DANI PASTOR. “La democracia debería entenderse para romper cadenas y no para legitimar a los que las colocan”

(Carta del preso político vasco Dani Pastor)

Cartas desde prisión:

Daniel Pastor Alonso. Preso político vasco

A un solidario

Pto. Sta María. 20-1-2020.

“La unidad (coincidencia, identidad, equivalencia) de los contrarios es condicional, temporal, transitoria, relativa. La lucha de los contrarios, que se excluyen mutuamente, es absoluta, como es absoluto el desarrollo, el movimiento” (V.I. Lenin)

(…) Decirte que no he podido responderte antes, lo pronto que a mí me hubiese gustado, entre otras cosas por las fechas, limitación, y cómo no, por un cierto carácter ‘de dejado’ que la cárcel lleva a asimilar con el paso de los años… Vaya por delante que la tuya tenía mucho interés en responderla.

(…) Me comentas a raíz del mundo que se te abría en los espacios alternativos de la red, que fueron catalizadores del posterior proceso de creación de conciencia y formación política del que ahora eres protagonista… Como sabes, la ‘conciencia y formación política’ YA la tenías, sólo que del ‘revés’. Desde pequeños, nuestros padres, medios de descomunicación, instituciones educativas, organismos sociales y políticos, etc, van formando como sin darnos cuenta, toda una red de valores, actitudes, prejuicios, etc. que van enraizando en nuestros subconscientes, logrando en muchos casos, hacernos herramientas frías del régimen de dominación y sumisión imperante en este momento, el sistema de explotación capitalista. En torno a este modelo de producción y reproducción de la vida, (como antes lo fue del modelo feudal, y antes, del esclavista) transcurren los conceptos, o categorías analíticas de la sociedad contemporánea: Democracia, paz, justicia, nación, nacionalidad, relaciones internacionales, feminismo, ecologismo… O mejor dicho; para los intereses de éste modelo de producción y reproducción. Como creo que deduces, yo estoy en el bando de aquellos-as que piensan que hasta no transformar, destruir, dicho sistema, todo cuanto pretendemos avanzar en términos de servir a las mayorías (los trabajadores), de perseverar o proteger ‘la democracia’, son meros parches o intentos por maquillar la barbarie que esconde el neoliberalismo, o mejor, el imperialismo (fase última del sistema capitalista en la que estamos). Podemos reivindicar derechos humanos, la ‘paz’, la ‘democracia’… con una serie de medidas legislativas, populares, etc. pero si detrás de ellas no enseñamos la necesidad de seguir avanzando, en términos subjetivos y objetivos, hacia esa destrucción, estaremos fortaleciendo al sistema, desorientando a las masas, no educándolas en la función transformadora que deberán de tener más pronto que tarde.

El humo que ha dejado el MLNV con su deserción del campo revolucionario, es uno de los ejemplos históricos que dejará nuestra experiencia para las generaciones venideras y pueblos en lucha por su independencia y soberanía. Pero a modo de ‘resumen’ puedo indicar mi punto de vista: el distanciamiento del pueblo; la falta de análisis de clase, independiente del pensamiento pequeño burgués; y un mecanismo falto de vigilancia revolucionaria, de crítica y autocrítica, etc. está detrás de esta deriva cultural-chovinista.

Unido a esto, me indicas que mis cartas “independientemente de la opinión que susciten” (haces alusión a la publicada en 2015, etc)… yo no sé la opinión que suscitan mis pensamientos, habrá de todo: unos los harán suyos. Otros los repudiarán. Y la tercera vía y más perniciosa, ni lo uno, ni lo otro; ‘deberían hacerlo de otras maneras’ etc. Pero mira, ninguna voz se alzó cuando se maniobraba contra todo principio revolucionario, enarbolando la falsa bandera de la democracia, los derechos humanos, la ‘desobediencia civil’, etc. Y más grave aún, cuando se agrede y amenaza a organismos populares que ocupan posiciones abandonadas por otros, y cuyas preocupaciones y argumentos impactan de lleno en la ecléptica línea de flotación de sus abstracciones generales, y muy en especial en el sensible tema penitenciario…

‘Cartas desde prisión’.

Si tuviéramos que coger las acusaciones graves que se vertieron contra el movimiento antirrepresivo vasco, y las iniciativas antidemocráticas que han implantado ‘de facto’ los líderes vasquistas… en un juicio popular, saldrían mal parados. A modo de ilustración, se puede decir que las ‘vías individuales’, la asunción de legalidad, etc, y que el EPPK dice haber adoptado desde ¿2017? ya estaban siendo explotadas por alguno desde 2012, y a este lo ha abalado un relevante abogado abertzale… de los que atacan a los que “dividen el colectivo”, ya sabes… Eso sin entrar en todos los matices personales y políticos que acarrea dicha resolución, dícese democráticamente adoptada ¡un sálvese quien pueda! La democracia debería entenderse para romper cadenas que la mayoría social posee, y no para legitimar a los que las colocan, indistintamente de que no seamos nosotros los que veamos dicho escenario, del sufrimiento que acarrea toda lucha contra la injusticia.

Las movilizaciones antirrepresivas recorren los múltiples escenarios de la península, sí, es de ilusionar… podemos tener sentimientos nacionales diversos; catalanes, castellanos, vascos, españoles… pero la necesidad de derrotar el fascismo travestido del 78 hace de esa unidad de acción un serio problema para los reaccionarios españolistas, así como de sus valedores, los que anhelan un mercado amplio en lo económico, fuerte en lo represivo, etc, entre los cuales se hayan también identidades nacionales diversas: PNV, CiU…

Esta “unidad entre los distintos” de la que haces referencia; con un poco de marxismo, de sentimiento de clase oprimida, de internacionalismo proletario, podría hacer surgir el escenario democrático de la “unidad entre iguales”, de los obreros y explotados. Unidad ésta que dota de un sentido amplio el reducido, sectario e infantil sentimiento nacionalista que tratan de imponer de manera peregrina las distintas pequeñas burguesías: EH Bildu, ERC, Podemos?…

Me mencionas de igual manera, la carta en la que me considero expulsado del EPPK… bueno, si mal no recuerdo dije de la IA, pero da igual, creo que en las líneas precedentes se pueden observar las cuestiones, o algunas de ellas, que me llevaron a esa toma de posición. No se puede echar por la borda del pragmatismo, de la metafísica… siglos de lucha y proceso político y social; la más que segura lucha por la independencia y soberanía de los pueblos respecto del imperialismo, de la explotación capitalista… la contradicción secundaria entre las identidades nacionales, no puede ocultar la contradicción principal entre las clases sociales… “Todo está en relación” dice el materialismo dialéctico marxiano (buen libro de iniciación a él es el de Politzer “Principios elementales y fundamentales de filosofía”).

En otro apartado de tu carta me traes a la memoria los momentos de nuestra detención… Recuerdo la bomba que colocaron en casa de mis padres, con mi hermana dentro, para detenerme… como recuerdo la primera hostia que me dieron en la misma habitación, mientras se cagaban en “mi puta madre”. También la patada que le di al valiente que llevó a cabo esta proeza mientras estaba esposado, al grito de “en casa de mi madre te cagas en ella, hijo de puta”. Según me llevaron a Madrid, encapuchado y esposado me dijeron lo que iban a hacerle a mi compañera en aquel momento, mientras escuchaba la voz de Beatriz decir “para, para me duele!!” Me decían que iban a hacer perder la dignidad de ella si no delataba a las personas X, entre “8 de estos energúmenos” (dicho por uno de ellos hacia sus compañeros)… las posiciones forzadas, privación de sueño, iluminación sensorial, los golpes, gritos, electrodos en el pecho, etc. eso se puede llevar… pero oír los gritos de mujer ¿tu compa?… eso es indescriptible. La primera vez me lancé contra la pared de cabeza, la segunda fue una “prueba de fuerza” jejeje. Suena broma ¿no?, “Prueba de fuerza” porque quise darles unas ostias; me quite la escayola del brazo, me puse al final de la celda y a esperar… con el primero bueno, pero detrás entraron otros 4 o 5 más jeje.

Pero lo que no me olvido es la cara del “médico” forense cuando le decía que estaban violando a una mujer… o la del (Ministro) Marlaska, cuando lo primero que le dije fue lo mismo; que me querían hacer la bañera en la propia A.N., etc. (…)

 

Dani.

 

http://www.presos.org.es/index.php/2020/03/16/carta-del-preso-politico-vasco-dani-pastor-la-democracia-deberia-entenderse-para-romper-cadenas-que-la-mayoria-social-posee-y-no-para-legitimar-a-los-que-las-colocan/

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email
A %d blogueros les gusta esto: