta que se haga. Con esas partidas presupuestarias ha actuado usted como un canalla y un desalmado, a la vez de como un despreciable cómplice del crimen organizado que practican las multinacionales que fabrican esas armas. Esta usted aprovechando su estratégico puesto, al frente de las Fuerzas Armadas españolas, para enriquecer a un país, Estados Unidos, que practica abiertamente el terrorismo internacional, que invade naciones soberanas y que asesina impunemente a cuantos políticos y mandatarios se oponen a sus propósitos.

Con sus desproporcionados gastos militares, precisamente en el momento en que más falta hace ese dinero para tratar a los enfermos, vacunar a la población y recuperar la economía, ha demostrado usted carecer de escrúpulos. ¿No le preocupan las vidas humanas que se perderán cuando falten recursos en Sanidad, a causa de sus descabelladas compras desde Defensa?

No me considere ingenuo, Excelencia; estoy bien al tanto de las sustanciosas «migajas» que este tipo de despreciables negocios dejan regadas por el camino -¿le suena a usted la palabra «comisiones», señor Villaroya?- para que gente codiciosa y detestable ande recogiéndolas del suelo. Supongo que sabe a lo que me refiero. Por ahora, supongo que los tres niveles de autoridad que tiene por encima (ministro de Defensa, presidente del gobierno y monarca de turno) le amparan y permiten, incluso le fomentan, este tipo de saqueos del dinero público. Algún día saldrán a la luz éste y otros muchos sucios negocios que se practican desde las Fuerzas Armadas. Entonces tendrá que responder ante una justicia digna, no ante esta vergonzosa farsa de jueces sátrapas que ahora tenemos en España, sobre la malversación de fondos públicos, la prevaricación, la complicidad y el cohecho que, con sus ruinosas compras de material militar, está cometiendo. Relicturo Satis.

 

Firmado: Tomás F. Ruiz
PD.- Una copia de esta carta se ha enviado por correo certificado a la dirección arriba indicada.

 

(Canarias Semanal)

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar