Las 5 nuevas puñaladas del gobierno, la patronal y CCOO-UGT a la clase trabajadora

El domingo el BOE publicaba el Real Decreto Ley 10/2020, de 29 de marzo de 2020, por el que se regula un permiso retribuido recuperable para las personas trabajadoras de los servicios no esenciales (RDL 10/2020). Los sindicatos CCOO-UGT se han apresurado a aplaudir la medida. Nosotros, en cambio, consideramos imprescindible denunciarla y luchar en contra porque supone un grave ataque contra la clase trabajadora. Lo explicamos rápidamente.

1. El permiso retribuido recuperable supone que nosotros, los y las trabajadoras, acabamos pagando el paro de la producción.

El RDL 10/2020 dice claramente que los horas no trabajadas las tendremos que recuperar a lo largo del año 2020: “desde el día siguiente a la finalización del estado de alarma hasta el 31 de diciembre de 2020”.

Si hablamos de 72 horas, esto equivaldría a trabajar una hora más durante 72 días o 36 días haciendo dos horas diarias. Nuestra vida y conciliación queda en manos de la empresa.

2. Facilita que sean los empresarios quienes acaben decidiendo cuando y como es recuperaran los horas.

El RDL 10/2020 afirma que habrá que “negociar” entre las empresas y la representación legal de los trabajadores/as (comité, junta de personal, delegados/as) cómo se hace la recuperación de las horas no trabajadas. También dice que, si no hay ninguna representación legal de los trabajadores/as, la negociación la harán los sindicatos más representativos del sector, que en muchos casos son los mismos que avalan estas puñaladas. Y dice que esta negociación tiene que ser muy rápida: de solo 7 días.

7 días es una pantomima de negociación si no es entre iguales, y veamos qué sucede si no se llegara a un acuerdo en este tiempo: el decreto afirma que la empresa decide cómo se recuperen las horas. Así de directo: “De no alcanzarse acuerdo durante este periodo de consultas, la empresa notificará a las personas trabajadoras y a la comisión representativa, en el plazo de 7 días desde la finalización de aquel, la decisión sobre la recuperación de las horas de trabajo no prestadas durante la aplicación del presente permiso

Es decir, la empresa tiene la sartén por el mango.

3. No garantiza en ningún momento que no nos puedan obligar a trabajar durante las vacaciones para recuperar las horas.

Los únicas limitaciones que pone es que no se podrán incumplir los periodos mínimos de descanso diario y semanal previstos por la ley y el convenio colectivo aplicable, que nos tendrán que avisar como mínimo 5 días antes de cuándo nos toca recuperar los horas y que no podremos superar la jornada máxima anual. No dice en ninguna parte que no nos puedan hacer trabajar parte de nuestras vacaciones.

4. No es una suspensión total de actividades no esenciales.

Todavía se obliga a ir a trabajar en actividades que muy posiblemente no sean esenciales como: la industria electrointensiva, siderúrgica y minera, a las plantas de ciclos de producción continua (que supuestamente costaría dinero pararlas), la industria aeroespacial y de defensa, una amplia lista de gestorías y despachos de asesoría legal, fiscal, empresarial y sociolaboral, el mantenimiento y limpieza de todas los actividades excluidas de la suspensión…

5. Los trabajadores y trabajadoras que han sufrido un ERTE seguirán de momento en el paro.

Esta medida no se aplica a los centenares de miles de trabajadores y trabajadoras a quienes las empresas han suspendido su contrato y han enviado al paro al inicio del estado de alarma. Seguirán sin cobrar el equivalente al 100% de su salario y se seguirán pagando sus prestaciones con dinero público, liberando del gasto a las empresas.

Fuente: CGT Catalunya

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email