MÉXICO. El presidente “progre” se ríe del coronavirus y exhibe su irresponsabilidad haciendo el mamarracho

Introducción

Calificar de mamarracho a un individuo (sea presidente o barrendero) que, en medio de una crisis mundial provocada por la pandemia del coronavirus, se dedica a girar, a darse baños de masas mostrando amuletos (un trébol de seis hojas, por ejemplo) como algo protector de todos los males, incluido la citado virus, no es un insulto, es lo que corresponde. Aún diríamos que nos quedamos cortos. ¿Qué autoridad va a tener semejante irresponsable cuando se vea en la necesidad de ordenar, a sus gobernados, confinamientos y otros sacrificios llegado el más que probable caso? Esta claro que ninguno.

Realmente, alguien debería decirle al tal AMLO que deje de intentar hacerse el gracioso, que se le da muy mal, y que dedique sus esfuerzos a levantar el devastado México que gobierna y, ahora mismo, sobre todo a proteger a la población mexicana. El coronavirus no es ajeno a ella. De hecho, actualmente existen más de cien casos diagnosticados, y todo el mundo sabe cómo se propaga en muy pocos días.

Más vale que recurra a la ciencia y se deje de amuletos y demás idioteces; en definitiva, de hacer el mamarracho con cosas tan serias.

La noticia

En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador acumula cuestionamientos a diario porque, con 118 casos confirmados y un muerto en un país de 120 millones de habitantes, mantiene su decisión de postergar al máximo la aplicación de medidas extremas como el cierre de fronteras o la imposición de una cuarentena. El principal motivo es no exagerar con restricciones que impactarían negativamente en la economía. Si tiene o no razón con esta estrategia, se sabrá con el tiempo.

Lo que sí ha quedado claro por ahora es que el presidente mexicano está muy lejos de actuar con responsabilidad. Después de que el subsecretario de Salud y vocero de la crisis, Hugo López-Gatell, le recomendó a la población salir lo menos posible y evitar contactos físicos con otras personas, López Obrador continuó realizando giras en los estados con actos masivos y recorridos en los que, rodeado por multitudes, se dejó besar y abrazar.

A sus 67 años, el presidente forma parte de la población de riesgo, pero cuando López-Gatell fue cuestionado sobre la posibilidad de que contagiara o fuera infectado, el funcionario dijo que López Obrador tenía «fuerza moral», no «fuerza del contagio», e incluso deseó que le diera coronavirus porque seguramente se curaría y después sería inmune, lo que es incorrecto porque en otros países ya se demostró que hay casos reincidentes.

López Obrador respondió a las críticas con el aviso de que suspenderá las giras cuando se lo indique el subsecretario, pero luego, en otras conferencias, se negó a usar alcohol en gel y presumió entre risas sus amuletos contra la pandemia: un billete de dos dólares, un trébol de seis hojas y la oración: «Detente enemigo, que el corazón de Jesús está conmigo». Cual superhéroe, los definió como su «escudo protector».

 

(La noticia con información de RT)

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email
A %d blogueros les gusta esto: