MÉXICO. Presidente López Obrador: «No era yo militante del Partido Comunista, pero sí apoyaba yo a los luchadores sociales»

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, rechazó este miércoles haber sido comunista como señalan archivos de inteligencia desclasificados por su mismo gobierno y entre los que se incluye un expediente sobre sus actividades políticas durante décadas.

El izquierdista hizo el desmentido después que el diario El Universal difundió el expediente en el que se señala que López Obrador se rodeó de militantes de grupos comunistas cuando tuvo un cargo público en los años 1970, cuando militaba en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que por siete décadas ejerció un gobierno de partido único.

«Muchas cosas ahí (son) inventadas. Ahí viene por ejemplo que era yo miembro del Partido Comunista (…) y que yo apoyaba y financiaba a ese partido y a otros de izquierda. No era yo militante del Partido Comunista, pero sí apoyaba yo a los luchadores sociales», dijo el presidente en conferencia de prensa.

El mandatario ordenó abrir esta semana los archivos de los servicios de inteligencia que han existido en México desde hace un siglo y donde se recogen episodios como la persecución de opositores, sobre todo entre las décadas de 1960 y 1980, etapa denominada por historiadores como «Guerra sucia».

Aunque es señalado de comunista, un militante del extinto Partido Socialista Unificado de México tilda a López Obrador también de «traidor» a la izquierda por, presuntamente, haber provocado divisiones entre organizaciones de su estado natal de Tabasco para beneficiar al PRI.

En el contexto de la «Guerra Fría», el comunismo fue perseguido en varios países latinoamericanos que eran gobernados por dictaduras de derecha respaldadas por Estados Unidos. Muchas recurrieron a brutales métodos de represión para mantener a raya a grupos vinculados con esta ideología.

«Se cometieron grandes injusticias por etiquetar a luchadores sociales. Se reprimió mucha gente. Campesinos, que ni sabían qué era el comunismo y fueron acusados y reprimidos por eso. Entonces, nunca más un régimen autoritario que persiga a las personas por sus ideales», añadió el mandatario.

Hasta la fecha, detractores del mandatario denuncian que detrás de posturas de su gobierno como la de mantenerse neutral frente al gobierno venezolano de Nicolás Maduro -condenado como dictadura por la mayoría de países de la región-, se ocultan simpatía y afinidad ideológica.

Las consultas de los archivos, ubicados en la antigua prisión de Lecumberri, en el centro de la capital, son libres y sólo quedan en reserva datos protegidos por ley, como los de menores y la vida privada de los ciudadanos.

 

informdor.mx

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. PartisanaIlustrada

    Una vez más vemos que Marx y Engels acertaron plenamente con la primera frase de El manifiesto del Partido Comunista: «un fantasma recorre»… y sólo ha sido eso un fantasma.

    Y para entender a ese fantasma hay que entenderlo en su texto y en su contexto. Pues ese fantasma es un fantasma porque carece de forma, de cuerpo, de organización, o sea: es algo que carece de materialidad corpórea, tangible y visible. Y por eso ese fantasma comunista había que empezar a organizarlo en forma de partido, pues mientras siga como movimiento se tratará como una simple nebulosa sin cuerpo, sin fuerza y sin alma.

    Y era necesario darle forma a ese fantasma. Pero, ¿se le ha dado alguna vez? Por desgracia, no. Cuando estudiamos la historia contemporánea el comunismo ha seguido siendo un fantasma incorpóreo, donde nadie ha sabido ni siquiera darle forma, ni definirlo, ni conceptualizarlo.

    Se le ha atacado tanto por tierra, por mar como por aire. Ha sido o bien siempre descalificado como algo imposible, utópico, irrealizable. O bien como algo satánico, diabólico, etc

    Y hasta aquellos que se han sentido dentro de su paraguas político no han tardado mucho en decirle a todo el mundo que no era el momento de ponerlo en práctica, que si el momento histórico no era el adecuado, que si las condiciones revolucionarias aún no eran las más propicias, etc O sea: que con el comunismo ocurre una cosa curiosísima, pues nunca parece que ha existido y ya se le ha dado por muerto mil millones de veces.

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: