Lejos de cumplir con la Ley de Memoria Histórica, el PP utiliza dinero público para ensalzar al franquismo

Que el PP es un partido franquista lo sabe todo el mundo. Por lo tanto, a nadie debe extrañar que se niegue de sistemática manera a cumplir la Ley de Memoria Histórica, aprobada hace ya diez años.

Pero el rizo se riza en un pueblo de Ciudad Real llamado Porzuña. Gobernado por el mencionado PP, su alcalde, Carlos Jesús Villajos, decidió recuperar y adornar la cruz de piedra —la de la foto— que recuerda a los muertos del bando franquista. Todo ello, por supuesto, con dinero de las arcas municipales.

Coviene recordar que, según la Ley 52/2007 de la citada Memoria Histórica, las administraciones públicas deben tomar las medidas oportunas para que los cuantiosos escudos existentes, insignias, placas y demás objetos o menciones a la sublevación militar, la Guerra Civil o la represión de la Dictadura queden retiradas.

Lejos de cumplir con la ley, el consistorio presidido por el PP optó por realzar la cruz que, anteriormente, se encontraba vuelta y pegada a una pared para que los símbolos franquistas quedaran fuera de la vista.

Ahora, la referencia a José Antonio Primo de Rivera y los nombres de los caídos “por Dios y por España” quedan totalmente visibles.

Tanto el PP como Cs se han negado a retirar alusiones franquistas en numerosas lugares de todo el Estado. Son muy “defensores” de la legalidad —con las palabras ley y democracia se les llena la boca—, pero sólo cuando les conviene.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. Np splo el PP; su otra cara, el PSOE, es lo mismo tal y como se comprobó con el alcalde fascista de Vigo que recurrió con dinero público la sentencia que obligaba en base a la ley de Memoria histórica a derribar otra de esas cruces de los caidos por dios y por España en la ciudad gallega. En un juzgado superior consiguió anular dicha sentencia justa y hoy permanece en píe en una plaza viguesa gracias a un alcalde FASCISTA del PSOE que añora el franquismo y la humillación del pueblo ante la iglesia.

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: