EDITORIAL. La izquierda ofendidita que nos habita

No parece que se pueda criticar desde la izquierda a la «izquierda» que dice gobernarnos. Quien lo haga, comete una aberración táctica, estratégica, practica la utopía y el infantilismo, y abre las puertas -de un modo consciente o no- a un gobierno PPVOX y dicen, de propina. que los extremos se tocan, etc, etc, etc. Si encima la crítica se hace desde un medio de información, es seguro que no recibirá publicidad institucional para pagar sueldos de periodistas y sus noticias serán boicoteadas y/o ninguneadas. Nada nuevo.

La lógica del uno u otro, del bipartidismo del PSOE/UP o PP/VOX se ha impuesto, y saltarse esa falsa dicotomía aclarando que ambas opciones tienen como premisa la defensa del sistema capitalista, es acercarse a los infiernos ideológicos del rojerío trasnochado que no cree en la democracia, las libertades y el orden.

Parece increíble el rédito histórico que la socialdemocracia ha sacado (y saca) del «que viene la derecha», atribuyéndose ellos mismos el rol de salvadores de las masas en la búsqueda del tan mentado «capitalismo con rostro humano».

Por tanto, ante la crisis en la que nos adentran, exigir la nacionalización de las empresas claves de la economía, el control de los trabajadores de los medios de producción, salirnos de la OTAN, el euro y la UE, finiquitar la monarquía y enviar al exilio al Ibex, acabar con la reforma laboral y la ley mordaza, garantizar la autodeterminación de los pueblos, acentuar la lucha de clases en las calles… es para desubicados históricos a los que siempre se les podrá decir que «no es el momento». Los profesionales del parcheo y el vuelo corto están en la otra trinchera. Vamos a comprobarlo una vez más en el tsunami que se nos acerca.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar