Para no pelar las mandarinas contaminamos con Poliestireno

Las costumbres impuestas por un sistema depredador no respeta más allá de lo inmediato, es la cultura de lo urgente, y en eso el capitalismo marca la diferencia. Que el Poliestireno tarda en eliminarse, no importa, de lo que se trata es de vender mandarinas peladas para hacerle la vida más «fácil» a la gente.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: