LUIS BRITTO GARCÍA. Veinte años que conmovieron el mundo

1.- El 6 de diciembre de 1998 un zambo fornido se quita el paltó y la corbata, y sube a la improvisada tribuna en el exterior del Teatro Teresa Carreño. Sin apoyo de los medios ni del empresariado acaba de ganar con 1.628.148 votos a los partidos socialdemócratas que llevan cuatro décadas años de hegemonía bipartidista en Venezuela. Se demuestra que un movimiento progresista puede llegar al poder por  vía pacífica y  electoral. Probará casi de inmediato que también electoral y pacíficamente puede derrotar el arsenal de agresiones de la derecha: golpe militar, sabotaje petrolero, conjura mediática, terrorismo, intentos de magnicidio. Convoca a elecciones para una Asamblea Nacional Constituyente y somete a referendo la aprobación de la Carta Magna. Durante las dos décadas siguientes en Venezuela llega a haber más de una consulta electoral por año, garantizada  por el que Jimmy Carter consideró el sistema electoral más perfecto del mundo.

2.- Se demuestra que un país puede utilizar sus recursos naturales para vencer el analfabetismo, llevar a la población del Desarrollo Humano Bajo al Alto, conquistar el menor grado de desigualdad en América Latina capitalista. Se argumentará que ello se debe a que Venezuela tiene recursos naturales. Pero casi todo país latinoamericano los tiene, y  durante décadas se han dilapidado en interés de las transnacionales: Venezuela los aplica a la cancelación de la Deuda Social.  Reorganiza la OPEP y asigna su justo valor a los hidrocarburos que mantienen funcionando al mundo. Sucesivamente Bolivia, Ecuador, Brasil, Argentina cursan los mismos caminos progresistas, con resultados  siempre positivos.

3.- El antiimperialismo es internacional o no lo es. Venezuela  se deshace de los vínculos que limitaban su soberanía subordinándola a los tribunales extranjeros de Comunidad Andina de Naciones,  Comisión y Corte Interamericana de los Derechos Humanos,  OEA,  CIADI. Su nueva diplomacia promueve la Alianza Bolivariana de los Pueblos,  Unasur, la Celac: organizaciones hemisféricas que rompen con la tutela de Canadá y Estados Unidos. Éste  ya tenía lista la trampajaula del ALCA para reducir a América Latina a coto privado de explotación neoliberal. En la Cumbre de Mar del Plata sufrió la mayor derrota diplomática de su historia. Una sagaz estrategia Sur Sur, orientada hacia el Asia y África,  hacia los No Alineados, con estrechos vínculos con el Caribe,  próxima a Cuba, China y Rusia, contribuye a inclinar al mundo hacia la multipolaridad.  Espléndida herencia que no podemos dejar perder.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: