EDITORIAL Primero los nacionalistas, luego los anarquistas, comunistas….. esta película ya la vimos

La Asamblea de Madrid aprobó con los votos del PP y C´s una propuesta de Vox para ilegalizar a los partidos nacionalistas malos (el nacionalismo español, al ser de los buenos no será afectado, lógicamente, por la iniciativa). Al igual que ocurriera con la ley de partidos, prohibir a los disidentes es connatural con un régimen que tiene al fascismo en la cara B de la moneda y siempre a punto para intervenir.

El reformismo progre entiende que a la extrema derecha se le combate en las instituciones, no en la calle. Así, Pablo Iglesias alienta a luchar contra Vox con «políticas sociales», y su ex amigo Errejón acaba de decir en una micro-mitin, que no vale nada salir el 11 de Noviembre (el día después de las elecciones) a manifestarse contra el fascismo sino se ha ido antes a las urnas a votar/le.

El ascenso de Vox es también el resultado del vacío de la acción militante en los barrios obreros, de acomodarse (nunca mejor dicho) en las instituciones, de dejar en manos de Évole, Wyoming  e Iñaki Gabilondo la formación ideológica y de traducir lo de «asaltar los cielos» como la subida del salario mínimo. El hartazgo de millones de personas para con una situación social y económica sin perspectiva, va a servir al fascismo para seguir creciendo, las instituciones no son el mejor lugar para combatirlos.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email