La donación de Amancio Ortega: ¿altruismo o puro márketing?

¿Cómo un señor que permite que sus empresas tengan a trabajadores en situación de esclavitud en países subdesarrollados es después tan altruista con sus conciudadanos? ¿Lo hace porque considera a los niños brasileños o pakistaníes como mera mano de obra? ¿Qué ética mueve la conciencia de Amancio Ortega?

Partiendo de estas premisas, voy a intentar dar forma a mi punto de vista en relación a la noticia publicada ayer en este medio y que tanto revuelo levantó, especialmente en redes sociales. Sinceramente, creo que Amancio Ortega no es tan honrado como parece. Es un señor con afán de acumular más y más riqueza. Sin más. Y usa todas las herramientas posibles para que así sea. Por tanto, considero que su donación millonaria a la sanidad pública española, además de ser parte de una operación de clara “ingeniería financiera”, no es más que un nuevo capítulo en el mundo del márketing.

No podemos negar ni quitar mérito a que la donación de 320 millones de euros en equipos oncológicos realizada por la Fundación Amancio Ortega a los servicios sanitarios públicos de todo el país es digna de aplauso. Y que está recibiendo muchos apoyos, pero también muchas reprobaciones. ¿Os parece mucha cantidad? Solo es algo más de la mitad de los dividendos que recibe Ortega por Inditex en un trimestre del año.

Y sobre todo, no se puede negar la falta que hace invertir en la Sanidad Pública, que junto con la Educación, ha sufrido la aplicación de la temerosa política de recortes del Gobierno. Tampoco podemos obviar que forma parte de las necesidades básicas de la población y de lo sensible que somos, por esto mismo, a este tipo de gestos. Elegir este ámbito, en vez del de la investigación, por ejemplo, no es casual: Han optado por el mensaje más impactante.

Por todo esto, pienso que el equipo de márketing y comunicación de la Fundación Amancio Ortega se ha puesto a echar cuentas. Diez anuncios en horario de máxima audiencia en solo una televisión ya cuestan cerca de 500.000 euros. Si ese proceso se repite en las cuatro televisiones generalistas (La Sexta, Cuatro, Antena 3 y Tele5), el montante se dispara. Es decir, con los 11 millones de euros que esta fundación ha donado a la sanidad pública murciana, Zara podría haber hecho unos 300 spot de 20 segundos en televisión. Esto es, una media de cuatro anuncios diarios por televisión generalista durante un mes. Pero no solo eso, sino que han transformado un gasto puro (el de la publicidad) en una inversión, mediante una donación con sus correspondientes beneficios fiscales y sociales. ¿Qué es más rentable?

 

Pues, echando cuentas, y viendo la reacción de la ciudadanía, parece que es mucho más relevante donar ese dinero a la sanidad pública. Pero además, por varios motivos:

1. El acto de la donación ha aparecido ya en decenas de medios. Además de en las cuatro televisiones anteriormente mencionadas, también ha aparecido en televisiones regionales y en periódicos, radios y medios digitales tanto de ámbito nacional, como regional y local. Pero no como un spot, sino en los informativosEl ROI o Retorno de la Inversión que pueda tener esta acción “altruista” no tiene precio. Mucho más elevado que los 11 millones de euros invertidos. ¿O acaso alguien estaría debatiendo con tanto ahínco un spot televisivo de Zara o Stradivarius? Es más, probablemente, habría pasado desapercibido para la mayoría de la ciudadanía.

2. Este tipo de donaciones en sanidad o educación sirve para lavar la imagen de quien aporta la limosna. Y sí, digo limosna porque, proporcionalmente, seguro que muchos de vosotros donáis más dinero a ONG y a asociaciones de lo que ha donado este señor que, recordemos, es el más rico del mundo. Según el último estudio de Forbes, Ortega posee una fortuna de más de 66.000 millones de euros. Hay que hacer una sencilla regla de tres para comprobar que ha aportado el 0,45% de su fortuna. Esto equivaldría a una donación de 135 euros para alguien cuya cuenta bancaria ascendiera a 30.000 euros. Es decir, una donación mensual de diez euros a cualquier ONG o asociación. Cantidad, por cierto, que triplico anualmente como seguro muchos de ustedes. Entonces, si proporcionalmente a mi riqueza yo dono más que la Fundación Amancio Ortega, ¿por qué no aparezco en los medios? Primero, porque lo hago desinteresadamente, segundo porque no tengo su poder de convocatoria y tercero, porque, lógicamente, la cantidad que aporto anualmente (300 euros aproximadamente) está muy lejos de los 300 millones que aporta Ortega.

3. Volvamos al tema del ROI. Con su mínima inversión (0,45% de su riqueza), Ortega recibe un retorno impresionante. Ya no solo por la aparición de manera gratuita en cientos de medios, sino porque la ciudadanía defiende sus actos a capa y espada. “Que le pongan una calle; que le hagan una estatua”, he leído por ahí. Seguro que tras acciones como estas caen un poco en el olvido las denuncias y condenas que Inditex ha recibido por explotar a sus trabajadores en medio mundo, España incluido, o por usar mano de obra infantil en la elaboración de sus prendas. Pero hay más. Aunque gran parte del presupuesto de la fundación sale del bolsillo de Amancio Ortega, no podemos obviar que tener una fundación es altamente rentable para las empresas españolas que quieren disfrazar su beneficio real. Además, si la acción fuera verdaderamente altruista, ¿por qué convocar a tantos medios cada vez que se firma una donación?

