No sea hipócrita y cínico, señor Rajoy, éste individuo que usted tanto defiende sí que es sedicioso

Dice de los independentistas catalanes, señor Rajoy, que están encarcelados y en el exilio por haber cometido delito de sedición y, ¡ahí es nada!, también de rebelión. Graves acusaciones que ni usted mismo se las cree —entre otras cosas porque la violencia, necesaria para cometer tamaños delitos, únicamente ha sido utilizada por parte del Gobierno que preside, vía Policía Nacional y Guardia Civil—. Usted está satisfecho de haber aplicado el artículo 155 de la Constitución, así como de la decisión de la jueza, que lleva el caso, de encarcelar a los legítimos miembros del Govern de Catalunya. Asegura que se debe acatar las decisiones de la justicia.

Sin embargo, señor presidente, usted nunca ha dudado en alentar a la oposición ultraderechista venezolana en su claro intento de derrocar al legítimo Gobierno Bolivariano. Todo el mundo sabe que algunos de ellos —como es el caso de Leopoldo López y Freddy Guevara— instigando a la violencia para intentar conseguir su sedicioso propósito.

¿Por qué usted actúa de tan hipócrita y cínica manera? López cumple condena en arresto domiciliario, Guevara ha perdido su inmunidad parlamentaria y, en un intento desesperado de huir de la justicia, ha pedido apoyo en la Embajada de Chile en Caracas.

Hace unos días, cuando por orden del Tribunal Supremo de Justicia —TSJ—, Guevara fue despojado de su impunidad, su Gobierno condenó el hecho. Actitud, sin duda, injerencista y extremadamente grave. Señor Rajoy, usted y su Gobierno se retratan: sólo reconocen a “su” justicia, aquella que controlan, y se arrogan el derecho de condenar y combatir las decisiones del TSJ de Venezuela cuando éste —he aquí su “delito”— dificulta sus enormes apetitos imperiales.

Y nada más, señor presidente. Veamos quién es Freddy Guevara, ese fascista individuo que usted tanto admira y defiende. Así lo retrata la AVN.

En nombre de la democracia, Freddy Guevara, un estudiante con ganas de organizar una “Revolución de colores” diseñada desde el extranjero, irrumpió como parte del movimiento estudiantil “Manos blancas” en 2007.

Ese grupo estaba conformado por jóvenes de clase media y alta que se autoproclamaron “resistencia” ante el supuesto régimen autoritario de Hugo Chávez y en defensa de la televisora privada RCTV ante el cese de su concesión, llevando el germen de la sedición callejera que tendría su mayor eclosión diez años después, con su instigación a la violencia mediante las guarimbas que en 100 días dejaron 124 muertos entre abril y julio de 2017.

El entonces cursante de Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello y discípulo de la USAID (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional) tomó protagonismo en su campaña por el “No” en el referéndum constitucional de 2007 para la reforma de la Carta Magna, que el 2 de diciembre de aquel año no fue aprobada por mayoría simple.

Luego, sería electo en 2008 concejal metropolitano y en 2009 miembro fundador del partido de ultraderecha Voluntad Popular (VP), junto a Leopoldo López, otro instigador a la violencia que en 2014 impulsó el plan golpista “La Salida”, que ocasionó la muerte de 43 venezolanos y por el cual fue juzgado.

La cifra quedaría corta en 2017, luego de que Guevara, ahora diputado electo (2015) y nombrado primer vicepresidente de la Asamblea Nacional burguesa en desacato para el segundo período de sesiones, dirigió, junto a otros activistas de la ultraderecha, una ola de acciones violentas de sedición contra el Estado del cual forma parte como miembro del Poder Legislativo, además de promover una intensa campaña internacional solicitando el bloqueo económico, la intervención extranjera y creación de un gobierno paralelo.

En la entrevista del medio digital Breinguash, en mayo de 2016, titulada “De una banda de rock a diputado”, el exvocalista expresa que su meta es “dominar el mundo”; sin embargo, el perfil que de él hace el medio es el de alguien “algo rochelero, hablador y al mismo tiempo despistado”, por lo que seguramente le ha sido fácil encontrar algún Pokemón en el Hemiciclo y ligeramente confesar en una entrevista de televisión que fumó marihuana, pero no “bromas de esas raras”.

También le gusta dar ultimátums, promover la cacería de brujas contra hapistas y llamar a la violencia, como sus pares, Julio Borges, Juan Requeséns, David Smolansky, Yon Goicochea y Lorent Saleh, a quienes la mediática privada les realzó el protagonismo. Bajo este hay una genuflexa subordinación política a la derecha internacional, evidenciada constantemente, como lo muestra la reciente foto que se hizo con Mariano Rajoy, en su gira pro injerencismo contra Venezuela que lo llevó a España.

El álbum de familia también incluye fotos en acciones sediciosas de calle y estrechando las manos de elementos miembros de las escuadras violentas, que, con un mínimo de componente estudiantil, causaron destrozos y muertes, tan amargas como los tuits con los que promovió el odio.

Ahora el Tribunal Supremo de Justicia solicita a la Asamblea Nacional Constituyente que se levante la inmunidad del diputado de derecha, luego de que el Ministerio Público entregara los fundamentos sobre presuntos hechos punibles, como asociación y uso de adolescentes para delinquir e instigación pública continuada, delitos comunes cuyo juicio corresponde a tribunales ordinarios.

“¿Asumirás las consecuencias de esa violencia que se está generando?”, le preguntó una periodista en una violenta jornada de calle los primeros días de abril, a lo que contestó: “Yo no tengo miedo de lo que haga este maldito gobierno. A mí me eligieron para sacar a esta gente”.

Ahora tiene prohibición de salida del país quien entonces fuera el primer promotor de los trancazos.

 

Freddy Guevara con guarimberos

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email
A %d blogueros les gusta esto: