EDITORIAL. La reacción nerviosa, y eso que el poder no está en cuestión

El nerviosismo de la derecha no corresponde con lo que va a ocurrir con un gobierno «progresista», pero nos indica qué estarían dispuesto a hacer si en vez del gobierno se estuviese disputando el poder.

Al igual que cuando el gobierno de Catalunya decidió poner urnas (ojo, urnas, no ametralladoras) para que el pueblo se expresara con libertad sobre el derecho de autodeterminación (también votando en contra quien así lo decidiera), y fue contestado por su Majestad el Rey, la prensa reaccionaria llamando al «a por ellos», el PPSOE con el 155, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; unos meses después, el nacimiento de un gobierno con ministros de un Podemos más que diluido en la socialdemocracia y de una IU que trae en la mochila el eurocomunismo que tanto abogaba por pactar con su hermano mayor el PSOE. Es decir, nada de tocar las bases del poder pero igual la artillería de la derecha y la extrema derecha están activas y excitadas.

Esta realidad invita a pensar en qué pasaría si millones de trabajadores estuvieran en las calles exigiendo el fin de la monarquía y jaqueando al capitalismo. ¿Cómo reaccionarían los reaccionarios? ¿Por la segura violencia con la que actuarían está justificado no cuestionar jamás su poder? ¿O es que alguien piensa en serio que llegará el día que, ahogados por las reformas socialdemócratas, cederán de un modo pacífico el poder?

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email