EDITORIAL. Podemos, la vacuna, Kamala y la derecha

La derecha sociológica, institucional y mediática ha salido en tromba a arropar y defender a la monarquía. Nada nuevo. Su huestes saben que puede haber una república perfectamente de derechas como en Italia, Alemania, Francia o la mayoría de los países latinoamericanos, pero en el caso del estado español se trata de una defensa de clase, del Régimen del 78 fundado para ejercer como continuidad del franquismo. El borbonismo va en un paquete inseparable a la economía de mercado, la OTAN y el poder de la iglesia, pero también a la idea central que ellos ganaron la guerra y la república debe permanecer en las cunetas.

Podemos deambula con más pena que gloria por la realidad política nacional. Terminada su etapa de «asalto a los cielos» y entregada en Moncloa la mochila con lo que pudo captar en las urnas, su papel es ya irrelevante. Llamar a que la izquierda les vote para ofrendar luego lo cosechado al PSOE, es algo que se viene repitiendo desde el año 1977. Los dirigentes se niegan a admitir (por la «cuenta» que les tiene) que la socialdemocracia no es izquierda, aferrándose al argumentario de Carrillo y sus seguidores «eurocomunistas». Pese a ello, el aparato mediático-judicial los arrincona como si fueran peligrosos leninistas, es un aviso a la izquierda revolucionaria de por dónde van los tiros.

Rusia hace público que tiene una vacuna contra el SARS. La prensa occidental la ha rechazado inmediatamente, que algo así pueda venir de Rusia, que tras una investigación y desarrollo público, consigue poner nerviosos a los laboratorios que esperan pingües beneficios de la venta. Por ello, el tarado de Trump se ha apresurado a decir que un laboratorio privado (pero que al igual que los que operan en la UE recibe millones del erario público) va a tener la suya. Hay que calmar a los mercados y el negocio es el negocio. Donald está que trina.

Kamala Harris, mujer y negra, es la elegida por Joe Biden para ser candidata a vicepresidente integrando el ticket demócrata en las próximas elecciones de EE.UU. Biden es tan de derechas como Trump y necesitaba su particular «obama» para rebañar votos en la comunidad afroamericana. La dicotomía Partido Republicano vs. Partido Demócrata es tan vieja y falsa que resulta insólito que las risas de los capos de la economía norteamericana, ejecutando elección tras elección el teatro, pueda tener adeptos crédulos.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: