PACO AZANZA TELLETXIKI. Se prohíbe estar parado ¡Qué cosas dice el señor Fernando Simón!

“Abrir la movilidad incluye la prohibición de estar parado”, ha expresado el señor Fernando Simón, que es el director, desde 2012, del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad. Sí, ese que cuando el coronavirus estaba haciendo de las suyas en China nos dijo perlas como estas también: “España no va a tener, como mucho, más allá de algún caso diagnosticado” o “No hay razón para alarmarse con el coronavirus”.

Insisto en que esto lo dijo el director  del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad. ¡Coordinación de Alertas! Pues menos mal…

Lo sangrante del caso es que, no mucho después de estas declaraciones, España superó a China en víctimas mortales por la pandemia del coronavirus. Incluso el propio Simón acabó infectándose. Tantas y gravísimas negligencias (estamos hablando, hasta el momento, de más de 25.000 personas fallecidas, muchas de las cuales podían haber seguido con vida), extrapolada a otro trabajo, ese señor y otras muchas personas ya estarían de patitas en calle. En este caso concreto, además, sentados en el banquillo y delante del juez.

Pero aquí no pasa nada. Ahí continúan quienes han demostrado ser unos negados en la gestión de la pandemia, o quizá, sería más acertado decir que han demostrado una vez más ser siervos del gran capital sin importarles lo más mínimo el bienestar y la salud de sus sufridos (y pasivos) gobernados.

“Abrir la movilidad incluye la prohibición de estar parado”, ha expresado Fernando Simón. Se que cuando dice parado no se refiere a desempleado. A Simón le preocupa que una persona salga de casa y, en lugar de ponerse a caminar, se siente en un banco a dejarse acariciar por la brisa, aunque no haya más gente a kilómetros a la redonda.

Pero al “experto” y director del citado Centro le debería importar más todavía los parados que ya existían antes de la pandemia y, sobre todo, la gran cantidad, el ejército de parados que esta crisis ya está generando y que aún se va a acrecentar hasta límites insospechados con todo el sufrimiento entre la población que esto supone.

Para este tipo de parados no hay “prohibición” por parte del Gobierno y del Estado. Y eso que su “sacrosanta” Constitución reconoce en su Artículo 35 a todos los nacionalizados en este engendro que llamamos España “el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo”.

Acabo esta nota con unas preguntas: ¿Por qué desde la clase obrera debemos obedecer al poder establecido y a su Constitución? ¿Por qué tenemos que hacerlo cuando dicho poder obedece al contenido de la Carta Magna únicamente cuando le interesa? ¿Por qué no ejercemos de una vez por todas la desobediencia masiva? ¿Qué tiene que pasar para hacerlo? ¿Dónde estas los partidos supuestamente transgresores y los sindicatos? ¿A qué esperan? ¿A qué esperamos?

Desde Cuba (antigua colonia española), Antonio Maceo expresó: “La libertad se conquista con el filo del machete, no se pide: mendigar derechos es propio de cobardes incapaces de ejercitarlos”.

Por su parte, José Martí también lo dijo muy claro: “Los derechos se toman, no se piden; se arrancan, no se mendigan”.

Saquen ustedes sus propias conclusiones.

 

(Baraguá)

  

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email
A %d blogueros les gusta esto: