EDITORIAL. PP/Vox, Su Majestad, el pueblo saharaui y la iglesia venezolana

Que dos partidos como el PP y Vox se atrevan a criticar y pedir la dimisión de alguien por una supuesta caja B, es de vergüenza (propia y ajena). Vox, con ayudas demostradas de la gusanera millonaria iraní con sede en Francia, y el PP con decenas de casos de corrupción, muchos de ellos, aún en los Tribunales, no parecen ejemplos de nada. Sus terminales mediáticas los muestran como paladines de la justicia y la marquesa Cayetana (una perfecta representante de ambas formaciones) estará preparando el discurso para imputar a la revolución bolivariana y a quien haga falta. El estercolero patrio no para de dar sorpresas malolientes.

 

No solo huye con escoltas y amante (todo pagado a cargo de los Presupuestos Generales del Estado) sino que esconde su destino para que a Su Majestad no se le moleste. Ni Moncloa ni Zarzuela quieren informar dónde está el personaje por aquello de preservar la intimidad y el secreto. Sin embargo, solo es necesario salir de casa, ir a un supermercado o a tomar un café para que la gente indique el lugar exacto en que se encuentra el nombrado por Franco: en el basurero de la historia.

 

El pueblo saharaui no está en las noticias. La mayoría de su población resiste en las duras condiciones del desierto más inhóspito del mundo, la Hamada en el suroeste de Argelia. La otra mitad sufre la represión, la violencia y la cárcel por parte del régimen marroquí en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. La ciudad de El Aaiún es el marco de la represión de la dictadura marroquí cada semana, los presos políticos se amontonan en las mazmorras marroquíes. La dictadura amiga del gobierno español tiene el beneplácito de la UE y hace negocios para los cuales es imprescindible aislar y destruir al pueblo saharaui.

 

La Iglesia Católica venezolana no quiere que la extrema derecha se abstenga y llama a participar en las elecciones, quiere una candidatura afín para votar contra el gobierno bolivariano.  Dice a iglesia católica que “Un grupo de líderes y de partidos políticos ha expresado su voluntad de no participar en las elecciones parlamentarias. Esto no basta, deben asumir la responsabilidad de buscar una salida y generar propuestas para el pueblo que durante años ha creído en ellos”. Agrega que la decisión de abstenerse “priva a los ciudadanos venezolanos del instrumento válido para defender sus derechos en la Asamblea Nacional”, lleva a la inmovilización, al abandono de la acción política y a renunciar a mostrar las propias fuerzas»

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: