PANAMÁ. 28 años de la sangrienta invasión yanqui, una de sus más de cien intervenciones armadas en América Latina y el Caribe

La aguja del sismógrafo del instituto de Geociencias de la Universidad de Panamá, registró la explosión de la primera bomba a las 12 horas, 46 minutos y 40,3 segundos; era el 20 de diciembre de 1989 y con ella se iniciaba la invasión norteamericana. Cuatro minutos después, las explosiones registradas ascendían a 68. Trece horas estuvo funcionando el sismógrafo desde el inicio de la agresión hasta que, debido a la violencia de ésta, se hubo averiado. En todo ese tiempo, sólo en la capital panameña, llegaron a caer 422 bombas, lo que equivale a una por cada dos minutos.

El estúpido pretexto utilizado por el gobierno yanqui, para justificar la invasión a Panamá con 20.000 de sus soldados y derrocar al ya fallecido Manuel Antonio Noriega —apoyado años atrás por los propios Estados Unidos—, fue que éste estaba vinculado al “narcotráfico internacional”. En realidad Noriega, quien también estuvo en la nómina de la CIA —su ex director Furner dijo que lo había excluido en 1976, pero el vicepresidente Bush volvió a integrarlo y utilizarlo en 1981 para infiltrar redes de inteligencia en Cuba y Nicaragua—, se estaba volviendo demasiado independiente como para ligar sin problemas con los intereses del imperio.

La de Panamá fue una de las más de cien intervenciones armadas que el imperialismo yanqui ha llevado a cabo en América Latina y el Caribe, siempre con el perverso propósito de instalar gobiernos títeres que les faciliten el saqueo de los recursos nacionales.

Se estima que, a resultas de la sangrienta intervención, entre 3.000 y 5.000 panameños fueron exterminados.

 

(INSURGENTE / BARAGUÁ)

Panamá, 1989. Así «defiende» el Gobierno yanqui los derechos humanos

Invasión yanqui a Panamá

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. En aquella invasión, los yanquis asesinaron al periodista gráfico español Juantxu Rodríguez Moreno (él trabajaba entonces con Maruja Torres para El País). Felipe González Márquez y Juan Luis Cebrián Echarri, dos importantes colaboradores de la CIA en España, muy a diferencia de cómo se trató mediáticamente años después el asesinato de José Couso Permuy en Bagdag, no le dIron especial relevancia al hecho. Y es que no es lo mismo ser procónsul de USA en España, como lo es el PSOE, que vicario del Estado Vaticano, como ocurre con el PP.