PABLO HASEL. Algo sobre la libertad de expresión

Hay muchas personas equivocadas que creen que si uno no habla de lucha armada, tiene libertad de expresión. En todo caso, ¿por qué no deberíamos tenerla si hablamos de lucha armada? ¿Acaso los capitalistas renuncian a la vía armada para imponer injusticias? ¿Acaso no asesinan a diario de múltiples formas, a cada cual más violenta? ¿Acaso ellos no defienden por radios, periódicos y televisiones el uso de la fuerza para reprimirnos? Es peligroso legitimar su discurso de que no debemos hablar de violencia revolucionaria, porque es negarse a uno mismo el derecho a defenderse. Pero como decía, no sólo impiden que hablemos de devolver sus golpes, tampoco tenemos libertad de expresión para explicar lo que sucede, para narrar hechos objetivos sobradamente probados. Es importante remarcar eso para que no se vean espejismos de libertad realmente inexistentes.

No somos pocos los que hemos sido condenados a prisión o que aún tenemos causas pendientes en la Audiencia Nazi-onal por las que nos piden largas condenas, por decir que hay presos políticos en este Estado, por denunciar las torturas y asesinatos de los cuerpos represivos o por señalar el saqueo y la mafia de la monarquía impuesta. Nada de esto habla de pegar tiros, sin embargo son delitos graves, como si no hubiera quedado probado que la policía ha asesinado o cuando hasta desde la UE, que no es ningún ejemplo de garantías democráticas, han llamado la atención al Estado español por las numerosas torturas. En este Estado, y hay que decirlo claro, es delito contar la verdad. Literalmente, a los hechos me remito.

Hay quienes creen que mi primera condena a 2 años de prisión en la AN, fue sobre todo por apoyar la lucha armada revolucionaria en mis letras. Pero no, en el juicio quedó demostrado que la canción que más les había jodido fue la de “Libertad camarada Arenas”, en la que exigía la libertad del Secretario General del PCE (r) que jamás ha practicado la lucha armada aunque evidentemente, como comunista consecuente, se haya negado siempre a condenar que los oprimidos se defiendan con esta. Esta canción les molestaba tanto porque quieren ocultar la cadena perpetua encubierta que sufre Manuel Pérez Martínez y las lamentables condiciones en las que lo tienen, queriéndolo exterminar negándole la asistencia médica en numerosas ocasiones (aún espera una urgente operación que necesita para no quedarse ciego de un ojo). Pero sobre todo, tienen miedo a que se conozca al PCE (r) porque implica organización y saben que sólo con organización revolucionaria puede ser derrotado su régimen criminal.

Como decía Juan Manuel Olarieta en una charla: “La represión no viene por la lucha armada, la lucha armada es una respuesta a la represión”. Señalar lo contrario no sólo es una falsedad, sino que lava la cara a esos fascistas que no nos dejan libertad ni para denunciar torturas o para indignarnos ante la fortuna de la familia real y demás parásitos a costa de negar derechos básicos a millones de personas. Además ahora no hay ninguna organización armada activa en el Estado y nunca habían condenado tanto por delitos de opinión. ¿Cuántas veces más han de demostrar a porrazos y balazos de goma que no hay libertad ni para manifestarse de forma pacífica donde queramos? ¿Cuántas detenciones por opinar hacen falta para que se asuma que no vivimos en un Estado ni mínimamente democrático? ¿Acaso los 16 inmigrantes que fueron asesinados por la Guardia Civil mientras nadaban hacia la costa española practicaban la lucha armada? Evidentemente no y para colmo, me piden más años de prisión por denunciar esos crímenes impunes.

Para entender el presente y conquistar el futuro, hay que conocer el pasado. No podemos cansarnos de recordar que si estamos así es porque no hubo ruptura alguna con el fascismo y que seguiremos sin libertades mientras tengamos este Estado. Vayamos a la raíz del problema y no creamos que partidos como Podemos, que ni siquiera pretenden acabar con la fascista Audiencia Nacional o que silencian y apoyan su represión, van a librarnos de esta. Aún hay demasiados sectores que sobrevaloran las libertades en este Estado y que nos vienen con la monserga de que sólo hablando de lucha armada irán a por nosotros. Tenemos incontables ejemplos para tumbar esa falacia tan propia de la izquierda domesticada que quiere justificar su vergonzoso discurso apegado a la legalidad. Y puestos a condenar una lucha armada, que condenen la violencia de quienes vienen armados a detenernos hasta por opinar.

 

http://contrasugenocidiodiario.blogspot.com.es/2016/12/algo-sobre-la-libertad-de-expresion.html

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: