PABLO HASEL responde con sobrados argumentos a los que creen que hay que votar y rechazan el boicot activo

Este texto de Pablo Hasel fue publicado por insurgente.org el 26 de abril de este mismo año, dos días antes de las anteriores elecciones generales. Hoy, a un día de otras elecciones farsa y dado la contundencia con que rebate a todos los que defienden ir a votar, hemos decidido volver a publicarlo. Tan solo añadir que, como consecuencia del paso del tiempo (desde su primera publicación a esta parte han transcurrido algo más de medio año), el lector y la lectora se dará perfecta cuenta de que algunos aspectos deben ser cambiados por ell@s mism@s. El Front Republicà, por ejemplo, no se presenta a las elecciones en esta ocasión; en cambio sí lo hace la CUP. Por lo demás, el texto en su conjunto goza de plena vigencia.

Nada más por nuestra parte; aquí se lo dejamos tal y como lo escribió su autor:

 

“Muchas personas dieron la vida para que podamos votar”

No, muchas personas dieron la vida por una verdadera democracia, la que el fascismo aniquiló con un golpe genocida. Todos esos derechos y libertades democráticas que arrasaron, aún no los hemos recuperado y no ha habido ruptura alguna con el fascismo. ¿Los luchadores contra el fascismo querrían que legitimemos una legalidad que nace de ese golpe en la que ni un solo criminal fascista ha pagado por sus crímenes? El boicot activo a su farsa electoral también sirve para denunciar eso. El Frente Popular se unió bajo un programa que no tiene nada que ver con las migajas que propone la “izquierda” domesticada de IU-Podemos que ni siquiera defienden con firmeza. El FP luchaba por la liberación de todos los presos políticos antifascistas, la Amnistía total que conquistaron. Ningún partido electoralista lucha por esta, ¿cómo van a ser antifascistas quienes olvidan a las antifascistas presas? Desde la llegada del fascismo al poder, no van a permitir cambios profundos como los del FP desde las urnas.

“Si no votamos gana la ultraderecha”

No, la ultraderecha gana siempre porque desde el 39 tienen el verdadero poder que no parte del gobierno, controlan y forman parte de los pilares del régimen: ejército, tribunales, cuerpos represivos, monarquía, oligarquía, CNI, etc. Eso sigue igual haya el gobierno que haya, basta recordar los gobiernos anteriores del PSOE cuyas políticas han sido casi idénticas a las del PP, en algunos casos aún peores en cuanto al terrorismo de Estado. ¿Acaso ha habido cambios profundos con el gobierno actual del PSOE sostenido por Podemos? Ni siquiera han derogado la reforma laboral o la ley mordaza, como prometieron.

La “izquierda” del régimen no pretende poner fin a los tribunales fascistas que nos encarcelan hasta por contar hechos probados, tampoco a los cuerpos represivos cuyo sueldo han aumentado. Qué decir de su falta de combatividad respecto a la monarquía, la Iglesia, etc. Respetan su legalidad, empuñan la misma bandera rojigualda que VOX y el resto, no luchan por la salida de la UE-OTAN imperialistas, carecen de solidaridad con represaliados, no denuncian el terrorismo patronal ni quieren poner fin a la explotación, etc. Si no nos quedamos en los discursos y analizamos los hechos, veremos que las diferencias no son tan abismales en cuestiones fundamentales. El fascismo no empieza ni acaba en VOX, al que el régimen utiliza y da bombo a todas horas para blanquear al resto de partidos y fomentar la participación en las urnas por el miedo, pero Podemos ha dicho que los tratará con cordialidad y no exige la libertad de la antifascista recién encarcelada por acudir a una manifestación contra estos.

Urge la necesidad de ver la diferencia entre gobierno y régimen: todos los partidos, como lo han reconocido los empresarios más poderosos como el dueño de Mercadona o el dirigente de la patronal, sirven a las mismas políticas capitalistas que no ponen en riesgo. La oligarquía financiera, quien realmente ostenta el poder, es quien siempre gana. En todas las papeletas deberían aparecer los logos de bancos y grandes empresas. ¿Vamos a votarlas o mejor boicotearlas y no darles nuestro permiso para machacarnos?

Por eso es absurdo lo que plantea el Front Republicà diciendo presentarse para “impulsar la ruptura” y bloquear el gobierno. Al régimen no se le puede bloquear votando, haya gobierno formado o no, seguirá funcionando igual. En cuanto a la ruptura, no tienen plan alguno para romper con el Estado y acaban haciendo seguidismo del processisme.

Necesitamos un cambio de Estado en el que tengamos nosotros el poder y no una minoría de parásitos explotadores, no de gobierno que perpetúe el mismo Estado.

“Hay que votar a la opción menos mala, el voto útil”

Bajo esa premisa, llevan 40 años dejándonos cada día con menos, habrá que plantearse que no es efectivo. No podemos conformarnos con la mierda más perfumada, no merecemos mierda y punto. ¿Quiénes han alejado más la lucha de las calles que necesitamos para conquistar derechos y libertades? La “izquierda” domesticada. En varias de las principales ciudades donde Podemos ha tenido alcaldías, no han garantizado ni las pequeñas mejoras que prometieron y por las que ganaron jugando con personas desesperadas. Por lo tanto, eso de que son el mal menor, no cuadra. En todo caso, votar a un supuesto “mal menor”, implica aceptar el mal y no combatirlo.

“Si no te representa ninguno de los que hay, haz un partido o que el tuyo se presente”

En este Estado, hay una ley de partidos que ilegaliza a los partidos que realmente luchan por derechos y libertades democráticas de forma consecuente. El partido que más ha defendido nuestros intereses y que ha demostrado con hechos ser comunista y no traicionar, el PCE (r), es ilegal y muchos de sus militantes han sido condenados a 11 años de prisión exclusivamente por militancia política. Su secretario general, Manuel Pérez Martínez (camarada Arenas) sufre una cadena perpetua encubierta y por desatención médica han exterminado y exterminan a sus militantes como Isabel Aparicio. Por lo tanto, ni pueden presentarse ni hacer una labor política abierta, con el silencio o la criminalización de la “izquierda” apoltronada. Votar en este contexto es legitimarlo, porque ningún partido electoralista lo denuncia.

Además, los grandes partidos que tienen oportunidades por no suponer riesgo alguno, reciben cuantiosas sumas de dinero del Estado y un potente altavoz en los medios del capital. Eso jamás sucederá con un partido que realmente nos represente, la oligarquía es asesina, pero no suicida.

“Si no votas, no te quejes”

No, en todo caso quien no puede quejarse es quien legitima esa farsa y acepta sus reglas corruptas. Si no participamos por denunciar que no tenemos nada que ganar en su circo, precisamente es cuando tenemos la legitimidad para quejarnos. Es como si un equipo va a jugar el partido sabiendo que el árbitro está comprado, si lo sabía antes tendrá menos motivos para quejarse y lógicamente les preguntarán porqué diablos jugaron conociéndolo, que si se plantan y no aceptan jugar por saber el amaño.

“Votar en blanco es la forma de mostrar el desacuerdo”

Votar en blanco sigue implicando participación, aceptar el timo y decir que esa es una forma que nos otorgan para mostrar rechazo, cuando cuenta como respeto y creencia en estas elecciones como forma de expresión. Otra de sus coartadas para perpetuar la falsa democracia.

“La abstención no basta”

Cierto, no es suficiente con no votar, pero es un paso que amplias masas de la clase obrera y los sectores populares, sepan que ninguno de esos partidos sirven para tener vidas dignas. Boicot activo significa participar en las luchas, organizarse con los métodos de lucha que sean necesarios al margen de partidos y sindicatos que no nos representan. Eso, acompañado de una enorme abstención, dejaría al régimen muy aislado y debilitado.

CONCLUSIÓN:

Rajoy resumió la necesidad de la participación en una frase: “Votad, a quien sea, pero votad”. El Estado necesita poder decir que muchas personas creen en su régimen y que lo demuestran participando. Cuando la abstención se estaba disparando ante la crisis general y de los grandes partidos, el régimen aupó a Podemos y a C’s. Así, rescataron un poco la baja participación y sobre todo calmaron las luchas que empezaban a desarrollarse masivamente en las calles, con un creciente descontento popular que los ponía nerviosos. Ahora aúpan a VOX para que se disparen los votos a un PSOE y Podemos cada vez más tocados con el pretexto de “frenar a VOX”.

Si concluimos que la solución pasa por organizar luchas y la necesaria futura revolución en las calles que ponga fin a este Estado, votar a partidos que la frenan no nos ayuda a avanzar. Por lo tanto, en este contexto en el que no se presenta ningún partido que sirva a esto, si queremos favorecer ese escenario de aún más abstención (ya es muy elevada pese al bombardeo constante a todas horas para que votemos) y luchas en las calles que escapen a su control, es imprescindible el boicot activo. Un 70% de abstención (del que estaríamos cerca o hubiéramos llegado sin la irrupción de “nuevos” partidos) sumado a mucha combatividad en las calles, dejarían al régimen agonizando con una crisis difícilmente sostenible.

 

(Pablo Hasel)

 

Texto relacionado:

 

Quien considere al PSOE partido de izquierdas no se merece ni un solo voto revolucionario (acerca de un texto de Arkaitz Rodríguez, Sortu)

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email