MAITÉ CAMPILLO. «Sobre el curso del río Rojo»

“Sin oficio no se puede alcanzar nada. Pero, ¿qué vamos a comunicar con el oficio, de qué va a servir?” (D` Clurman, actor, maestro, productor, director de cine y teatro, crítico teatral…)

Llegan ovaciones de calles y sueños que se reafirman

Cristiandad mundana la de Tiago Apóstol ‘el santo’, compartida raíz fonética de historia en tren de cercanías con Santas Martas, cuyo poderío conjuró jarrones de agua divina además de toallas secantes purificadoras en lavatorio esencial

“pandemias”, visión futurista sobre reconversión capitalista encarrilada en ardiente ofrenda hospitalaria en peregrinaje de los descamisados de la tierra. Decir, se dice que se desvivía el chiquillo en santas plegarias, ante los tremendos desfiles que en su honor fomentarían brindando ampollas y reventonas, además de clausuras santas, por esclavas del señor entre censuras sobre frontera. Ganóse la distinción de domador de almas, por su empeño en ventoleras sobre los cerros del mundo, domando y con el mazo dando aflorando coronas de buitres sobre los campos de batalla. El camino que el Don iba imponiendo, otros más contemporáneos no menos ‘santos’ que él, lo aprovecharon acomodando la usura como agua para el sediento; expandieron precios fabulosos sobre casa y silla vía Finisterre, transformando sus fervientes creencias, en caudal por pasión eterna y demás aventuras misteriosas sobre tierra. No se sabe cómo ni por qué, Santas Martas, estación vía hacia León, pasó a llamarse por voluntad popular ‘Claridad’ -que no hay que confundir con ‘caridad’- pues decir, dicen que el populacho así la bautizó, por ser vía solidaria de comunicación indiscutible de una claridad tan asombrosa como evidente entre rastrojos, valles, montañas a pié y sobre vía directa a la memoria histórica donde un 22 de mayo de 1939 en el aeródromo

leonés Virgen del Camino, según la falange <<Aquel día todo el universo estaba contento: hasta el sol se sumó al acontecimiento de despedida a los heroicos soldados de la Legión Cóndor>>. El diario Proa, de la falange, remata la gala con la que el dictador dijo adiós a la escuadra de la muerte. Las tropas que partían dejaban un recuerdo imborrable de sus crímenes en la memoria colectiva, al desfile no podía faltar nadie. El diario de León contaba “Un gentío inmenso desbordaba la base” [Y pasaba lista…]. Transformada Santas Martas, dado los acontecimientos históricos, por estación ‘Claridad’, cruzó sobre sus vías además del hambre y la miseria de la posguerra, una rebelión de ‘martianas’ maltrechas de economía vía Altos Hornos de Bizkaia y otras fábricas, hoy todas lapidadas. Las peregrinas de economía contrarias al don de los milagros, que imponen los caminos del dios Tiago, apóstol, además de santo, en posesión sobre todas las vías pretendió acoger en su “santo seno” a cualquier pobretón y pobretona descarriada que rondara la manzana del ferrocarril, muerto de hambre y sed de agua hacia otros pueblos colindantes camino de la tierra prometida a son del botafumeiro.

¡¡Rebelasen las ‘martianas’ contra la caridad divina!! Desfilaron encaminadas hacia el tren La Robla-Bilbao, como si de un motín de contrabandistas y bandoleras se tratara dijeron algunas lenguas desatadas. Y, ya que hablar hay que hacerlo con ‘Claridad’, pues la estrechez aprieta y no siempre en vía ancha de mejor acogida en amalgama amplia de categorías, de ahí su importancia pienso, “la de las bandoleras”, digo, a las que empezó a llamarse y pienso que con razón ¡Ahí llegan las justicieras!!! Caminos en otros tiempos pintados por el pintor a forma de bosquejo como nómadas hambrientas en busca de fortuna hacia otras tierras, que no en busca de la caridad divina. Así es pues como las ‘martianas’ conquistaron dominio, personalizando acciones justicieras sus movimientos a través de los intercambios entre Bilbo y La Robla. Se dice que si a forma de divorcio social contra la “caridad” y por la devolución de las tierras que entregara la República, empeñadas en sostener el mástil de la ‘liga pobretona’ como resultado de la hoz campesina y martillo de los portavoces de talleres, del cincel y la forja, y, si decir lo dicen los campesinos descampesinados de su tierra por democracia apostólica -a la que conocer se conoce por documentada- dudarlo sería pecado. Por lo que se esparcieron a son de cruz y raya por todo lo largo de la vía agitando la causa sobre el divorcio social contra el mal gobierno de patronos, conventos y cuarteles, además de científicos que luchar luchan poco porque las pandemias no se estabilicen sobre la balanza de los más pobres de la tierra. Adquirieron pues las mentadas ‘martianas’ aplomo y dominio, suficiente para afrontar investidas y todo tipo de desagües en sabotaje sobre cañerías en plomo al grito: ¡Abajo los ajustes capitalistas contra la sal de la tierra!!!

Tras la cortina de historia una ventana a la luz. Enciende el fogón de leña una ‘martiana’, asentando caldero a la candela hierve agua para avanzar friegas antes de cena y lavativas desinfectantes que colmarán de paz ante la presencia de aroma a flores, hierbas y agua para chocolate al puchero, mientras otra de ellas, se dispone a embadurnar en miel de almendras pies y manos a forma de superar fatiga sobre los

caminos contra el capitalismo y su desierto industrial, a excepción de su turismo eterno por tierra, mar y aire hasta descomponer su propia globalización. Las observo tras la ventana preparando alimentos. Perfuman alcobas antes de disponer mesa evitando intrusos roedores, despejando el camino para la paz sobre sábanas remendadas, enarbolando cantatas sobre el cuero curtido en hierbabuena ahuyentando deformaciones sociales. Finalmente tras dar por terminada su meticulosa tarea asentaron desposeídos de sus tierras, ocupadas por caciques, y publicistas del plato flaco como fortuna en saca personalizada. Dicen algunas lenguas a forma de leyenda que las ‘martianas’ fueron vistas como guerrilleras entre cartuchos de cazador y pancartas, sobre vías del tren en tapabocas devoradas por la soledad a falta del trasiego que originó la industria de otras épocas, sobre el tren de La Robla, hoy como museo turístico, sobre el que las dio por aterrizar apenas hace unos días y descargar adrenalina hasta el hartazgo -parece que con el semblante orgulloso- haciendo florecer huellas de historia como golpe de gracia contra el bozal y la dominación extranjera, enviando sobre la emblemática estación más de 100.000 dispuestos a protegerla y desquebrantar con mano dura la paz del ego imperial. El servidor del gringo perdió el culo en tierra propia, resucitando el amo del esclavo el vuelta a la tortilla en transición al imperio en defensa de “todo lo atado y bien atado por el General” ¡¡Pendejo de demócratas!! Puñalada trapera a lo OTAN, y al frente “el somos cultura europea” en navaja de barbero albaceteña afilada por mano extranjera, cagando el buzo de los oprimidos (en peluca de Carrillo) en busca de soldados para el dominio contra ‘el mono azul y el no pasarán’, como juegos olímpicos sobre arena con huellas hasta nuestros días. Obligaron a los “indeseables” dormir en condiciones infrahumanas y bajo nubes inmensas de mosquitos voraces sobre las polvorientas explanadas de Siddi-bel-Abbés a los compases de la Marsellesa, impuso a la chusma roja y libertaria, entregarlos a la España del Caudillo y morir fusilados, o alistarse a su Legión Extrajera y pelear por ellos muriendo en selva vietnamita, haciendo de mercenario en manos de las garras imperiales, donde destacó en otro tiempo el polémico Napoleón, con sus mil soldados, vencidas sus tropas invasoras en 1808 a manos de campesinos desarmados, mientras Fernando VII escondía el rabo entre pierna y pierna, oliendo su pantalón a mierda.

Sobre la estela en arrebato a lo Platón, pero sin plato celestial por “caridad” pues siguió brillando la miseria sobre la educación en las aulas, más bien, imitando plato flaco a lo “campechano” a favor del borbón. Un espejismo de súbito hizo su visita, aprovechando el claro de luna como ratonera amasada en manos de las ‘alianzas’, papera procedente de los cocineros en trino mediático televisivo simulando ser, sobre el no ser ¡Cómo anda el servicio señoritooooo!!! Por lo que las ‘martianas’ entraron en escena calzadas contra el gas mostaza, como si de un aleteo de colibrí se tratara en vuelo, pregonando las esencias del maestro antimperialista, y el mazo sonó atronador contra las canchas… ¡¡Como te meta un piñazo!!, gritó, desnúo, un sastre al demoledor de cimientos. Sobre el siglo que pisa el talón avanzan el dorado del Estado, el del especulador de los fondos buitres, sembrando la inestabilidad a favor de los ajustes económicos y blanqueo de capital. Así es como el reo del INEM, pasa a convertirse de sabio, en ignorante de la economía de estado, de obrero ágil y risueño,

a número por la gracia de los necios, así hasta terminar mendigando en la nación que impera como tal, y serás juzgado, engrillado, para que dejes de agitar las calles y pueda oírse a gusto la sagrada homilía a favor del santo Tiago, apóstol del turismo, como rebaño, al fin de la tierra. Pero siempre habrá una voz popular a lo Machado que gritará ¡Mentira todo lo cierto!!! (Gritó desnudo de nuevo un sastre) Al que se unió un peón de albañil y aplausos de estudiantes contra las pandemias que afloran panzonas gracias a las finanzas generosas ¡Aplica la tabla de multiplicar, compañero, deja de mirar el espejo financiero, hazlo añicos para que salgan las cuentas!!! Ojo al loro, y recuerda, Christódulos Xirós se fugó junto a otros cuatro camaradas de una prisión en Atenas; siempre hay que buscar la salida eludiendo los cercos policiales del Pentágono ¡¡La Fuga del griego!! No olvides que el “gordo” llega a escasos hogares por Navidad, el flaco es siempre permanente, para la avaricia de nobles y servidores con diana en estrella sobre Oriente, el sionismo alimenta occidente, y tu, la nómina que no llega.

NOTA (sobre “política” internacional)

En Brasil, donde los evangelistas son millones, han aupado a un militar fascista al poder político, sin ellos Bolsonaro no hubiera llegado a ser presidente. En Colombia los evangélicos contribuyeron a la victoria del No a los acuerdos de paz, en el plebiscito sobre la paz en 2016. En Costa Rica, Fabricio Alvarado periodista y cantante de música cristiana, pasó en primer lugar a la segunda vuelta como candidato del partido evangélico Restauración Nacional y, si bien fue derrotado, pudo aglutinar el 40% de los votos. Guatemala, la religión evangélica prácticamente ha alcanzado al catolicismo, cuyo gobierno es presidido por Jimmy Morales, un humorista y teólogo evangélico que en sus discursos exhibe aires de predicador. El último golpe de estado en Bolivia, mostró la influencia de los evangelistas entre policías y militares haciendo numeritos fascio-religiosos en las calles y en el parlamento; y, el enemigo en casa catorce años… ¿gobernando el partido de Evo Morales y los integristas cristianos creciendo sin que nadie los haya parado? No es de extrañar que el nazi-sionista Netanyahu, diga que los evangelistas, son sus mejores aliados.

Maité Campillo (actriz y directora d` Teatro Indoamericano Hatuey)

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar