La derecha pide mano dura en Catalunya por lo que en las próximas horas puede haber más presos políticos

La banda mediático-política que asola el país, pide de un modo desesperado «mano dura» contra el gobierno de Catalunya. El artículo 155 y más, esto es, el código penal en la mano y cárcel a los culpables. La posibilidad de que en las próximas horas intervengan, va a traer consigo la posibilidad de que varias personas acaben detenidas. No serán los primeros en ser encarcelados por causas políticas. Sin embargo, la sola mención a la expresión «presos políticos» va a generar en el régimen una ira ilimitada. Si esto sucediera estará por ver cómo reaccionará la comunidad internacional en general y en particular el pueblo catalán.

El diputado y dirigente de ERC, Joan Tardá, fue entrevistado por vilaweb y expuso que:

-¿Qué decís a los que, como algún miembro del PP, recuerdan lo que le pasó a Companys para amenazar Puigdemont?
-Que dinamitan la democracia y hacen un mal servicio a la democracia española ya las nuevas generaciones de españoles. Porque sólo podrán encarar los retos del siglo XXI, que se presenta tan difícil como el siglo XX o más, aquellas sociedades democráticas que sean excelentes y tengan democracias de mucha calidad. Esto que hacen el PP y los partidos que utilizan el legado del franquismo para fortalecerse dinamita la democracia española misma. Hipotecan el futuro de sus propios hijos.

-Piénsese que pueden llegar a detener el presidente Puigdemont o intentarlo?
-La respuesta autoritaria es un proceso que comienza con la judicialización de la ciudadanía y sus representantes democráticos, y eso conlleva inhabilitaciones, embargos de patrimonio, multas y penas de prisión, sí. Yo mismo recordaría al presidente Rajoy que, en el fondo, esto haría que volviera a existir en Cataluña la figura del preso político.

-Y si nos encontramos, no sólo en el caso de Puigdemont, sino también en los casos de Jordi Sánchez, Jordi Cuixart o el mayor Trapero, cuál debe ser la respuesta de la sociedad catalana y los políticos?
-Estoy convencido de que continuaremos de manera perseverante las dos reivindicaciones: la primera, ante el mundo, que el primero de octubre existió, que fue heroico y que tuvo resultados electorales; y la segunda, que todo debe resolverse mediante el diálogo y la mediación. Y como el primero de octubre existió y tuvo unas consecuencias, no podemos dar un paso atrás respecto de esta realidad. No tenemos que salir de aquí. Nada que sea violento o vulnerador de derechos civiles nunca puede justificar que nosotros salgamos de esta posición cívica y de resistencia pacífica. El escenario de negociación sólo será posible si lo continuamos haciendo todo a la catalana, cívicamente, pacíficamente, multitudinariamente y conjugando la inteligencia y el coraje. Estoy convencido de que esta es la manera de ganar.

-Si la voluntad de negociación continúa teniendo una respuesta represiva serán necesarias medidas de movilización como un nuevo paro general?
-Insisto en que nosotros sólo tenemos estos dos posicionamientos: que el 1-O existió porque la ciudadanía resistió y que más de dos millones de personas se convirtieron no sólo electores sino conquistadores de las urnas. Por lo tanto, es evidente que la movilización lo es todo. Creo que hemos dado señales al mundo que el pueblo catalán ha elegido ser pacífico porque es la única manera de ganar. Y por eso hay que conquistar los espacios de negociación.

-¿Cuál cree que debe ser la respuesta que dé el presidente al requerimiento previo del artículo 155?
-desconozco la manera como lo vehiculará. Pero estoy convencido de que no negará ni la existencia ni las consecuencias del primero de octubre y que buscará escenarios de negociación.

-La CUP pide que la república catalana se proclame solemnemente en un pleno en el Parlamento esta semana. ¿Está de acuerdo?
-Estamos de acuerdo con lo que decida el gobierno. Estoy convencido de que el presidente Puigdemont y el vicepresidente Junqueras, junto con la CUP, encontrarán la manera hacerlo.

Entendiendo que una parte del independentismo esté desconcertada por cómo fue el pleno del martes?
-Es posible. Pero esto que hacemos no lo habíamos hecho nunca, ni siquiera estaba previsto que lo viviéramos. Y no tenemos un patrón colgado en la pared para saber cómo se debe hacer. Todo esto que hacemos lo protagonizamos unas generaciones que ni siquiera habíamos previsto de vivir este momento. Hay que ir haciendo, construyendo escenarios a medida que los vamos consolidando, a veces dando un paso atrás y un paso adelante. Pero no creo que lo que hizo el presidente Puigdemont Martes fuera un paso atrás. En absoluto. Creo que tenemos que ganar la batalla ideológica para que el mundo sepa que somos un pueblo pacífico que conquista las urnas y que quiere decidir y ha decidido su futuro, y lo que hay es buscar escenarios de negociación. Y estamos aquí.

