La Junta de Andalucía (PP,C´s,Vox) ordena que celebrar misas con fieles sea prioritario en el desconfinamiento

La Junta de Andalucía ha dado a conocer este lunes el plan para el desconfinamiento progresivo en Andalucía que se ha enviado al Gobierno de España para su aprobación y, en su caso, aplicación en la comunidad. Entre las medidas planteadas por la administración autonómica se encuentra la posibilidad de volver a celebrar misas con fieles a partir del próximo domingo, día 3 de mayo.

En el plan para la paulatina vuelta a la normalidad que la Junta de Andalucía ha mandado al Ejecutivo central se plantea que desde el 3 de mayo se celebren «servicios religiosos ordinarios», es decir, abriéndose de nuevo los templos y limitándose el aforo de personas, además de mantener, como es obvio, las distancias de seguridad y llevar medidas de autoprotección como mascarillas y guantes. La Junta fija que los oficios no pueden durar más de 30 minutos.

En la Archidiócesis de Sevilla, la supresión de las misas con fieles se decretó el sábado 14 de marzo, mismo día en el que se anunció la suspensión de las procesiones de Semana Santa y jornada en la que la que entró en vigor el estado de alarma. Como medida de prevención frente al coronavirus, el arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo, recomendaba seguir la eucaristía por radio, televisión o internet, «haciendo comunión espiritual, práctica tradicional de la Iglesia que exhortamos a recuperar como medio de santificación y de comunión eclesial». Muchas parroquias y hermandades, así como el propio Arzobispado, han estado difundiendo las misas en streaming a través de las redes sociales.

En este sentido, el arzobispo, en una carta enviada a los sacerdotes el pasado domingo, exponía que «dentro de algunas semanas, si Dios quiere, podremos abrir de nuevo los templos y será posible la participación en la eucaristía».

El viernes 13 de mayo, un día antes del decreto del estado de alarma, el Arzobispado de Sevilla ya tomó medidas sobre las misas y otras celebraciones. De este modo, y en virtud de lo dispuesto en los cc. 87§ 1 y 1248 § 2 CIC, todos los fieles cristianos de la Archidiócesis de Sevilla fueron dispensados de la asistencia a la celebración dominical, recomendándose en su lugar seguir la misa por la radio o la televisión, así como por internet; haciendo la comunión espiritual, práctica tradicional de la Iglesia que pedía recuperar como medio de santificación y de comunión eclesial.

La semana pasada, el Arzobispado de Sevilla, a través de la delegación de Patrimonio Cultural, emitía una serie de pautas y recomendaciones para la limpieza, desinfección y cuidado de los bienes culturales durante la pandemia. Este amplio documento ofrecía detalles sobre cómo actuar en espacios comunes, como los templos, unas directrices que deberán ser tenidas muy en cuenta cuando las iglesias puedan abrir de nuevo sus puertas.

En cuanto a los funerales, el Arzobispado los suspendió durante la vigencia del estado de alarma. El 23 de marzo señalaba que las misas habrían de celebrarse en privado, posponiendo los funerales para cuando la ocasión lo permitiera. Ahora, la Junta en su propuesta al Gobierno, recoge que los entierros y actos funerarios sin velatorio estarían permitidos a partir del 18 de mayo, con un aforo limitado y sin gestos que conlleven contacto físico entre personas, incluyendo el finado.

 

Fuente

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email