Manifestantes encierran a políticos en el Parlamento de Polonia

Cientos de manifestantes de oposición bloquearon la noche del viernes al sábado las salidas del Parlamento de Varsovia, dejando encerrados durante varias horas a los parlamentarios del gobierno, incluyendo a la primera ministra, Beata Szydlo, y al líder del partido oficialista, Jaroslaw Kaczynski.

Varias decenas de diputados de la oposición bloquearon primero el hemiciclo del parlamento polaco y fueron secundados por manifestantes que llegaron al edificio para protestar contra un proyecto de reglamento que limita el acceso de la prensa a los parlamentarios.

Poco antes de las 03H00 hora local (2H00 GMT), un cortejo que transportaba a Szydlo, Kaczynski y a otros dirigentes del partido conservador en el poder, Derecho y Justicia (PiS) logró traspasar el bloqueo.

Por la noche la protesta continuaba con la llegada de más y más participantes y un grupo de parlamentarios decidió permanecer en el edificio.

La manifestación, convocada por la tarde por el movimiento de defensa de la democracia KOD, tenía por objetivo protestar a favor de la libertad de los medios, y denunciar otras controvertidas reformas introducidas por el PiS, en materia de educación, justicia y medios públicos, entre otras.

Desde la mañana, más de veinte medios polacos, entre ellos varias televisiones comerciales, diarios como Gazeta Wyborcza y Rzeczpospolita, y dos grandes radios privadas, habían decidido no cubrir la sesión parlamentaria, en la que también debía votarse el presupuesto de 2017.

El nuevo reglamento, que debe entrar en vigor el 1 de enero, solo autoriza a dos periodistas acreditados permanentes a acceder a la tribuna de prensa del parlamento y les prohíbe tomar fotos o grabar vídeos.

De esta forma, explican sus detractores, se evita que los diputados sean vistos incumpliendo el reglamento de la cámara, por ejemplo, votando por un compañero ausente. A partir del año próximo, solo serán difundidas las imágenes oficiales. En virtud de la nueva norma, los periodistas tendrán que trabajar en un centro de medios situado en otro edificio distinto de la sala plenaria, donde la prensa puede interpelar fácilmente a los parlamentarios.

Y aunque el PiS asegura que estas medidas se han tomado para facilitar el trabajo a diputados y periodistas -una iniciativa que «nada tiene que ver con reducir la transparencia», según el diputado de la mayoría Arkadiusz Mularczyk-, desde el jueves decenas de periodistas empezaron a protestar, incluidas algunas caras conocidas de los grandes medios polacos, y han enviado una carta a los presidentes de ambas cámaras legislativas pidiendo la retirada del proyecto en cuestión.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*