-Como llegamos a estos escenarios de negociación con el estado español en condiciones de igualdad, de poder hablar de tú a tú, en inferioridad de condiciones?
-Las condiciones de igualdad deben ir conquistando, como todo. Todo es dialéctico y todo hay que ir conquistando. Es evidente que el escenario actual la hemos conquistado con el primero de octubre, y antes habíamos ganado las elecciones del 27-S. Todo es dialéctica, y el mundo no se acaba ni el proceso no llegará al final mañana a mediodía. Tenemos que crear las condiciones para que la mediación sea posible.

-Y cómo se crean?
-La movilización lo es todo. Y hay que hacerlo todo cívicamente y pacífica, apoyando al presidente Puigdemont y al vicepresidente Junqueras. Es necesario que las fuerzas soberanistas, todas, sepan ir resolviendo las contradicciones y ampliando la base además fuerzas políticas que se comprometan con el ejercicio del derecho a decidir y la resolución democrática de este problema, a pesar de que no se declaren independentistas.

-Viendo Podemos y los comunes cerrando filas con vosotros para avanzar hacia la república catalana?
-Hay una frontera que separa a los que creen en una respuesta autoritaria y los que creen en una respuesta democrática. Y es evidente que ahora el PSOE y Ciudadanos apoyan la respuesta autoritaria del PP. Y también hay partidos como Podemos y En Común Podemos que no se alinean con esta respuesta autoritaria.

-¿Qué significado tiene, en un momento político como el actual, el hecho de recordar y homenajear Compañeros?

-Recordar una persona como Compañeros en un momento tan trascendental para nuestro país y en un contexto en el que España responde autoritariamente actuando contra un pueblo pacífico e indefenso se hace evidente y toma más relevancia. A veces la historia coge velocidad, y ahora estamos en una coyuntura en la que todo ha adquirido una cierta velocidad. Y a veces nos han acusado, en todo lo que tiene que ver con el cultivo de la memoria, de ser historicistas. Siempre habíamos rechazado esta acusación, porque la lucha por la memoria, por la reparación de las víctimas, y la voluntad de homologar a las sociedades democráticas que sufrieron un ataque fascista como nuestra tenían mucho que ver con la calidad democrática de la sociedad. Son estas sociedades que tarde o temprano han metabolizado el pasado en clave progresista y de respeto por los derechos humanos y condena de los crímenes contra la humanidad. En cambio, en el caso español, una democracia de poca calidad que tiene una respuesta autoritaria hoy todavía niega la anulación de la sentencia del presidente Companys y no ha negado el franquismo de manera categórica.

https://www.vilaweb.cat/noticies/joan-tarda-rajoy-pot-fer-que-hi-torni-a-haver-presos-politics-a-catalunya/

Ilustración de RAYMA. «Mesa de negociación».

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

4 comentarios

  1. Le llamen como le llamen todo aquel que acabe en la cárcel por motivos políticos -que lo son- será un preso político, pero el régimen del 78 está en sus horas más bajas y esto será su final.

  2. Me toca mucho los cojones cuando , solo llamamos » presos politicos » a las elites independentistas , cuando hay personas que han sido perseguidos juzgados y encarcelados por un simple twiter o declaraciones que no han gustado al poder o manifestantes o piquetes . No olvidemos que muchos de las èlites catalanas , como el sr Miquel Roca y otros mas de la derecha catalana, que ahora son independentistas apoyaron claramente la constituciòn del 78 , porque la derecha catalana ha sido un gran aliado del franquismo y de esa falsa transiciòn que tuvimos . Recomendaria a todos estos progres trasnochados , que hicieran un poco de incapiè en la historia de este pais , en el papel que ha jugado la burguesia y la derecha catalana desde la dictadura de Primo de Rivera pasando por Franco y el apoyo incondicional al rey Juan Carlos I . Tanto la dictadura de Primo de Rivera como la de Franco , fuè apoyada politica y economicamente por la burguesia catalana . No olvidemos que la familia del sr Puigdemont , viene del ultracotolicismo y antirepublicanismo , y esto no es un simple bulo , sino que es veridico . Respecto al sr Tardà , un demagogo y un farsante mas que tenemos en la politica española .

  3. Simplemente una observación, » Somos hijos de nuestros actos y no de nuestros padres» con respecto al Sr Puigdemont. Hay que juzgar a la gente por lo que son ellos y lo que hacen no por lo que hicieron sus antepasados a no nos corresponde asumir esa carga.

  4. Siento decir que ya tenemos presos políticos.
    El PP, sus socios de C’s y la tropa de jueces que siguen sus ordenes han encarcelado a 2 personas por sus ideas políticas. Pero no pasa nada, así se esconden mejor las corruptelas de Rajoy y de su partido.
    Se escucha al Albiol proponer que los partidos políticos se prohíban por su ideario, al gilipollas de turno amenazar con fusilar a un presidente elegido democráticamente, a una imbecil comentar que «tranquilos el ejercito está preparado». Y encima, ir de perdonavidas. Ya lo decía un ministro, miente, miente, miente que algo quedará, se llamaba Goebbels, ministro de Hitler y amigo de Franco

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*