Millonarios por las vacunas

Según los datos aportados por la Alianza Vacuna para el Pueblo, al menos 9 personas relacionadas con empresas farmacéuticas se han convertido en multimillonarias. Entre ellos se encuentran los ejecutivos de BioNTech y Moderna, Ugur Sahin y Stéphane Bancel.

Sus fortunas ascienden en el caso de Stéphane Bancel a 4 mil 300 millones de dólares y en el caso del presidente y cofundador de BioNTech, Ugur Sahin, a 4 mil millones. Los otros multimillonarios en las industrias farmacéuticas han tenido incrementos acumulados de sus patrimonios por 32 mil 200 millones de dólares.

Oxfam indicó en un comunicado publicado antes de una cumbre del G20 sobre salud en Roma que «esas nuevas fortunas surgieron gracias a las ganancias descomunales de los grupos farmacéuticos que tienen el monopolio sobre la producción de vacunas contra el covid-19».

Sus enormes beneficios provienen en su gran mayoría de las inversiones de dinero público que los diferentes estados han destinado a fabricar y comprar el único tratamiento conocido hasta la fecha para combatir el COVID-19. Y es que las corporaciones farmacéuticas utilizan patentes y otros derechos de propiedad intelectual para evitar que otras compañías fabriquen las vacunas o los medicamentos que han desarrollado.

Según Oxfam, la fortuna acumulada de los nueve multimillonarios permitiría vacunar 1.3 veces al conjunto de países de ingresos bajos los cuales solo han recibido 0.2 por ciento de las vacunas producidas en el mundo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya advirtió que las diferencias entre naciones ricas y pobres para adquirir las dosis es gigantesca: los países considerados “pobres” suponen en torno a la mitad de la población mundial, sin embargo, tan solo cuentan con el 17% de las vacunas, mientras los “ricos”, que no llegan a acumular el 15% de la población, disponen del 45% de ellas.

Desbloqueo de las patentes de las vacunas

El Parlamento Europeo pide liberar las patentes de las vacunas contra el coronavirus. Y lo ha hecho por medio de una enmienda presentada por el grupo de La Izquierda dentro de una resolución aprobada para «acelerar el progreso y abordar las desigualdades para poner fin al sida como una amenaza para la salud pública para 2030», tal y como recoge elDiario.es.

La enmienda, aprobada por 293 votos a favor, 284 en contra y 119 abstenciones, pide a la UE «que apoye la iniciativa de India y Suráfrica en la Organización Mundial del Comercio para una exención temporal de los derechos de propiedad intelectual para las vacunas, equipos y tratamientos contra la COVID-19, e insta a las compañías farmacéuticas a compartir sus conocimientos y datos a través de la herramienta Technology Access Pool (C-TAP) de la OMS».

Hace un mes, fue presentada la misma enmienda y votaron en su contra el Partido Popular Europeo (PPE), los socialdemócratas (S&D) y los liberales (Renew Europe). Esta vez, sin embargo, los socialistas han votado a favor, al igual que los Verdes, que ya lo hicieron en abril.

En relación a la resolución relativa a las patentes quedó demostrado que conservadores, liberales, el Consejo (los Gobiernos) y la Comisión Europea no apuestan por la liberación de las patentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tu colaboración
para poder seguir informando
ES76 0081 7414 8100 0102 0806

Suscríbete a nuestro Newsletter