Los de Podemos se han dado cuenta de que no pueden y barajan la posibilidad de cambiarse el nombre

Acabar los mítines y las diversas concentraciones de Podemos gritando de manera entusiasta, como lo han venido haciendo hasta ahora, “Sí se puede”, resulta un tanto ridículo. Y es que, tengan razón o no, los resultados electorales de la formación morada, lejos de ir mejorando, cada vez son más adversos. Por otra parte, no hay sondeo que se publique que no les otorguen resultados siempre a la baja.

Cuatro años después de la irrupción de Podemos (los cumple este mes), ahora y según informan algunas fuentes solventes, se plantean cambiar el nombre a la formación política de cara a las elecciones autonómicas de 2019 y las generales del 2020. Al parecer, han llegado a la conclusión de que su marca como símbolo de identidad ha dejado de ser un activo para convertirse prácticamente en un lastre.

Los de Pablo Iglesias hace meses que estudian esta opción porque consideran que su significado «se ha evaporado de manera acelerada», por tanto, el posible cambio de nombre no responde a los malos resultados de las elecciones del 21-D.

En realidad, más que el nombre del partido, lo que probablemente ha hecho perder votos a la formación liderada por Iglesias son sus bandazos ideológicos, los notables y nefastos cambios de chaqueta ante su electorado.

Y es que a estos no se les puede decir un día que van a asaltar los cielos y al siguiente presentarse ante ellos como rancios socialdemócratas. De estos ya había bastantes antes de la llegada de Podemos, y todo el mundo sabe que la socialdemocracia no sirve para realizar el cambio que se requiere.

A día de hoy, es cierto que el nombre les resulta demasiado incongruente. Pero con cambio de nombre o sin él seguirán con idénticos resultados electorales, o peores. La razón es bien sencilla; no es cuestión de nombre, sino de su deriva ideológica, si es que en verdad alguna vez la tuvieron.

 

NOTA:

Quien fuera militante de Ciudadanos y ahora Secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha desmentido, vía Twitter, la información de que estén barajando la posibilidad de cambiar de nombre. Así lo ha dicho: «Buenos días. Si usted se ha creído esto se la han colado. Es una mentira como una casa».

Desde Podemos se ha mentido tanto que resulta difícil de saber qué es realmente lo cierto, si la noticia o el desmentido. En cualquier caso, cambien de nombre o no, lo que a día de hoy no es ninguna mentira es que el nombre de Podemos está en las antípodas de ser ilustrativo para la formación morada. Su consigna estrella » Sí se puede» ha corrido la misma suerte. A la caída en picado que han experimentado en los últimos tiempos nos remitimos.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

5 comentarios

  1. MAKI. PATRIÓTICO.

    Les propongo que pasen a llamarse «Tal vez…»
    La siguientes denominación, en caso de proseguir el descenso… «Ni de cojones, macho».

    De nada. Un placer.

  2. Aunque la mona, se vista de seda, mona se queda. Propongo un nombre muy rival , a los Monarquicos: Fedderacion Republicana
    Democratica Española. Salud y Republica. Dada la gran farsa del P$OE, ya nadie cree en «Socialismo» ni en «Obrero» ni «Español » pro Otan USA. LIBERTAD PARA LOS PRESOS POLITICOS.

  3. Federación republicana? Podemos no tiene nada de republicano. Uno de sus últimas paridas ha sido la de adoptar los valores republicanos sin cuestionar la monarquía. No recuerda esto a la PSOE cuando dicen que son republicanos pero que respaldan al rey?

  4. Me siento apuñalado por la espalda con los votos ilusionados que les dí.