4. Ortega tiene comprado a los medios a base de publicidad. Para muestra un botón: Hace apenas una semana, el 31 de mayo, la agencia EFE lanzó un teletipo titulado: “Zara deberá pagar 1,5 millones de dólares en Brasil por caso de trabajo esclavo”. Minutos después de lanzarse la noticia y aparecer en el servicio de “Última hora” que muchos medios tienen contratado a la agencia, EFE lanzó de nuevo el texto, pero modificado: “Zara renueva y amplía acuerdo de responsabilidad con la Fiscalía de Trabajo de Brasil”. Más lejos que ningún otro medio fue La Voz de Galicia, que le dio tanto la vuelta a la tortilla que el titular resultante fue: “Zara aportará 1,5 millones de dólares para combatir la esclavitud y la explotación infantil en Brasil”. En este enlace podéis ver cómo evolucionó la noticia en apenas unos minutos en todos los medios que la habían publicado, incluido algunos tan “independientes” como eldiario.es, si bien luego rectificó. Por tanto, no es de extrañar que donaciones como la realizada en la Región por la Fundación Amancio Ortega aparezcan en tantos y tantos medios de comunicación, alabando la figura del empresario.

5. Por último, con este tipo de acciones ‘altruistas’ compran también a los gobierno, además de la simpatía de la gente.  Nadie duda ya de que el Estado es cada vez más y más delgado. La inversión en Educación y Sanidad cae año tras año y el anteriormente conocido como ‘estado de bienestar’ pierde toda su razón de ser ante la falta de inversión pública. Los gobiernos, sobre todo regional y local, están atados de pies y manos, pues el gobierno central les obliga a pagar la deuda antes de realizar cualquier tipo de inversión. Por tanto, cuando un magnate como Amancio Ortega ofrece a una empobrecida región como la nuestra 11 millones de euros para invertir en Sanidad, no es de extrañar que el presidente regional haga palmas con las orejas. ¿Por qué? Porque en dos años, cuando lleguen las elecciones, venderá como éxito propio esta donación y todas las mejoras sanitarias que va a traer consigo. Es decir, si quieres vender logros, puesto que la inversión pública directa está muerta, únete a estos empresarios que están dispuestos a mantenerte en el sillón gracias a su altruismo. Altruismo que seguro que llega solo a aquellas comunidades autónomas donde gobiernen sus amigos. Hasta no hace mucho, si un gobierno no te gustaba, podías echarlo mediante unas elecciones. Ahora, con los medios y los gobiernos vendidos a grandes multinacionales como Inditex o Telefónica, solo nos queda preguntarnos, ¿quién manda aquí?

En resumen, creo que es muy buena noticia para la sanidad murciana la donación de la Fundación Amancio Ortega, pero veo a su vez que detrás no existe altruismo alguno, sino oscuros intereses. Amancio Ortega es un magnate, un señor que no ha tenido nunca problema alguno en esclavizar mujeres, hombres y niños en Asia o América del Sur para conseguir sus objetivos empresariales. Eso le ha convertido en una de las personas más ricas del mundo. Simplemente, pienso que las fichas se están moviendo constantemente en este tablero de ajedrez llamado capitalismo. E Inditex quiere asegurar bien sus posiciones. Hasta no hace mucho valía con pagar impuestos, controlar a los medios y teledirigirlos a base de publicidad. Ahora, hay que ir un paso más allá. Prefieren cotizar en paraísos fiscales, reducir al mínimo su colaboración impositiva con el Estado y después donar con gran boato parte de lo no pagado anteriormente. Y encima el renting es incalculable, pues de paso controlo al gobierno y me gano  a la opinión pública, consiguiendo que por 11 millones (una minucia para él) se olvide que esclaviza a niños y niñas, que sus trabajadores y trabajadoras cobran una miseria por jornadas maratonianas (tanto quienes fabrican como quienes venden sus productos) y que él no se conforma con ser rico, sino que quiere ser el más rico. No es más que márketing. Un márketing salvaje y sin escrúpulos. Pero márketing al fin y al cabo. Ah, y un poquito de caridad cristiana.

MARÍA PÉREZ

elperiódicodeyecla

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. En el siglo XVIII Juan de Iriarte ya dijo todo lo pertinente en este sentido:
    El señor don JUan de Robres,
    con caridad sin igual
    hizo este Santo Hospital….
    y también hizo los pobres

  2. bueno por lo menos a dado algo a la seguridad social,, no ,,, y no como otros,,,,y nuestros queridisimos , gobernantes de hoy en dia , que encima de no dar nada lo poquito que tenemos nos lo roban en nuestras narices ,, ,,,y sacan el dinero robado a paises fiscales ,,, jaaa , hay que ironia no , y de eso no hay tertulia no si los españolitos somos unicos

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: