La insolidaridad y el cinismo de la Ertzaintza: sus reivindicaciones hay que atenderlas, las de los obreros ellos mismos las reprimen a hostias

Cobran muy bien del erario público, pero siendo un cuerpo policial al servicio del capitalismo vasco no sorprende, en absoluto, que sus miembros estén siempre prestos a reprimir a los trabajadores y a las trabajadoras que salen a la calle a reivindicar sus derechos pisoteados. Lamentables ejemplos de esto existen por doquier a lo largo de todos estos años.

Poca solidaridad han tenido con las personas que les dan de comer. Porras en mano, nunca les ha importado abrir cabezas, contusionar cuerpos y detener a personas que, según ellos y ellas alteraban el orden público (ayer lo hicieron ellos sin que nadie levantara las porras sobre sus cabezas).

Pues bien, ¡cómo cambian las cosas! Parecen ser que últimamente andan muy indignados con sus jefes de la Consejería de Interior.

El secretario general del sindicato de la Ertzaintza ERNE, Roberto Seijo, anunció ayer que la Brigada Móvil realizará una «semana de la salud» del 12 al 19 de marzo, con la previsión de provocar bajas masivas por enfermedad, si antes del día 9 el Departamento de Seguridad no comienza a negociar nuevas condiciones laborales y una revisión del modelo de actuación de los “Beltzas” (cuerpos de élite entrenados para hostiar a manifestantes). Se trataría de una huelga encubierta que pondría en peligro la seguridad en Bilbo el día 15, cuando se disputa el partido entre el Athletic y el Olympique de Marsella, algunos de cuyos hinchas ya causaron graves incidentes en las calles bilbainas en anterior visita.

Ya informamos hace unos días que los sindicatos de la Ertzaintza exigen volver a poder utilizarla pelotas de goma; dicen que para evitar el cuerpo a cuerpo con los manifestantes y garantizar una separación de seguridad.

Y es que el mencionado Roberto Seijo se queja de que “los únicos que salimos heridos y muertos somos nosotros”. Esta afirmación es una absoluta mentira. Existen imágenes de ese día, por ejemplo (se han visto por televisión varias veces), de una persona totalmente reducida en el suelo por dos ertzianas mientras, un tercer policía le aporrea repetidas veces y con saña. Y cuando habla de que ponen los muertos, cabe recordar que el ertziana fallecido murió de infarto.

El cinismo de la Ertzaintza quedó por enésima vez de manifiesto ayer. Unos doscientos de ellos se concentraron ante el Parlamento Vasco, como hemos dicho, “por el hartazgo existente en el colectivo”.

Lo curioso es que los agentes encargados de la seguridad de la Cámara permitieron que sus compañeros cortaran el tráfico del tranvía, autobuses y vehículos particulares, y que, rompiendo el cordón policial, se acercaran a poquísimos metros de los miembros del Gobierno y parlamentarios que accedían a la Cámara.

Sorteando de la manera que hemos indicado el cordón policial de sus compañeros, insultaron al Lehendakari y a la Consejera de Seguridad que, acompañados de los otros consejeros del PNV se dirigían al interior del Parlamento.

Como no podía ser de otra manera, también agredieron verbalmente a la parlamentaria de EH Bildu Jone Goirizelaia. ¿Su delito? Ser abogada defensora de la familia de Íñigo Cabacas, muerto por el impacto de una pelota de goma disparada por un ertziana. ¡Y luego dicen que los heridos y los muertos los ponen ellos! Difícilmente se puede ser más caradura.

No defenderemos a la Consejera de Interior ni al Gobierno del PNV dirigido por Íñigo Urkullu. Pero no está demás denunciar la hipocresía y el cinismo de la Ertzaintza. Unos doscientos agentes de paisano se saltaron el cordón de seguridad en torno al Parlamento vasco con la anuencia de sus compañeros que, vestidos de uniforme, debían de impedirlo.

Si esto mismo solamente lo hubieran intentado una manifestación de obreros y obreras para reclamar sus derechos, no cabe la menor duda de que los ertzianas hubiesen impedido el paso, y lo hubiesen hecho a base de repartir hostias, que es lo que mejor saben hacer y siempre han hecho.

 

Siempre se han quejado de los «encapuchados»; ahí vemos un ertzaina de paisano con capucha

 

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. Es un ejemplo mas de una clase social que goza de los privilegios y la impunidad que el sistema brinda a los cuerpos armados, mientras la clase obrera es reprimida a base de palos, pelotas asesinas e injusticia en los tribunales.
    Nunca te olvidaremos Iñigo.

  2. Leandro Gutierrez

    En cuanto la crisis económica ahonde más y llegue al País Vasco dejarán de estar tan aburguesados los votantes que son los que mantienen al actual gobierno de esa autonomía; entonces habrá un nuevo gobierno verdaderamente de izquierdas que acometerá si no la disolución total de este cuerpo que es la «erchancha» tal vez sí una selección política en contra de sus «guardias» más destacados en lo actos de represión contra manifestaciones obreras y sociales. Por supuesto esos guardias deben de ser desprovistos de toda clase de armamento incluyendo la llamada «defensa» que no más que la dura «porra»

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: