MÁXIMO RELTI. «Ignacio Fernández Toxo, el llamamiento de un miserable»

Por fin, tras múltiples cabildeos con la dirigencia de la «izquierda»socialdemócrata, el Secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, se ha atrevido a asomar su patita y dejar clara cuál es su posición en relación con la guerra de Siria. Este mismo martes, 20 de diciembre, el dirigente de CC.OO. solicitó en un comunicado hecho público en la mañana de ese día, que la «comunidad internacional frene la brutalidad y la represión en Alepo».

Si se atiende a la «solicitud» del dirigente de este sindicato amarillo, podría creerse que la guerra de Siria comenzó  anteayer. La terrible verdad es, sin embargo, que durante nada menos que cuatro años  el pueblo sirio ha venido soportando una cruenta intervención extranjera en su territorio,  protagonizada  por  grupos  del yihadismo ultraconservador que han estado públicamente  financiados por países occidentales  tales como los Estados Unidos, Inglaterra y Francia, así como por las monarquías feudales reaccionarias de Oriente Medio.

Durante el transcurso de esa guerra casi  400.000 sirios han perdido la vida como consecuencia de  la acción de esos grupos terroristas, cuyas imágenes de violencia y terror han sido contempladas por todos aquellos que han deseado informarse de lo que realmente  estaba sucediendo en ese país.

Durante todo ese tiempo, los medios de comunicacion occidentales,cómplices necesarios de los proyectos militares e injerencistas de sus respectivos gobiernos, han silenciado miserablemente la gigantesca tragedia que se estaba desarrollando en Siria.
Y es  ahora, justamente cuando el Ejército sirio y sus aliados rusos, iraníes y libaneses  están acabando con los grupos de asesinos que han aterrorizado ese territorio durante casi un lustro, cuando el presidente Rajoy, los medios de comunicación y la «izquierda» del sistema, de repente,  ponen el grito en el cielo reclamando que  «pare la guerra». Tras ese pacifismo deúltimo minuto se esconde, realmente, el hecho de que la OTAN y sus aliados no contaban con una derrota de los contigentes militares que que ellos mismos habian pertrechado y actuaban en ese territorio bajo sus órdenes, sino todo lo contrario.

Resulta difícil creer, pues, que el desesperado llamamiento  realizado este martes por el Secretario General de CC.OO., para que «la comunidad internacional intervenga en Siria» pueda ser inocente. Responde, sin duda,  a una estrategia combinada entre los gobiernos europeos, la «izquierda»institucional y los medios de comunicación.

Ignacio Fernández Toxo se atreve a alegar ahora que

los gobiernos deben dar cumplimiento a aquello comprometido en la Convención de Ginebra, la Carta de los Derechos Fundamentales de Naciones Unidas y en las directivas europeas vigentes y, si no quieren hacerlo, que tengan el coraje de decirle al mundo que retiran su firma de esas convenciones”.

Que este sujeto hable a estas alturas  de la Convención de Ginebra y laCarta de los Derechos fundamentales de las Naciones Unidas  solo puede interpretarse como una  ironía tan macabra como repugnante, tratándose de lo que se trata. Durante años, yihadistas jaleados y financiados por las potencias hegemónicas  han sido protagonistas de un enfrentamiento que violaba todos los acuerdos internacionales sobre  la independencia de los pueblos. Sin embargo, jamás se escuchó ni un solo susurro salido de la boca de Fernández Toxo reclamando la paz y la no injerencia extranjera en los asuntos internos deSiria. Por ello, su presente conducta no puede interpretarse ni como un error ni como un desvarío. Se trata, simplemente, de una concertada  conspiraciónde la que, probablemente, algún día tendremos conocimiento.

 

¿QUIÉNES SON «LA COMUNIDAD INTERNACIONAL»?

 

En el comunicado dado a conocer este martes el dirigente sindical  expresaba,  textualmente, que:

“Tras la caída de Alepo por las fuerzas gubernamentales del régimen de Bashar Al Asad y las masacres ocurridas en esta ciudad, Comisiones Obreras expresa su absoluta repulsa y condena por la brutalidad de la represión en la ciudad siria”.

La verdad es que sólo un canalla o un amnésico puede atreverse a hablar, solo ahora, de que lo que se está produciendo en Siria es brutalidad y represión. A través de las redes sociales hemos podido visualizar , – dia sí, día no- lo que era   realmente la brutalidad de los degollamientos a través de los primeros planos que nos ofrecían, con todo lujo de macabros detalles, los cameramans del yihadismo ultraconservador. ¿No  se asomó nunca entonces el Secretario general de CCOO a los vídeos de youtube u otros servidores más directos para contemplar la auténtica  brutalidad?   Y si lo hizo, ¿por qué no se atrevió a emitir ni un solo comunicado de protesta o de solidaridad con los degollados, una buena parte de ellos cristianos, por cierto?

Por otra parte, cada día  les va a resultar más difícil a quienes se sitúan al lado de las potencias hegemónicas hablar inocentemente de la «Comunidad internacional», como si  ese concepto abstracto fuera una expresión beatífica de la neutralidad, la justicia  y la paz.

Hay que esforzarse mucho para no recordar que fue esa misma«comunidad» la que intervino hace cinco años en Libia, convirtiendo a ese país en lo que hoy se ha dado en llamar «un Estado fallido». No puede uno tampoco  olvidar que fue esa «comunidad internacional»  la que , encabezada por las tropas estadounidenses, se instaló en Afganistán, sumiendo a ese país en una guerra infinita.

Quienes cuentan con más de 40 años de edad, podrán recordar también cómo en la década de los años 90 esa misma «comunidad internacional»descuartizó a un país, Yugoslavia, convirtiéndolo en un mosaico de piezas enfrentadas,  con el claro objetivo de hacerlo más manejable  para los intereses económicos y estratégicos del gran capital europeo y estadounidense.

Todo esto lo sabe Ignacio Fernández Toxo. Él no es un hombre ignorante.  Esa es la razón por la que no tenemos ningún reparo en decir aquí y ahora que el dirigente de Comisiones Obreras, un sindicato con una gran historia, sin duda, pero con un presente infame, es,  simplemente, un miserable.

 

canarias-semanal.org

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: