Rebrotes de Covid-19 y elecciones: Los votos por delante de la salud del pueblo

En la imagen, la Consejera de Salud del Gobierno de la CAV, Nekane Murga, y el lehendakari Íñigo Urkullu (diálogo ficticio que podría ser real)

 

Los “demócratas” de toda la vida son así de “sensibles” con las personas cuando se trata de defender sus intereses partidistas y de clase. En la Comunidad Autónoma Vasca, CAV (sólo tres provincias de Euskal Herria, aunque a su Ejecutivo le llamen Gobierno Vasco sin serlo), hay elecciones el próximo domingo.

Estos comicios ya iban a ser un tanto anómalos, puesto que la amenaza del coronavirus continúa presente, y los procesos electorales son focos de acumulación de personas por mucho cuidado o empeño que se ponga en que esto no suceda.

Resulta, además, que en un pueblo de la provincia de Gipuzkoa se ha dado recientemente un caso muy serio de rebrote de Covid-19; oficialmente son ya 48 las personas contagiadas. El pueblo se llama Ordizia y, al parecer, los infectados son habitantes de esta población y de otras de su alrededor.

Por supuesto que de suspender las elecciones en Ordizia y en los pueblos colindantes nada de nada. Para los “paladines de la democracia” los votos son más importantes que la salud del pueblo, aunque se empeñen en hacernos creer lo contrario.

En Ordizia, ahora, el uso de la mascarilla es obligatorio, aunque se pueda mantener la distancia de seguridad. Se han cerrado los parques infantiles y la biblioteca (en cualquier lugar del pueblo se aglomera más gente que en los mencionados espacios). El mercado semanal de los miércoles también se ha suspendido. Todos los comercios están con las persianas elevadas, vendan lo que vendan y, por supuesto, los bares siguen abiertos, aunque ya no se puede consumir en el interior de los mismos sino en las terrazas.

Con 48 casos oficiales de contagio, en realidad no se han tomado medidas drásticas hasta el momento. Desconocemos el motivo, pero no sería muy descabellado pensar que no lo han hecho porque hacerlo y mantener la convocatoria para que el domingo acuda la gente a los colegios electorales sería un contrasentido. Aunque, inmersos en múltiples contradicciones, a esta gente, una más, ¿qué les importa?

No han dicho nada pero, una vez elegidos los «representantes» (ni que decir tiene si continúan aumentado los casos de contagio), el lunes, pasadas las elecciones, quizá impongan un nuevo confinamiento en la zona. Es decir, quietos en casa, excepto para ir a los centros de trabajo a crear la plusvalía que llene los bolsillos de los capitalistas.

 

  • En mayor o menor medida, en A Mariña (Galiza) está pasando más de lo mismo

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar