«Las desiertas abarcas», un poema de Miguel Hernández para éste día

 

LAS DESIERTAS ABARCAS

 

Por el cinco de enero,

cada enero ponía

mi calzado cabrero

a la ventana fría.

 

Y encontraban los días,

que derriban las puertas,

mis abarcas vacías,

mis abarcas desiertas.

 

Nunca tuve zapatos,

ni trajes, ni palabras:

siempre tuve regatos,

siempre penas y cabras.

 

Me vistió la pobreza,

me lamió el cuerpo el río,

y del pie a la cabeza

pasto fui del rocío.

 

Por el cinco de enero,

para el seis, yo quería

que fuera el mundo entero

una juguetería.

 

Y al andar la alborada

removiendo las huertas,

mis abarcas sin nada,

mis abarcas desiertas.

 

Ningún rey coronado

tuvo pie, tuvo gana

para ver el calzado

de mi pobre ventana.

 

Toda gente de trono,

toda gente de botas

se rió con encono

de mis abarcas rotas.

 

Rabié de llanto, hasta

cubrir de sal mi piel,

por un mundo de pasta

y un mundo de miel.

 

Por el cinco de enero,

de la majada mía

mi calzado cabrero

a la escarcha salía.

 

Y hacia el seis, mis miradas

hallaban en sus puertas

mis abarcas heladas,

mis abarcas desiertas.

 

(Miguel Hernández, 1910-1942)

 

Miguel Hernández en el frente

 

 

Miguel Hernández

 

 

 

 

* Este poema fue publicado el 2 de enero de 1937, en la revista “Ayuda” del Socorro Rojo. El objetivo era recabar ayuda para donativos y juguetes en beneficio de la infancia necesitada.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. Maria Auxiliadora Estrada Pastor

    La persona de Miguel Hernández va mucho más allá de la poesía y de la contienda histórica que le tocó vivir, como a todos los de esa triste generación. Ahora somos generaciones con oportunidades, cuyos ejemplos como el de Miguel, un símbolo de lucha y de superacion personal; o el ejemplo de un sacerdote de mi pueblo a quien todo el mundo queria, deberían servirnos para aprender de nuestro pasado comun y mirar hacia adelante con nuevos ojos: los derechos y libertades, con sus obligaciones, constitucionales. La auténtica democracia.

  2. Alma rica en cualidades humanas, pobre cabrero inspirado , en el bello paisaje de Oriuela . Miguel Hernandez con su Obra Poetica, lo adquiri en la ciudad andaluza y minera, de la Cl La Virgen, cuyo nombre omito, porque en mi interior lo repito a gritos.
    Es tan querida ciudad que cuando la quiero nombrar, mi emocion me llena y me emocina. La tienda o libreria tambien llevaba su nombre o gran poeta Miguel Hernadez. Siempre la conservo para leer a ratos, su rica y humilde poesia. Salud y Republica.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*