Ninguna sorpresa: Ya en 1986 Javier Ortega Smith era un gran admirador de la Falange Española

El diputado electo por Vox y El candidato a la alcaldía de Madrid por Vox recién electo diputado, Javier Ortega Smith, escribió en 1986 (contaba entonces con 18 años de edad) un artículo que le delata como ferviente admirador de Falange Española.

El texto se publicó en el Boletín Así (Ciudad Lineal. FE-JONS) y, titulado “No olvidar”, conmemoraba el 50 aniversario de la muerte de los líderes fascistas José Antonio Primo de Rivera, Ramiro Ledesma, Julio Ruiz de Alda y Onésimo Redondo.

El documento, que lo ha recuperado La Marea, contiene frases como “No podemos olvidar el pasado de la Falange, no podemos olvidarnos de aquellos momentos de elaboración de nuestra doctrina, momentos en los que nuestros mejores José Antonio, Onesimo, Ramiro, Julio, crearon la doctrina más joven y grande de Europa”.

El autor insistía en el artículo que la doctrina falangista “será reconocida por el pueblo español y su juventud hasta ganar España”.

Creo que no hace falta añadir más para concluir que el señor Javier Ortega Smith es un fascista de los de toda la vida.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. Otro que tampoco es ni nazi, ni fascista, ni falangista, ni racista, ni machista...., pero......

    Todo el mundo sabe, a ciencia cierta, que el falangismo es TERRORISMO Y GENOCIDIO DE ESTADO FRANQUISTA, por mucho que quieran teorizar algo diferente, lo cual es lícito (ponerse a teorizar lo que cada cual quiera); todo el mundo sabe, a ciencia cierta, que el falangismo pretende un ESTADO VIOLADOR, ANIQUILADOR, EXPOLIADOR, COACCIONADOR, MILITAROIDE, EXTERMINADOR DE LA SOCIEDAD CIVIL, ETC., ETC., ETC., es decir, puro y duro TERRORISMO Y GENOCIDIO DE ESTADO.

  2. Lo sabrás tú y todo el resto de indocumentados que no se ha preocupado de acercarse con una postura aunque crítica, sin prejuicios a una doctrina que fue adulterada, manipulada, tergiversada y eliminada por un franquismo que carecía de principios ideológicos.
    Unir en la misma frase falangismo y franquismo si uno es riguroso no puede combinarse si no es para destacar un planteamiento político contrario a un régimen dictatorial, patriotero y conservador.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*