Quien considere al PSOE partido de izquierdas no se merece ni un solo voto revolucionario (acerca de un texto de Arkaitz Rodríguez, Sortu)

El órgano oficial de EH Bildu (diario Gara) publicó ayer un artículo de Arkaitz Rodríguez, secretario general de Sortu, la Izquierda Abertzale integrada en la coalición socialdemócrata dirigida por Arnaldo Otegi.

Rodríguez no se ha andado por las ramas. Su escrito se titula “¡A las urnas! Y, en él, pide abiertamente el voto para EH Bildu.

Para el líder de Sortu votar otra cosa no procede y la abstención no puede ejercerla ningún@ abertzale, independentista, feminista, socialista, euskaltzale, ecologista o antifascista. Según el criterio de Rodríguez ninguna persona etiquetada con esas palabras “puede quedarse en casa”. Si él lo dice…

Sin embargo, creemos que tiene razón cuando expresa que el Estado español ha dejado más al descubierto que nunca su carácter antidemocrático y autoritario, aunque, si bien es cierto, ambas cosas siempre lo ha sido.

También, según nuestro criterio, acierta al decir que “la única oferta del Estado español para Cataluña, Euskal Herria y el resto de pueblos del Estado puede resumirse en dos números: 135 y 155”.

De todas maneras, decir esto cuando hace tan solo unos meses EH Bildu se abstuvo para intentar facilitar la investidura de Pedro Sánchez, líder del PSOE, partido absolutamente protagonista y determinante en lo que es el Estado, más bien parece un sarcasmo por parte del secretario general de Sortu.

Más adelante en su escrito, Rodríguez expresa: “Queremos un estado para construir un modelo social y económico justo, para levantar una democracia de verdad y para impulsar la despatriarcalización de todos los ámbitos de la sociedad y alcanzar la plena igualdad entre hombres y mujeres”.

Asegura que para conseguirlo han reeditado la alianza de ERC, EH Bildu y BNG. Una alianza, como se puede observar, socialdemócrata. Y la socialdemocracia nunca, nunca ha facilitado tan tamañas como justas pretensiones. Sencillamente porque no fue diseñada para eso, sino para favorecer las enormes ganancias de los de siempre (el gran capital) y, únicamente, repartir limosna entre los más desfavorecidos de tan oprobioso sistema (el capitalismo, dado que la socialdemocracia nunca ha contemplado abrazar al socialismo sin entrecomillar).

El objetivo que Rodríguez dice querer conseguir no es posible desde una perspectiva reformista, que es por donde la llamada Izquierda Abertzale Oficial ahora transita, igual que sus compañeras de viaje. ERC por ejemplo, que se las da de izquierdas, aplica en Catalunya no pocas políticas reaccionarias. En el Parlament ha votado en numerosas ocasiones contra propuestas populares de la CUP. Y no lo decimos nosotr@s sino el diputado de esta formación Vidal Aragonés, en una entrevista que le hizo este diario (este es el enlace al audio; escuchar lo que dice entre el minuto 36:00 y 39:45).

Continúa expresando Arkaitz Rodríguez: “Dijimos que el 28 de abril cada voto a EH Bildu en particular y a las fuerzas soberanistas de izquierdas en general iba a ser un golpe al fascismo y al Régimen del 78. Y así ha sido”.

¿En qué parte del cuerpo se lo han dado? Porque si algún rasguño lleva en alguna parte de su horrorosa figura no precisamente se lo han provocado en ese Circo de la “democracia” española que llaman Congreso o Parlamento. Este nunca ha servido para tal cosa, como lo demuestra el paso de más de cuarenta años.

“Ahora (señala Rodríguez), tenemos que darle un nuevo golpe al Régimen haciendo que EH Bildu en particular y el soberanismo de izquierdas en general sean aún más fuertes y determinantes”.

A renglón seguido asegura que “una vez más, los independentistas de izquierdas vamos a ser decisivos para frenar a la derecha y a la ultraderecha, pero también para impedir que un hipotético gobierno del PSOE haga prácticamente lo mismo con guante de seda. Vamos a condicionar de arriba abajo la gobernabilidad y la política española, y vamos a hacerlo con un objetivo muy claro: conquistar el derecho de autodeterminación, enfrentar las políticas neoliberales y traer a casa a los presos, refugiados y deportados políticos”.

Eso no se lo cree ni él. Eso es lo que llevamos escuchando desde, como ha quedado dicho, hace cuarenta años. ¿Por qué ahora, con un escaño más o un escaño menos tenemos que aceptar que va a ser diferente? ¿No será más acertado decir que por esa vía, ya suficientemente explorada, es imposible alcanzar una república socialista vasca? ¿Y los presos? ¿Cuándo se ha sacado a un preso a la calle por esa vía?

EH Bildu solo puede sacar un escaño más o un escaño menos. Amaiur sacó 7 y ¿acaso fueron decisivos para frenar a la derecha, como asegura Rodríguez? A lo más que llegaron fue a arrancar algunas hojas de la Constitución española, un gesto circense y bonito que, dicho de paso, no sirvió para evitar que el Régimen hiciese lo que le diese la gana, y tampoco para “conquistar el derecho de autodeterminación, enfrentar las políticas neoliberales y traer a casa a los presos, refugiados y deportados políticos”.

¿Por qué ahora tenemos que creer a los gerentes de EH Bildu que ellos y ellas sí van a hacer todo eso, incluso con menos escaños? Afirmar semejante idiotez es engañar a la gente. ¿No será que lo que buscan es más representación en el Congreso para que la coalición-empresa EH Bildu, con tanta gente a sueldo, siga funcionando sin problemas? Porque eso son hoy en día los partidos institucionales: empresas privadas altamente subvencionadas con el dinero público y dirigidas por gerentes.

Ya acabando su artículo, Arkaitz Rodríguez echa mano de unas palabras que al parecer decía Herri Batasuna: “Una vez más, hay que darles donde más les duele, como decía Herri Batasuna; y lo que más les duele no es la abstención; lo que más les duele no es el voto a Podemos, ni mucho menos el voto al PSOE, pilar fundamental del Régimen”.

Obsérvese cómo reconoce al PSOE como pilar fundamental del Régimen. Nosotr@s así lo creemos. Pero, sí Sortu también lo cree, ¿por qué EH Bildu se empeña de manera enfermiza en calificar al PSOE como partido de izquierdas? ¿Por qué, también de enfermiza manera, insiste en facilitar la investidura de Pedro Sánchez? Un pilar fundamental del Régimen nunca estará por la labor de abolirlo, luego, ¿por qué lo blanquean tanto?

Queremos, también, hacer mención a la utilización de Herri Batasuna (EH Bildu, coalición reformista, está en las antípodas de lo que fue HB).

Dice Rodríguez: “Una vez más, hay que darles donde más les duele, como decía Herri Batasuna; y lo que más les duele no es la abstención…”. Y lo dice como si Herri Batasuna nunca hubiese pedido la abstención. La imagen que adjuntamos a continuación es uno de sus carteles que precisamente es lo que pide, lo que sin duda desmiente contundentemente las palabras del secretario general de Sortu.

 

Cartel de Herri Batasuna pidiendo la abstención

 

Textos relacionados:

 

PABLO HASEL responde con sobrados argumentos a los que creen que hay que votar y rechazan el boicot activo

 

Los gerentes de las empresas EH Bildu y ERC y su enfermizo empeño de colocar al PSOEGAL155 la etiqueta de izquierda

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email