La imparable fuerza creativa de ‘La Bola de Cristal’, inspiradora treinta años después

Treinta años después de su cancelación, La bola de cristal sigue siendo un formato rompedor. Probablemente porque se atrevió a dar herramientas al espectador para que consumiera los medios de comunicación con espíritu crítico.

‘Tienes 15 segundos para imaginar. Sí no se te ha ocurrido nada, a lo mejor deberías ver menos la tele’, recordaban una píldoras que dinamizaban el ritmo del programa dejando durante 15 segundos la pantalla del televisor borrosa. Lo que crearía una crisis de ansiedad a cualquier directivo catódico de hoy. Pero La Bola lo hizo, y lo logró con ese desparpajo creativo que representa la TV en su máxima expresión.

La bola de cristal era un puzzle de dispares contenidos, ordenados por las edades del público al que se dirigían y unidos por un ADN compartido que no era otro que la curiosidad de la toma de contacto con toda la cultura que sustenta la sociedad. De la música emergente, pasando por grandes clásicos literarios a las personalidades de la política y periodismo de la época. Siempre, todo, pasado por el filtro de cuestionarse las cosas.

Porque La bola de cristal se hacía muchas preguntas. Es más, a veces, se hacía preguntas incluso sin preguntar. Los gags de Los Electroduendes, las surrealistas apariciones de Gurruchaga o las canciones de antihéroe de Alaska como repetidora de la clase ponían a pensar al espectador desde una televisión pública que representaba a un país que quería avanzar intentando ser lo más complicado: libre.

La bola de cristal abrazó una enérgica libertad creativa que, aunque las décadas pasen, continúa como inspiradora vanguardia. Un programa que era una oda a esa creatividad que se replantea todo para que todo evolucione. Incluso los protocolos de las narrativas televisivas.

Y, claro, si La bola de cristal introducía una sección que era un concurso de cazatalentos, “La chica de la bola“, el show no se quedaba en frases hechas y previsibles triunfos de castillos de naipes.

La ganadora de este particular talent show fue María Enríquez, que terminaría como cantante asidua del espacio. Pero hasta a la hora de presentar a su artista revelación La Bola no se quedó en un vídeo al uso con una prototípica actuación sin más en plató. Nada que ver. El formato tuvo tiempo a pararse a planificar y rodar una historia que retratara a la artista en su contexto social. De esta forma, el programa no sólo plasma un resumen de las habituales motivaciones de una triunfadora y La bola inmortaliza una radiografía del conjunto de una sociedad.

El programa de Lolo Rico soluciona la presentación de la concursante con una crónica visual sublime en la que el público se convierte en un compañero de viaje de María Enriquez, introduciéndolo en su cotidiano entorno vital, en Algeciras, a través de una inmersiva coreografía de imágenes que no tienen prisa para contagiar la atmósfera de lo que se ha grabado. El sonido ambiente, el ruido del mar, los ecos, los silencios y las miradas. Se puede presentar un artista con un vídeo convencional, pero mejor si transformas su carta de presentación en una experiencia visual. Porque cada persona tiene una historia, con su apasionante entorno, aunque no todo el mundo sea capaz de ver los apasionantes entornos de lo cotidiano.

Pero Rico y su equipo sí sabían mirar más allá de lo evidente. No sólo para ver, también para comprender. Lo demuestran propuestas tan hermosas como esta primera vez de María Enríquez:

Tres décadas después, esta pieza de presentación de una desconocida artista de nombre María Enríquez es ejemplo de la importancia de cuidar la narración para conquistar el interés de una audiencia, harta de conceptos televisivos que repiten mismos patrones. Más aún en tiempos de la televisión bajo demanda a la que, por cierto, este tipo de historias concebidas en los años ochenta se adaptan como un guante, ya que el contenido puede fragmentarse para ser independiente del programa en sí y, al ser breve, consumirse  de manera sencilla -a golpe de retuiteo– en otras plataformas que terminan dando relevancia al formato televisivo original. En este sentido, La Bola generaba conversación social con su alianza con la creatividad que huye de corsés.

Al final, eso era La bola de cristal, un programa infantil que no se conformó con ser un contenedor de entretenimiento condescendiente y prefirió atreverse con esa imparable imaginación que no tiene miedo a nada. Ni siquiera a la televisión.

BORJA TERÁN
https://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran/la-imparable-fuerza-creativa-de-la-bola-de-cristal-inspiradora-vanguardia-treinta-anos-despues/6437524
Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. FIDEL CASTRO RUZ .- GUERRILLERO,REVOLUCIONARIO, COMUNISTA

    ——————-PERO ES CURIOSO LAS VUELTAS QUE DA LA VIDA…………………….

    —————–ALASKA UNA FACHA RECONOCIDA..INTIMA DE FEDERICO JIMENEZ LOS SANTOS .-

    ————Y SANTIAGO ALBA RICO ………APOYANDO LA INVASIÓN DE LA OTAN DE LÍBIA Y

    DE SIRIA …….CRITICANDO A CUBA Y VENEZUELA .-

    ———Y GURRUCHAGA ……….EN EL PSOE .-

    Nota : Todo el mundo tiene derecho a buscar y encontrar su ” SER REAL “.-

  2. Hay que ILEGALIZAR SIN DILACION el fascismo/franquismo. Acaso no hemos aprendido nada en 80 años???

    No mas manipulacion judicial, no mas manipulacion policial, no mas manipulacion mediatica!

    Que sera lo proximo? Que hitler, franco o mussolini eran comunistas??? Iros olvidando de la palabra democracia mientras estais gobernados por fascistas.

    ILEGALIZACION de pp$o€’sx

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*