RUSIA y su ambigua postura respecto a la autoproclamada y golpista Jeanine Áñez

Introducción

Se equivocó el presidente legítimo de Bolivia, Evo Morales, al convocar otra vez elecciones. La violencia que desató la oposición no se detuvo, como esperaba. También se equivocó al renunciar públicamente a su mandato en aras, también, de que parara la arremetida fascista. Esta sigue, no se detiene; al menos 10 personas han fallecido ya como consecuencia de la misma.

Entre tanto, la canciller rusa ha expresado una serie de palabras un tanto contradictorias, respecto a la postura de Rusia sobre lo sucedido en Bolivia. Por una parte reconoce que ha habido un golpe de Estado y que no se podrá hablar de un gobierno legítimo hasta que se celebren nuevas elecciones (el gobierno legítimo es el derrocado, el de Evo Morales). No obstante, parece reconocer a la autoproclamada Jeanine Áñez como la que debe dirigir Bolivia hasta que se celebren dichas elecciones presidenciales.

En definitiva, reconoce el golpe de Estado y, por otra parte, está reconociendo también, aunque sea por un tiempo más o menos breve a una persona autoproclamada, golpista y, por ende, ilegítima. Una postura sarcástica y contradictoria, además de ilegal, pues el parlamento boliviano aún no ha aceptado la dimisión de Evo Morales, que sigue siendo el presidente legítimo de Bolivia.

La noticia

Solo cuando se celebren las elecciones en Bolivia se podrá hablar de un gobierno legítimo, declaró la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova.

«Evaluamos lo que está pasando en Bolivia como una situación que requiere la celebración de nuevas elecciones, y solo después se podrá hablar de un poder legítimo», afirmó Zajárova ante la prensa.

Al mismo tiempo, la portavoz dijo que Rusia considerará a la senadora opositora Jeanine Áñez como la persona que dirigirá Bolivia hasta que se celebren las nuevas elecciones presidenciales en el país latinoamericano. Así es como lo ha dicho Zajárova: «Rusia considerará a la señora Áñez como la persona que dirija Bolivia hasta que se celebren las elecciones. No se trata de reconocer lo sucedido en Bolivia como un proceso legítimo. Ya dimos a conocer nuestras valoraciones a la comunidad internacional y expresamos preocupación por los hechos en Bolivia».

Ha recordado, además, que Moscú «interpreta los acontecimientos que precedieron al cambio de poder en Bolivia como acciones que equivalen a un golpe de Estado».

Los resultados de los comicios presidenciales del 20 de octubre en Bolivia desencadenaron una oleada de protestas contra la reelección de Evo Morales, acusado por la oposición de fraude electoral. Un fraude que, luego de exhaustivo revisión, ha resultado ser incierto.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email