Rajoy celebró el fin de la crisis, pero agosto suma otros 46.400 desempleados y la Seguridad Social perdió 179.485 afiliados

El dato de los 46.400 desempleados más, que acaba con la racha de seis meses consecutivos en los que el desempleo había bajado, viene acompañado por otro peor: la Seguridad Social perdió 179.485 afiliados, la cifra más alta alcanzada desde 2008. Ahora, según el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, el número de ocupados cotizantes se sitúa en 18.309.844. En cuanto a los parados registrados se refiere, estos alcanzan la cifra de 3.382.324, lo que no es ninguna tontería.

Está información ya es suficientemente preocupante, pero lo es más todavía si a ella le añadimos que la precariedad laboral sigue en ascenso vertiginoso. El paro subió en agosto, la afiliación a la Seguridad Social bajó y el número de contratos registrados en el citado mes creció: se firmaron 1.536.400 contratos, un 5,85% más que hace un año y 392.239 menos respecto a julio. Del total de contratos, 115.382 fueron indefinidos —menos del 8%— y 1.421.018, temporales.

Dentro de los indefinidos, en agosto se rubricaron 69.291 contratos de jornada completa y 34.567 a tiempo parcial, mientras entre los temporales 934.707 eran de jornada completa y 486.311 parcial.

Por supuesto, el Gobierno quita importancia a estos datos. El secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, ha expresado que “agosto es el mes de tránsito en el que se extinguen ciertas actividades marcadas por el calendario estival, mientras aún no se ha reanudado la actividad en sectores que tradicionalmente sufren un parón en verano —construcción, industria— y que se espera tengan un comportamiento muy positivo”.

Unas palabras demasiado optimistas que no encajan en la cruda realidad.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: