Sobre el confort, el ejército de liberados (mercenarios) y el barro

A ti Flo­ren Aoiz, int­elec­tu­alil­lo de postal y opor­tunista con car­rera te agradez­co que hayas tira­do la piedra a la cual te voy a con­tes­tar en for­ma de bala. Y estate aten­to porque el car­gador está lleno.

Empece­mos con una de buen cal­i­bre: recuer­do que en comis­aria mien­tras me tor­tura­ban, los per­ros me nom­braron a dos «ilus­tres» de esxs de la izquier­da abertza­le. Una de ellas era Jone Goi­rize­la­ia, sobre la que me decían que ella vivía de lujo, sin cor­rer ningún ries­go, mien­tras nosotrxs no parábamos de tra­ba­jar y en la lucha lo dábamos todo. El otro sobre el que me hablaron eras tú, sobre el que me dijeron que en tus tiem­pos de por­tavoz de Jar­rai uti­liz­abas tus galones para el lig­o­teo. Si, eso me decían y yo sabía que era para hundirme, para que al final cay­era en su juego auto-inculpán­dome, por eso cuan­do aque­l­lo no les creí. Aho­ra, con todo lo vivi­do y pasa­do y después de 31 años de mil­i­tan­cia políti­ca, cono­cién­doos como os conoz­co, voy a hablar. Ya no me puedo callar.

En vue­stro ejérci­to de lib­er­adxs muy pocxs habéis pisa­do bar­ro. Porque pis­ar bar­ro es lev­an­tarse todos los días para ir a la empre­sa donde un cap­i­tal­ista explota­dor se va a ben­e­fi­ciar de tu fuerza de tra­ba­jo. Porque pis­ar bar­ro es estar vivien­do en la mis­e­ria y en la pre­cariedad, con la duda diaria de si vas a poder sacar ade­lante a una famil­ia, o vas a poder vivir con un mín­i­mo de dig­nidad. Porque pis­ar bar­ro es vivir en los meses de invier­no en la penum­bra y el frió del hog­ar por no lle­gar a poder pagar la fac­tura de la luz. Porque pis­ar bar­ro es mal ali­men­tar a lxs hijxs porque el dinero para la com­pra no lle­ga. Quienes pisan bar­ro son esxs que luchan de ver­dad, esas miles de per­sonas que en este país día tras día venden su fuerza de tra­ba­jo a la explotación cap­i­tal­ista para poder sobre­vivir.

Vue­stro ejerci­to de lib­er­adxs no sabe lo que es pis­ar bar­ro y a quien algún día lo hizo ya se le habrá olvi­da­do. Lo vue­stro es pis­ar moque­ta, sede, despa­cho, como así lo ates­tiguan algunos edi­fi­cios de las calles Astar­loa, Are­nal, Egaña, Rodríguez Arias… en el caso de Bizka­ia. Bien cono­ci­dos son vue­stros cafés y pin­chos en los bares situ­a­dos en estas calles o en sus aledaños. Está claro que todo el mun­do tiene dere­cho a un des­can­so en su horario de tra­ba­jo pero el vue­stro no es de veinte min­u­tos como el de cualquier tra­ba­jador. Y en ver­a­no se os ve sen­tadxs en las ter­razas. No me lo inven­to, no exagero, es cier­to, es así.

Sig­amos vacian­do el car­gador: muchxs de vosotrxs no habéis tra­ba­ja­do nun­ca para un explota­dor, no habéis esta­do en el tajo jun­to al resto del pueblo tra­ba­jador. El cur­rícu­lum de algunxs de vosotrxs va des­de la lib­eración en Ikasle Abertza­leak has­ta la ejec­u­ti­va de LAB. Otrxs han pasa­do por todas las orga­ni­za­ciones (menos por una, que casu­al­i­dad), Jar­rai, KAS, Ekin, Bata­suna, LAB. Siem­pre a suel­do del movimien­to, siem­pre cobran­do por luchar, sin pis­ar bar­ro en el ver­dadero tajo.

El may­or acier­to del Esta­do con­tra la rev­olu­ción social­ista vas­ca no fueron los escuadrones de la muerte, ni las tor­turas, ni los asesinatos de mil­i­tantes, ni… el may­or y úni­co acier­to para ter­mi­nar con una digna resisten­cia fue ir a por vosotrxs. Primero a por aque­l­la Mesa Nacional y después con el ciclo de ile­gal­iza­ciones. Vosotrxs asumíais e inclu­so jus­ti­fi­cabais Hiper­cor, Zaragoza, Vic y otras muchas acciones armadas. Vosotrxs asumíais por la causa la deten­ción o inclu­so la muerte de mil­i­tantes de ETA, de colab­o­radores y de quienes toma­ban parte en la lucha en la calle. Lo que vosotrxs no podíais asumir es que fuer­an a por vosotrxs, que os metier­an en la cár­cel. A par­tir de ahí todo cam­bio, empeza­steis a ver las cosas de otra man­era, a pen­sar en un cam­bio de estrate­gia y demás. En este país esto lo sabe has­ta el apun­ta­dor. Esa es la debil­i­dad y la cobardía de quienes os creíais into­ca­bles, de quienes estabais muy bien en vues­tras poltronas y despa­chos, pisan­do moque­ta. Has­ta entonces lxs que pasa­ban miedo, lxs que mira­ban para atrás antes de entrar en el por­tal, lxs que se metían en la cama y dor­mían con la ore­ja pues­ta en la puer­ta eran lxs sol­dadxs.

Quienes tomamos parte en la lucha por la inde­pen­den­cia y el social­is­mo lo hici­mos de for­ma con­sciente y vol­un­taria, nadie nos obligó a ello. Asum­ien­do los ries­gos que la lucha acar­rea­ba podemos lle­gar a decir que para nosotrxs luchar era un plac­er porque luchábamos por la jus­ti­cia y la lib­er­tad. Dicho esto, ejérci­to de poltronerxs, mer­ce­nar­ixs de la lucha, tam­bién deciros que nos tratasteis como tra­pos de usar y tirar. «Haced, haced, haced…» y nosotrxs hacíamos, sin cues­tionar nada, por dis­ci­plina mil­i­tar. Pisábamos tan­to el bar­ro que a veces nos hundíamos en el. Tan hun­di­dos que algunxs bus­caron como válvu­la de escape las dro­gas porque aque­l­la situación les super­a­ba. Y a vosotrxs solo se os ocur­rió expul­sar­les. Pisábamos tan­to el bar­ro, que después de haber­lo dado todo estábamos todxs que­madxs, tan que­madxs que algunxs se que­maron has­ta las manos. Tan­to, tan­to, que algunxs por su entre­ga están secuestradxs a per­pe­tu­idad en las maz­mor­ras del ene­mi­go. Y de la noche a la mañana, aunque veníais preparán­do­lo durante años, al Mesías (ese que se da la mano son­rien­do con el pres­i­dente de quienes con­de­nan a la mis­e­ria y a la explotación a la clase obr­era de este país) y a algún otro les ilu­mi­na el sol en un tren de París. Y poco después, a muchxs de los que has­ta entonces habían pisa­do bar­ro en la lucha, les tiráis al cubo de la basura. Ya no os sir­ven, aho­ra os estor­ban. Y empezáis a con­tar con aque­l­lxs que nun­ca habían pisa­do bar­ro, que se habían ded­i­ca­do a estu­di­ar, para los nuevos tiem­pos. Pero vosotrxs, da igual en que estrate­gia, siem­pre en vue­stros puestos. Nada ni nadie os qui­ta de vues­tras poltronas, de vue­stros suel­dos, a los que muchxs os habéis agar­ra­do de por vida. Lleváis décadas, si décadas, sien­do lxs mis­mxs.

Y diréis que vosotrxs tam­bién habéis sufri­do, tam­bién habéis paga­do con la cár­cel, algo que no pon­go en duda. Pero tam­bién otrxs traidores a la clase obr­era como vosotrxs sufrieron la repre­sión, el exilio y la cár­cel. La his­to­ria ha dado muchxs Car­ril­los, Onain­dias y Uri­artes… así que ese cuen­to se lo con­táis a otro. Porque a muchxs de vosotrxs nada más salir de la cár­cel ya os está esperan­do vues­tra lib­eración remu­ner­a­da en IPES, en los par­la­men­tos, en LAB, en Sor­tu o donde haga fal­ta.

Y algunx de vosotrxs os creeréis rev­olu­cionar­ixs pro­fe­sion­ales, pro­fe­sion­ales de la rev­olu­ción. No insultéis ni a la his­to­ria ni a lxs rev­olu­cionar­ixs. Estxs han sido con­tadxs, no un ejérci­to de mer­ce­nar­ios como es el vue­stro. La gran may­oría de ellxs real­iz­a­ban, y muchxs en el mun­do todavía real­izan, su tra­ba­jo en situación de ilegalidad/clandestinidad. Y pis­a­ban bar­ro de ver­dad para lle­var la rev­olu­ción has­ta sus últi­mas con­se­cuen­cias o por lo menos inten­tar­lo, no como vosotrxs.

Y si mi odio y des­pre­cio es hacia todxs vosotrxs, como el con­tenido y el tono de esta car­ta así lo demues­tra, mi amor es hacia esxs com­pañerxs que tras haber­lo dado todo, aho­ra viv­en en la pre­cariedad sufrien­do la explotación cap­i­tal­ista. Muchxs de ellxs en la hostel­ería, algunxs en la limpieza, otrxs a cua­tro turnos… No es que sean menos listxs que vosotrxs, sim­ple­mente son cur­re­las. Para mí lxs ref­er­entes son ellxs, con la mis­ma o inclu­so más capaci­dad int­elec­tu­al, de direc­ción y de orga­ni­zación que todxs vosotrxs. Su sudor en el tajo, sus lágri­mas al ver qué todo por lo que lucharon se ha ido a la mier­da, mi amor hacia ellxs, hace que cada bala este cubier­ta de odio y des­pre­cio.

Y en políti­ca, en la lucha, pis­ar bar­ro es lo que hace la clase obr­era con­cien­ci­a­da de este país, que poco a poco y con­tra todo empieza a salir del agu­jero en la que vosotrxs la metis­teis. Sin lib­er­adxs remu­ner­adxs, con entre­ga y com­pro­miso mil­i­tante, ponien­do dinero de su bol­sil­lo inclu­so, la clase obr­era va orga­nizán­dose en el antifas­cis­mo, en los tajos, en la lucha por la amnistía, en los insti­tu­tos y uni­ver­si­dades, en los gaztetx­es, en el Alde hemendik… aún y a vue­stro pesar. Porque las mujeres y hom­bres de este país no os quer­e­mos ni os nece­si­ta­mos.

Pos­da­ta: Flo­ren, no fir­mo este escrito con mi nom­bre porque lo impor­tante es el con­tenido y no el quién. Cuan­do te vea por la calle, me pre­sen­taré y te diré que he sido yo.

 

Fir­ma: Fer­nan­do *Hernán­dez Par­ra* (Estos son los apel­li­dos de Irene Hernán­dez y Anto­nio Miguel Par­ra lxs dos últimxs tra­ba­jadorxs asesinadxs en el tajo en este país.)

 

Euskal Her­ria, 2 de sep­tiem­bre de 2018

 

(Boltxe)

 

Textos relacionados:

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

4 comentarios

  1. Gracias por este escrito, pues siempre antes de actuar hay que pensar lo que se va a hacer. Para no caer después en lloriqueos o arrepentimientos, que como sabía muy bien Benito Espinoza, no son más que el reflejo de una doble miseria: tanto la que se siente y se mastica como la que se dice que se piensa y no es más que una fe ciega en forma de creencia.

    El Ejército Terrorista Abertzale fue desde su concepción una aberración. Y no ha servido nada más que para confirmar el aserto spinozista de esa doble miseria de una existencia miserable.

    Por desgracia, ha sido usado y utilizado para descalificar opciones de lucha que debieran ser usadas siempre de manera racional. Usar la lucha armada de forma descerebrada sólo lleva a la derrota más brutal. Por desgracia, muchos infelices han encontrado en la estupidez de sus locas e insensatas acciones la fe ciega en mandos que no sabían ni siquiera cuáles eran los objetivos reales de sus discursos retóricos.

    Cuando se decida luchar por algo se necesita un periodo lo más serio y riguroso posible de formación. Creer en banderines de enganche es sólo hacerles el juego a lo más reaccionario que nunca ha existido: el fervor romántico por el suelo patrio. Tan nefasto para la lucha internacionalista que hoy nos reclama por todas partes. Nuestras Fuerzas Amadas Revolucionarias deben ser en la actualidad formadas en defender a una humanidad más justa, más libre, más igualitaria que sea forjada en el Amor al Prójimo más necesitado e indefenso.

  2. Partisana&Campesina

    Gracias por este escrito, pues siempre antes de actuar hay que pensar lo que se va a hacer. Para no caer después en lloriqueos o arrepentimientos, que como sabía muy bien un pulidor de lentes y de mentes como Benito Espinoza, no son más que el reflejo de una doble miseria: tanto la que se malvive, se resiente y se mastica como la que se dice que se repiensa y no es más que una fe ciega en forma de creencia.

    El Ejército (o la Empresa) Terrorista Abertzale, en siglas se conocía como la ETA, fue desde su concepción una aberración. Y no ha servido nada más que para confirmar el aserto spinozista de esa doble miseria de una existencia miserable.

    Por desgracia, ha sido usado y utilizado para descalificar opciones de lucha que debieran ser usadas siempre de manera racional. Usar la lucha armada de forma descerebrada sólo lleva a la derrota más brutal. Por desgracia, muchos infelices han encontrado en la estupidez de sus locas e insensatas acciones la fe ciega en mandos que no sabían ni siquiera cuáles eran los objetivos reales de sus discursos retóricos.

    Cuando cualquiera se decida a luchar por algo se necesita de un periodo lo más serio y riguroso posible de formación. Creer en banderines de enganche es sólo hacerles el juego a lo más reaccionario que nunca ha existido: el fervor romántico por el suelo patrio. Tan nefasto para la lucha internacionalista que hoy nos reclama por todas partes. Nuestras futuras Fuerzas Amadas Revolucionarias deben ser radicalmente subversivas desde ya, en la actualidad, formadas en defender a una humanidad más justa, más libre, más igualitaria y que sean forjadas en el Amor al Prójimo más necesitado e indefenso. No necesitamos de caudillos, ni de líderes supremos sino de personas humanas que sepan hacer de su militancia carne viva consciente de lo que hacen con sus vidas de lucha por un mundo mejorable a diario con sus acciones poiéticas.

  3. Partisana /Analfabeta

    Todos los pueblos tienen derecho a su emancipación si así lo desean .
    No es cuestión de gustos o antojos ,es una realidad histórica : la autodeterminación.

    Otras cuestiones son de índole de la llamada «intrahistória». Cada proceso emancipatorio tiene
    sus propias contradicciones y los humanos tenemos siempre los mismos pecados : liberación
    nacionalista o liberación internacionalista ………..Guevara …….haced uno ,dos,tres ,muchos
    Vietnam .

    La revolución en un sólo País ? o Mundial ?

    Cada pueblo tiene que resolver sus problemas de «Clase» y de «Cultura».

    Lo que si está claro es que ante la necesidad autodeterminista de un pueblo no caben medias tintas .

    O se está con su liberación o se sigue sustentanto el RÉGIMEN DEL 78 .-

    Nota: ¿Nuestras Fuerzas Armadas Revolucionarias ???????????????????????????????.-

  4. Bajo la apariencia de medias verdades, es un penoso ejercicio demagogico, que seguro habra agradado a lo enemigos del pueblo vasco y de su libertad. Si se cambia un poco y se pone en tercera persona podria publicarse en alguno de los medios de la extrema derecha española. Lamentable.

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: