PERÚ. La Embajadora de la República Saharaui, Jadiyetu El Mohtar, expulsada tras 18 días secuestrada en el aeropuerto

Diversas expresiones de condena generó la expulsión de Perú de la embajadora itinerante de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Jadiyetu El Mohtar, tras 18 días de permanecer retenida en el aeropuerto de esta ciudad.
La diplomática saharaui fue embarcada anoche por la fuerza en un avión comercial a España, de donde había llegado el 9 de septiembre en misión de amistad y para tratar el restablecimiento de las relaciones diplomáticas bilaterales.

Un grupo de policías la rodeó, le arrebató su teléfono móvil y la llevó por la fuerza hasta el avión, informo su abogado, Dante Díaz Wong, citando informes que le proporcionó el cónsul de España en Lima, quien estuvo presente debido a que ella es también ciudadana española.

Díaz Wong dijo que lo sucedido es una vergüenza para Perú, criterio compartido por la parlamentaria del progresista Movimiento Nuevo Perú (MNP) Marisa Glave, quien la semana pasada encabezó un plantón de protesta solidaria con El Mohtar frente a la Superintendencia de Migraciones.

Glave señaló que la representante saharaui fue tratada con violencia, pese a que ese organismo prometió que no usaría la fuerza para expulsarla y pese a estar pendiente un hábeas corpus a su favor por el que una jueza le tomó horas antes su declaración.

‘Así funciona la democracia en Perú, así Migraciones, con la mirada cómplice de Cancillería, no sólo impide el ingreso de una mujer saharaui sino que la expulsa violentamente’ y añadió que lo hicieron porque saben que la justicia iba a reconocer su derecho a ingresar al país.

Glave señaló que la deplorable medida fue tomada para contentar a congresistas al servicio de Marruecos, reino que ocupa el territorio saharaui y se niega a permitir un referendo independentista de ese pueblo.

Se refirió así a parlamentarios del partido Fuerza Popular (FP), cuyo inspirador es el exgobernante Alberto Fujimori, quien cumple una larga condena de cárcel por crímenes de lesa humanidad y cuya administración suspendió en 1996 las relaciones diplomáticas con la RASD, establecidas tras el reconocimiento de esa república oficializado en 1984.

‘Jadiyetu nos ha dado una lección de dignidad, de coraje. No se quebró en ningún momento. No se rindió. No aceptó que le quitaran el derecho a la palabra. Sentada en una manta en el suelo de migraciones mostró la fuerza de un pueblo valiente que vive en campamentos de refugiados en el desierto’, añadió.

Advirtió que con la expulsión le han dado voz y han hecho que en Perú se sepa que hay un pueblo saharaui que lucha por su independencia como lucharon los peruanos años atrás.

La medida adoptada por Migraciones tras un comunicado de la Cancillería que planteaba que El Mohtar debía dejar el país, invocaba supuestas infracciones migratorias en una anterior visita, de las que fue acusada por parlamentarios fujimoristas y que ella desmintió, pues solo cumplió actividades culturales, habló de la lucha de su pueblo y tuvo contactos diplomáticos.

Lo sucedido fue condenado también por el conocido analista internacional y ex asesor de la Cancillería, Alberto Adrianzén, quien dijo que las autoridades cometieron una afrenta al pueblo saharaui y un acto de cobardía; ‘una vergüenza nacional que tendrá que ser explicada’.

El dirigente del Consejo Peruano de Solidaridad con el Pueblo Saharaui, Manuel Ruiz Huidobro, señaló que la Cancillería peruana se sometió a la embajada de Marruecos y al cabildeo fujimorista.

PL
Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email