Miguel Bosé (el progre, el de la «ceja» y su apoyo a ZP, ¿recuerdan?) se alía con la ultraderecha

El personaje ha usado Twitter para posicionarse sobre Venezuela junto a los golpistas, adjuntando un vídeo sobre «la magnitud y brutalidad de la represión del Gobierno venezolano». «Basta ya, Maduro, basta ya», «estás matando a tus hermanos, a tu pueblo».  «Que Dios te fulmine».

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

4 comentarios

  1. Que se puede esperar de personajes como M. Bosè , Ana Belen , Victor Manuèl y un largo etc , que no tienen escrupùlos en amorrarse al pilòn del regimen , aùnque despuès se tengan que enjuagar la boca con Listerine . ¡¡¡TODO POR LA PASTA !!!

  2. Payaso vividor.

  3. Lo peor de toda esta gentuza es que están en el sitio que están porque generan un caldo de cultivo.

    Y en esa sopa boba se pretende mover una gran parte de la comodidad social que presupone el engranaje de la «clase media» (en palabras de Hegel: «la clase de LA cultura»; y repárese en ese LA, porque esa cultura no tiene nada que ver con la inmensa cultura que poseen realmente en sus manos, en sus sabios quehaceres las clases trabajadoras) para que el sistema de explotación social siga funcionando como funciona (muy bien: para la élite explotadora; y muy mal: para la inmensa mayoría; pero, manifiestamente mejorable para aquell@s que viven de embaucar. de generar «fraude económico, social, político, jurídico, estético, religioso, etc»).

    Son este tercer grupo el que hay que analizar continuamente y al que pertenecen sujetos como los Bosé y tantos otros «creadores de opinión cultural», que ilusionan con su falsa conciencia, con sus poses, sus amaneramientos (haciéndonos creer que sus posturas son dignas de ser imitadas, etcétera y etc)

  4. Lo peor de toda esta gentuza es que están en el sitio que están porque generan un caldo de cultivo.
    Y en esa sopa boba se pretende mover una gran parte de la comodidad social que presupone el engranaje de la “clase media” (en palabras de Hegel: “la clase de LA cultura”; y repárese en ese LA, porque esa cultura no tiene nada que ver con la inmensa cultura que poseen realmente en sus manos, en sus sabios quehaceres las clases trabajadoras) para que el sistema de explotación social siga funcionando como funciona (muy bien: para la élite explotadora; y muy mal: para la inmensa mayoría; pero, manifiestamente mejorable para aquell@s que viven de embaucar, de generar “fraude económico, social, político, jurídico, estético, religioso, etc”). ¿Quién en su sano juicio diría que un personaje como «Miguel Bosé» es músico como Mozart o Liszt? ¡Hace falta una degeneración total de la sensibilidad, del entendimiento y de la razón para hacernos pasar «gato» por «liebre»!

    Son este tercer grupo el que hay que analizar continuamente y al que pertenecen sujetos como los Bosé y tantos otros “creadores de opinión cultural”, que ilusionan con su falsa conciencia, con sus poses, sus amaneramientos (haciéndonos creer que sus posturas son dignas de ser imitadas, etcétera y etc).

    Bueno, realmente hay que analizar los tres niveles con bastante calma y detenimiento. Pero, podríamos decir que el primer y segundo grupo se diferencian del tercero en que una vez que se capta su forma de actuar se comprueba que no varían casi nada. Sin embargo, el tercer grupo no para de moverse. De ahí que sea una trampa esa falsa movilidad, esa generación creadora que aparece súbita y espontáneamente a diario.

    Se podría decir volviendo a usar las palabras de Joseph SCHUMPETER, pero desde otro punto de vista, que esa «clase media pseudocultural» representa la «continua creación destructiva» que forma parte de la lógica interna del sistema capitalista. De ahí que ese grupo sirva a diario para legitimar, justificar, valorar positivamente (pues de alza de valores crematísticos en la Bolsa de la Basura diaria se trata) lo más destructivo: la negación de otra sociedad radicalmente alternativa -comunista para más señas- a la suciedad existente y asfixiante realmente.

    Cuando se les necesita, ahí están. No hay fuga del sistema que no corran prontos y raudos a suturarla y taparla.

    Y la Venezuela bolivariana es un peligro para sus miserables entendederas políticas. No saben ver lo obvio: que es la derecha política la que está organizando el caos. La que no acepta que en la Venezuela chavista haya una división cuatripartita de poderes que no comulguen con la inexistente división europea de poderes. Es un mito que en la España actual haya una real división de poderes. Piénsese en los entramados y se verá la realidad de esa mentira. Es, por desgracia, lo mejor de nuestro tiempo. Que ya no se pueden tapar las evidencias. Las costuras saltan a la vista. Pero, para que no se vea se necesita del trabajo de esos grupos a los que un alias llamado «Miguel Bosé» sirve como un bandido…

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: