NICARAGUA. Los grupúsculos de derechas que defienden Sergio Ramírez y Gioconda Belli incendian centro educativo (introducción y noticia)

Introducción

En su afán de exponer el furibundo odio que le profesan al Gobierno de Nicaragua, el premio Cervantes y asalariado del diario El País (Grupo PRISA), Sergio Ramírez, así como la también escritora Gioconda Belli, aseguran que la violencia que se vive en la patria de Sandino la ejerce legítimamente “el pueblo” para tratar de derrocar a un “gobierno tirano”. No importa que “el pueblo” al que ellos se refieren se resuma realmente a grupúsculos derechistas que arrasan con todo lo que se les ponga por delante, sin importarles las personas que también se llevan por el camino.

El pasado 23 de abril, ambos escritores (sandinistas hace años, renegados hoy) participaron en Madrid en un acto de protesta contra el Gobierno de Ortega. “Queremos que nos devuelvan la democracia, la libertad y la paz, que no puede ser una paz con engaños ni una negociación a espaldas de los jóvenes que están luchando en las calles de Nicaragua”.

Para el escritor y la escritora (esta última visitó Euskal Herria recientemente para promocionar uno de sus libros publicado por la Editorial Txalaparta, y el diario GARA le hizo una entrevista en la que decía más de lo mismo) los grupúsculos de vándalos son revolucionarios.

Ortega es criticable, sin duda, como cualquier otro presidente, pero disparar las balas críticas desde las trincheras del Grupo PRISA les resta toda credibilidad y les presentan como lo que hoy en día realmente son: un par de reaccionarios.

 

La noticia

Grupos delincuenciales incendiaron el Instituto Central Carlos Vega Bolaños en el municipio nicaragüense de Masaya (oeste), en medio de la ola de violencia que persiste hoy en este país.

Tras una jornada violenta, individuos calificados aquí de vándalos quemaron el centro educativo, saqueado días atrás.

Según muestran imágenes televisadas, la Dirección General de Bomberos intenta sofocar las llamas y evitar la expansión del fuego, después de confirmar que no hay pérdidas humanas.

En la emblemática institución estudian más de tres mil 700 alumnos en las modalidades de preescolar, primaria y secundaria, según informaron medios periodísticos locales.

Durante la jornada del sábado también quemaron un restaurante en el mercado de artesanías, saqueado y quemado en varias oportunidades, desde el inicio de la crisis el 18 de abril.

Además, individuos encapuchados, con armas de fuego y morteros, realizaron actos terroristas en contra de la delegación de la Policía Nacional en ese municipio, lo que causó daños en la parte exterior de la instalación y creó terror y pánico entre los vecinos del sector, de acuerdo con un reporte de las fuerzas del orden.

Los uniformados repelieron ese acto criminal y capturaron a 11 delincuentes, que portaban armas de fuego y artesanales. Conforme a la fuente, los detenidos tienen antecedentes penales de robo con intimidación, fuerza y violencia.

La Policía también confirmó el secuestro de un trabajador de la Alcaldía Municipal, así como actos terroristas perpetrados contra la población, y el incendio a tres viviendas y daños a otras cuatro.

Esta situación de inestabilidad, inseguridad y vandalismo la viven los pobladores de Masaya desde hace más de 40 días, denunció la presidenta ejecutiva del Instituto Nicaragüense de Fomento Municipal, Guiomar Irías.

La llamada Ciudad de las flores se encuentra destruida tras cuatro días consecutivos de ataques, saqueos, secuestros y quemas a instituciones públicas y más de 140 negocios.

Desde el inicio de la crisis, grupos opositores provocaron 67 incendios en el país, y en 34 casos los bomberos no pudieron llegar debido a los bloqueos de vías impuestos por esos sujetos, aseguró ayer la institución.

El gobierno denunció que la situación de violencia delincuencial es generada por grupos políticos de oposición con agendas específicas, lo cual constituye una conspiración que viola la Constitución.

La escalada de agresiones estalló en esta nación centroamericana contra reformas gubernamentales al seguro social, más tarde derogadas, pero que no detuvieron las protestas, a las cuales se sumaron otras demandas políticas.

 

(En la imagen Gioconda Belli y Sergio Ramírez fotografiados en Madrid, durante la mencionada protesta)

 

Artículo relacionado:

  CARLOS FONSECA TERÁN. Nicaragua: El guión de la violencia

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*