Terrorismo patronal: dos trabajadores muertos y decenas de heridos en una explosión en La Verneda (Barcelona)

Una explosión en la fábrica química de Proquibasa, situada en un polígono industrial del barrio de la Verneda de Barcelona, dejaba este pasado martes 10 de marzo dos muertos y al menos una veintena heridos. La primera persona muerta se encontraba en una nave industrial próxima a la de Proquibasa y ha recibido el impacto de uno de los elementos que han salido proyectados a causa de la explosión. Entre estos materiales había piedras, bloques de hormigón y fragmentos metálicos de grandes dimensiones; la onda expansiva llegaba hasta varios centenares de metros y la nube de polvo se podía ver desde kilómetros de distancia. El segundo trabajador muerto aparecía ayer miércoles entre los restos de la explosión.

De nuevo, como ocurriera en el mes de enero en Tarragona, un accidente golpea a la clase obrera con muertos, heridos y con miedo e inseguridad. Los recortes, la desidia y la búsqueda del máximo beneficio por parte del empresario empujan a los trabajadores a la precariedad, a la enfermedad y a la muerte. Un virus, el de los accidentes laborales, que se llevó la vida de casi 700 trabajadores en el pasado 2019, junto a decenas de miles de heridos, muchísimos de ellos graves.

En la situación que estamos viviendo estos días pinta a que, también con la crisis del coronavirus, seguiremos pagando los de siempre. De momento la patronal ya ha empezado a mover ficha; Foment del Treball pedía este mismo martes abaratamiento del despido, rebajas fiscales y eliminación de la tasa turística. El gobierno central empieza a prometer flexibilidad laboral, flexibilidad en los impuestos, crédito a los empresas, y la UE ha prometido 25.000 millones de euros por ayudas a los empresas y teóricamente sanidad (a pesar de que de momento solo ha detallado la parte de inversión empresarial).

Parece que se vienen épocas complicadas. Y lo que pase en forma de nuevas medidas de austeridad contra las clases populares dependerá en buena parte de lo que siempre ha dependido: de la lucha de clases y de nuestra capacidad para dar respuesta a estos (más que probables) nuevos ataques del capital. Toca más que nunca organizarse y estar alerta, y también saber aprovechar la ventana de oportunidad que podría significar una nueva crisis sistémica, para caminar hacia la verdadera solución: la revolución.

Compartimos el comunicado de La Guarida, asamblea de jóvenes del mismo barrio de la Verneda y La Pau, acerca de este dramático accidente.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email
A %d blogueros les gusta esto: