Tal y como se preveía el Turismo anuncia la llegada de la crisis

Desde los días del Confinamiento se dijo que la llegada del verano y la previsible merma en la entrada de turistas, iba a ser la primera referencia que serviría para ilustrar el comienzo de una nueva crisis del capitalismo patrio.

En un país de sol y playa como este, donde el 15% del PIB lo aporta el turismo con casi 200.000 empleos oficiales (la cifra se multiplica si atendemos a personas que trabajan sin contrato), el batacazo que no se quería ver, llegó. Decían los optimistas que para el verano ya estaría todo solucionado, aviones volando, ingleses y alemanes en la hamaca de la playa, prendidos a la paella y a la copa en el chiringuito. No era cierto.

Por pura cronología ha sido el turismo en indicar que el tsunami ha llegado, y que no perdonará sector alguno. Los sindicatos mayoritarios y las patronales ruegan al santo cielo para que la cosa no se desmadre y haya «paz social», pero el tiempo corre en su contra.

Convertir los aplausos que se daban a los sanitarios en derechos y la rabia en organización es el único camino para afrontar la segunda, tercera y cuarta parte de la dichosa pandemia. Esto no tiene nada que ver ni tactica ni estratégicamente con sacar tres diputados más o menos.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: