EDITORIAL. La extrema derecha no tiene falsa bandera. La izquierda, tampoco

Es perfectamente lógico que la extrema derecha exhiba en sus balcones y salga a las calles con la bandera nacional. Es de ellos, no hay dudas. La república aprobó democráticamente la bandera tricolor, y los golpistas flamearon en la guerra la vuelta a la roja y gualda para que quedara claro que ésa y no otra era la suya. Es pues una disputa ideológica y, por tanto de clase.

El régimen implantado en  1978, con el beneplácito del PCE y del PSOE, traía consigo la monarquía, la continuidad del capitalismo y los favores de la Iglesia y… el mantenimiento de la bandera triunfadora, con apenas cambio estético de escudo. Y a partir de ahí, la exigencia a la población que aceptase sí o sí la continuidad de la enseña. Los ganadores de la guerra imponían su criterio en un paquete que llamaron «constitucional». La disidencia se refugió en banderas republicanas casi clandestinas y en ikurriñas, gallegas, esteladas, andaluzas… .

Por tanto, nada más natural que el fascio pasee en sus mega coches lo que ellos llaman la bandera de España, que canten el novio de la muerte legionario, el viva España de Manolo Escobar, tarareen a José Manuel Soto, y hasta se le hinchen las venas de patriotismo con el tronar del himno oficial. La izquierda, efectivamente, tiene otros valores, otros himnos y otra bandera.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar