Lenin y la actividad revolucionaria frente a las epidemias

A principios de los años noventa del siglo XIX, el Imperio Ruso hacía frente a una situación de graves epidemias y hambrunas. Un joven Lenin, aun encontrándose en minoría incluso entre los opositores al zarismo, no cesaba su actividad revolucionaria.

El fragmento que compartimos pertenece a una biografía del revolucionario ruso, escrita por el historiador francés Gérard Walter (1896-1974). En este episodio de su vida nos enseña una cuestión esencial en los tiempos que corren: tampoco en época de pandemias hay que renunciar a la lucha contra el enemigo de clase, aun cuando este lance bondadosas consignas por la “unidad” –unidad en torno a él–. Y que menos aún debemos renunciar a ella –a la lucha– cuando el mismo régimen y el mismo sistema capitalista son responsables directos de buena parte del sufrimiento del pueblo.

El estado, incapaz de planificar de una manera social y racional el confinamiento, ha encerrado a la población en sus casas y ha militarizado las calles, dejando al libre albedrío del capital el mantenimiento de la producción y condenando a los más humildes a la peor de las suertes. Estamos sufriendo las consecuencias de años y años de privatizaciones en la sanidad, destinadas a engrosar el negocio privado, responsables de muchas muertes que hoy se podrían estar evitando. Entramos en una crisis que, de nuevo, van a hacer pagar al pueblo, mientras la gran burguesía continuará engordando sus bolsillos. No nos queda otra que organizar la respuesta.

Ayudar al régimen a vencer el terrible azote es contribuir a su consolidación, cuando precisamente esta catástrofe revela rotundamente su imprevisión, su incapacidad, y favorece la difusión de nuestras ideas revolucionarias.

______________________________________________

«El verano de 1891, excepcionalmente cálido, provocó la sequía. El hambre azotó cruelmente a varias provincias, dejando una secuela de epidemias. Esta calamidad sacudió a todo el país. Mientras la muerte despoblaba los campos, los habitantes de las ciudades temblaban por su suerte. Las masas campesinas, hambrientas y desesperadas, eran capaces de invadir las ciudades y saquear las casas de los habitantes. Numerosas propiedades rurales habían sido ya incendiadas y devastadas. El Gobierno, tomado por sorpresa, era incapaz de hacer frente a la situación y decretaba medidas inoperantes. A la iniciativa privada se debió la organización de los socorros. En todas partes se formaron comités, se hicieron colectas, se organizaron envíos de víveres y se crearon equipos sanitarios. Los intelectuales dieron un apoyo ferviente a esta obra de salvamento. Incluso los elementos más avanzados, los más hostiles al régimen, aceptaron, ante una calamidad sin precedentes, practicar una especie de tregua política y trabajar en los comités locales de los populistas con los reaccionarios más empedernidos.

Un Comité de ese género se había formado en Samara. Lo mismo que en las demás partes, se llegó a una especie de unión sagrada entre los representantes de las tendencias políticas radicalmente opuestas. ¿Qué haría Ulianov? Su hermana Ana había aceptado trabajar en un dispensario y cuidar enfermos. El se negó categóricamente a adherirse al Comité local y empezó contra éste una campaña sistemática entre los miembros de los cenáculos clandestinos con los cuales estaba en contacto. No consiguió adeptos. Únicamente le siguió sin vacilar una «sospechosa» recientemente llegada y que profesaba una admiración ilimitada al joven maestro.

¿Cómo podía justificarse en Ulianov esta actitud de irreductible hostilidad a una empresa que parecía inspirada en la más elemental humanidad? Se mostraba sencillamente consecuente y lógico, fiel a la idea fundamental de la doctrina marxista. Estimaba que toda esa actividad, que no era sino filantropía pura y simple, representaba sólo un paliativo destinado más a agravar el mal que a aliviarlo. Ayudar al régimen a vencer el terrible azote era contribuir a su consolidación, cuando precisamente esta catástrofe revelaba rotundamente la imprevisión del Gobierno zarista, su incapacidad, y favorecía la difusión de las ideas revolucionarias entre los campesinos. Por otra parte, un revolucionario que renuncia a su tarea de militante y que se pone a trabajar codo con codo con los opresores del pueblo, no hace más que debilitar las filas del ejército de la Revolución y aumentar el número de los servidores de la reacción.»

Fuente: Lenin, Gérard Walter (1950). Pág 39-40.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email
A %d blogueros les gusta esto: